A enmendar el rumbo

337

Un magro comienzo es el que ha tenido Everton este 2018. De 5 partidos jugados sólo ha ganado uno y ha perdido 4, incluyendo un partido de Copa Sudamericana el cual parecía tener controlado. Además de no darse los resultados, tampoco se está viendo un buen juego, al cual nos tenían acostumbrados los dirigidos por “Vitamina”. En otras ocasiones tal vez no se daban los resultados, pero lográbamos imponer un estilo de juego y crearnos oportunidades de real peligro en la portería contraria.

Lo que vimos el domingo pasado en el Estadio El Teniente, es uno de los puntos más bajos desde que Everton volvió a Primera División y y uno de los peores partidos en la era de Pablo Sánchez (junto con el duelo ante Palestino en La Cisterna por el Clausura 2017). Everton tuvo sólo un remate al arco “audino” en el primer tiempo y en el segundo sólo se limitó a algunas aproximaciones las cuales no inquietaron al portero rival. Por su parte, Audax Italiano, logró penetrar la defensa evertoniana en varias ocasiones, demostrando que lo que parecía ser una de las fortalezas de Everton, tampoco está funcionando este año. Muchas imprecisiones en la salida, fallas en las coberturas y en las marcas en plena área están marcando estos primeros partidos de los viñamarinos. Lo que más impacta es que el baluarte de la defensa y héroe en varias ocasiones, Cristian Suárez, también falle y de un error de timing en un cierre, haya salido el gol de Audax. Porque en el segundo tiempo, cuando parecía un partido cerrado, un contragolpe por la izquierda de la defensa, con un Zúñiga adelantado, un mal cruce de Suárez, la perdida de la marca de Velásquez y la lejanía de Alucema sobre el único jugador “italico” adelantado, marcó el desequilibrio en un encuentro poco vistoso.

“Vitamina” probó algunas variantes en este partido, pero poco pudieron hacer en un pésimo rendimiento colectivo. Lo más destacable es el debut de Leonardo Figueroa, el portero que había llegado en primera instancia a ser suplente de un Eduardo Lobos, pero gracias a los errores de éste, pudo hacerse del arco “oro y cielo”. Con un par de buenas intervenciones y mostrándose solvente en el juego con los pies, algo tan requerido en estos tiempos, Figueroa pasó la prueba y se ganó por lo menos otra oportunidad como titular. Ignacio Ibáñez fue otro que tuvo su debut en la oncena inicial. El extremo proveniente de Ñublense, sólo mostró algunos destellos de lo que lo hizo destacarse en Chillán. Se sumó a las imprecisiones en las entregas de balón, pero demostró que posee una gran velocidad, la cual debe aprovechar, junto con encarar más, cuando tenga alguna otra oportunidad de sumar minutos. Gino Alucema fue otro de los que inició el encuentro e hizo su debut este año, supliendo la ausencia de Camilo Rodríguez como lateral derecho. El quilpueíno también cayó en el bajo nivel del equipo y se mostró bajo en la marca, algo que sorprendió debido a que es una de sus fortalezas.

Autocrítica de los jugadores y el mismo DT, es lo que ha marcado el inicio de la campaña, pero uno como hincha tiene el afán de buscar más allá. ¿Será este un plantel corto?. La falta de refuerzos de jerarquía es lo que más ha sonado entre la parcialidad “oro y cielo”, junto con que las incorporaciones que han tenido la oportunidad de jugar, no han dado el ancho. Ni Bueno, ni Ibañez, que son los que más han sumado minutos, han tenido buenas presentaciones. En un equipo, que al contrario de la temporada pasada, ha tenido muchas bajas, tanto por lesión o suspensiones, las alternativas no han cumplido con lo que se espera y por ahí está uno de los problemas. También sabemos que para un equipo es muy difícil mantenerse luchando arriba por mucho tiempo y no es porque los jugadores bajen su nivel. Los rivales ya van conociendo a los jugadores y las estrategias y es necesario encontrar variantes. Es esta reinvención la que le ha costado a Everton en este inicio de año. Los rivales ya conocen los circuitos por donde circula el balón en los viñamarinos y están cerrando muy bien las salidas, provocando demasiados pelotazos sin destino y la pérdida fácil del balón. A Juan Cuevas, que tuvo un gran torneo pasado, le tomaron la mano, cerrándole los espacios para arrancar con el balón y manteniéndole una marca escalonada para cuando logra sacar alguna ventaja. Ochoa, que destacó como uno de los mejores extranjeros el año pasado, ahora tiene  marca encima y no ha podido romper líneas, además de también vérsele cerrados sus carriles de pase hacia la zona ofensiva.

Pero el fútbol siempre de oportunidades de reivindicarse y la próxima la tenemos este viernes, de local, ante San Luis de Quillota. Los “canarios” llevan 4 puntos en el torneo y vienen de 2 derrotas consecutivas, así que éste será un “duelo de necesitados”, como así le gusta llamar a la prensa formal. Everton seguirá con la ausencia de Camilo Rodríguez por suspensión, pero podría sumar a Francisco Venegas en la retaguardia, ya que esta semana comenzó a entrenar normalmente. Día viernes en que el pueblo “oro y cielo” debe hacerse presente para animar al equipo a salir de este traspié, del cual estamos seguros que se saldrá próximamente porque hay un plantel “picado”, con hambre y ganas de enmendar el rumbo.



Rincón Oro y Cielo, el programa de los hinchas de Everton, con la información de todas las divisiones del elenco ruletero. Todos los jueves a partir de las 21 hrs. en nuestro Facebook Live (facebook.com/elrinconoroycielo)