109 años de Everton: Historias buenas y otras no tanto

295

El pasado domingo de San Juan según el calendario gregoriano, ese 24 de junio que cada hincha Oro y Cielo lleva más presente que su propio cumpleaños; nuestro club celebró un año más de existencia. Un año algo complicado en lo deportivo y en lo directivo, pero en ciencia cierta y analizando punto a punto; son casi sólo caprichos por los cuales se disputa la gente, porque el culpable de todo esto está feliz asando carne en su nuevo local del aeropuerto.

Foto gentileza Everton de Viña del Mar

En los orígenes del club, ya había problemas. David Foxley jamás imaginó que la fundación del homólogo y glorioso equipo de Liverpool tendría personas de “Manos Largas” “Amigos de lo Ajeno”. Sir David fue un visionario al no aceptar a cualquier persona en el club, pero a la presión de los ingleses que se sintieron rechazados; tuvo que abrir el club a la gente. Lástima que entró cualquier cosa y al final; Foxley abandona el fútbol y Everton con los años, molesto con aquellos que ya desmantelaron el club.

David Foxley, fundador de Everton de Viña del Mar; realizó su sueño en tierras lejanas a su patria y tuvo que lidiar desde el comienzo con algunos “mañosos”

Es bonito y divertido hablar de que nacimos como padre de “Los del Sur de Viña”; que fuimos el “Primer Campeón de Provincias”; de que nuestro René Orlando Meléndez era el más letal delantero en su época; que nuestro “Pelusa” Arenas entregó al mundo la más vistosa gambeta que hoy se puede hacer en cancha, la famosa “Bicicleta” (no esa que hacen algunos con las platas), que Eladio Rojas había convertido el gol más importante de Chile en la historia de los mundiales. Así podríamos estar días y días; hablando de proezas épicas y grandes logros deportivos que deberían haber transformado al club en una de las más grandes instituciones de Latinoamérica hace ya bastantes años atrás. Pero ¿qué pasó con todo eso? Se perdió todo por quienes tienen intereses personales involucrados con el club de nuestros amores.

Don Antonio Martínez Ruiz, presidente de aquel glorioso Everton del 76; puso de su bolsillo el dinero para formar ese equipo de ensueño que a la postre lograría uno de los títulos más recordados de la historia del futbol nacional. Pero todo lo logrado ese maravilloso año se perdió en los años venideros. Estamos claros que no hubo buenas campañas y se estuvo lejos de campeonatos; incluso los descensos comenzaron a ser más habituales, pero la crisis siempre parte de quien no sabe manejar las responsabilidades.

La Corporación que manejó a Everton por décadas fue una sucesión de repartir dineros a personas que deberían haberlo puesto en el club; muestra del saqueo indiscriminado que había y terminó por corromper las raíces fundadas por Foxley; Pablo Tallarico dio el primer y certero golpe para abultar más una deuda histórica, llevándose hasta pases de los jugadores para “saldar” el préstamo. ¿De qué préstamo me hablan? De todas esas platas que usaban para sus negocios propios y dejar a nuestro club en las ruinas.

Esto no fue lo peor; porque según las profecías; vendría el falso profeta; aquel que traería la unidad a un Everton más golpeado que Martín Vargas. Antonio Bloise formó la Sociedad Anónima “Cerrada” con la intención de hacer al club más fuerte institucionalmente; competir de tú a tú en la liga local y en un futuro hasta jugar en la luna.

Hay que decirlo; saldó la deuda de la corporación; pero estos ineficientes directivos siguieron drenando gota a gota la sangre que quedaba de la agonizante corporación. ¿Y qué paso? Bloise se cobró del préstamo con la casona de Calle Viana. La otra parte de la historia ya la conocen.

¿Cuándo será la venta de acciones para los hinchas de Everton? Esa fue la principal promesa del “Máster” de las parrilladas “ABC1”. Yo aún tengo la plata ahorradita para magno momento en la vida de un hincha: “Comprar parte de su Club”.

Pero la venta fue por USD 7 millones; no para la gente de Everton. Grupo Pachuca se hizo de nuestra institución. ¿Y si hubiera sido el imperio de los petrodólares de los Emiratos, o los “Zar” del gas en Rusia, ¿o simplemente cualquier tipo con ganas de comprar como el Pelle y Salah?

Perdimos nuestro más preciado bien; aquel que una corporación destruyó completamente y dejó en la banca rota y la promesa de ser parte de esta metamorfósis financiera quedó en nada para los amantes de Everton. Se vendió algo que no tiene un valor alcanzable en dinero y lo que queda de aquella institución deportiva, está controlada por Salazar y compañía; una Corporación cerrada a la gente, moribunda y sin derecho a voz dentro de la nueva S.A. Ya; fue el negocio; vendieron la ilusión de miles; pero por lo menos liberen la organización “Sin fin de lucro”, prisionera como botín de guerra.

La venta de Everton era; en un comienzo, para quienes se abonaran a la nueva S.A. Nada de esto ocurrió y el dueño mayoritario es Grupo Pachuca.

Pero no todo está perdido camaradas; aún hay Espartanos que imponen primero su amor por el “Oro y Cielo” ante su propia vida. Si hablamos de la historia de Everton; una de las primeras personas que se nos vienen a la mente es el incomparable e incombustible Erasmo Zúñiga.

El “Monito” Zúñiga; actualmente es el pilar en la formación de deportistas que pasan por Everton y es el almanaque de la historia Ruletera. Cada año y con una dedicación invaluable, prepara minuciosamente este magno evento. Nuestra fiesta; nuestro cumpleaños. El querido “Profe” Erasmo es el último baluarte de aquella vieja escuela, aquellos que nacían y se jubilan en las instituciones. Sería bueno que para el próximo año; el de los 110 años; sea él quien dirija todas las actividades institucionales y cuente también con el apoyo de la gente y simpatizantes del club. Soñemos que el próximo año sea una celebración más unida y no con el afán de figuración. Everton es más que un conglomerado o manejador económico; pero también debemos dar la oportunidad para que se empapen de la pasión por nuestro “Ever for Ever”.

Felices 109 años a la Corporación Deportiva Everton de Viña del Mar; o a lo que queda de ella. La única identidad que le queda a un Everton “De la gente” que debemos recuperar.



Rincón Oro y Cielo, el programa de los hinchas de Everton, con la información de todas las divisiones del elenco ruletero. Todos los jueves a partir de las 21 hrs. en nuestro Facebook Live (facebook.com/elrinconoroycielo)