O rei do América: El peixe se quedó con la Libertadores tras apretado triunfo

123

En el estadio Pacaembú, Santos venció por dos goles a uno a Peñarol  en una final donde hubo de todo, hasta una insólita pelea al término del encuentro.

Twitter: @SF_gonzalo

La Copa Libertadores 2011 ha finalizado con la consagración de Santos ante Peñarol, un duelo con historia donde el peixe se proclamó tricampeón del máximo certamen sudamericano a nivel de clubes.

El desarrollo del partido fue normal en el sentido de que no hubo incidencias que truncaran el devenir del encuentro, el primer tiempo del pleito fue de un corte más parejo entre paulistas y charrúas, a pesar de que Santos en los primeros 25 minutos fue el dominador de las acciones, luego Peñarol pudo tomar la iniciativa y complicó al elenco brasileño hasta el final de la primera etapa.

En la segunda fracción, aparecieron los goles y la emoción en la final, Neymar al  minuto y medio de la etapa complementaria marcó la primera cifra desatando el carnaval en el Pacaembú; Danilo se encargó de marcar el gol de la tranquilidad para Santos a los 20 minutos, todo hacía parecer que Santos goleaba a Peñarol, pero un error de la defensa generó un autogol faltando 10  minutos y fracción para el final, gracias al empuje de Fabián Estoyanoff para presionar sobre Durval, que provocó el autogol.

Gratis3

Los 10 minutos finales del encuentro fueron manejados por los nervios y la desesperación de ambos equipos, incluso Peñarol tuvo claras chances de empatar el partido y mandar la definición a un alargue, y posibles lanzamientos penales. Pero el Santos supo jugar con  la desesperación del rival y jugó a  mantener el control del balón para evitar generar contraataques que pudieron significar el empate de Peñarol.

El pitazo final del árbitro Sergio Pezzotta bajó el telón a esta edición de la Copa Libertadores, pero los incidentes entre los jugadores de ambas escuadras pusieron la nota de vergüenza que siempre se quiere evitar en este tipo de eventos. Santos se consagró campeón ante un Peñarol que luchó hasta el final para lograr el objetivo de ser el campeón de América y jugará el Mundial de Clubes organizado por la FIFA, ese objetivo que todo club desea obtener, los caminos no son fáciles y el rey de América es fiel prueba irrefutable de ello.