Chile castigado, que inesperado

99

Hoy martes nos desayunó la noticia de que la FIFA ha vuelto a sancionar a la Roja por cantos discriminatorios. De inmediato surgió la ola criticando al máximo ente organizador del deporte rey, sin embargo muchos se sintieron ofendidos creyendo que la FIFA se ensañó con el país y mucho más. Pero no.

Empecemos por el hecho que la sanción de ahora es la consecuencia del anterior (La nota traduciendo lo emitido por FIFA sobre aquello lo puedes leer acá), porque la penalización era por dos partidos y solo se aplicó en uno, dejando al estadio condicional para el siguiente. Lamentablemente el hincha chileno que puede pagar 44 mil pesos por un codo (el unico pais del mundo en que un codo no es galeria) no es el hincha promedio del futbol que va a disfrutar de un espectaculo y de su selección, ese que canta y alienta porque eso hace un hincha promedio. En ese sentido la ANFP y su programa de volver a la familia al estadio olvidó que el verdadero hincha chileno tambien es parte de esa familia.

La primera suspensión será ejercida  en el próximo partido de las Clasificatorias Mundialistas de 2018 entre Chile y Bolivia, mientras que la implementación de la segunda está suspendida sujeta a un período de aprobación de dos años en aplicación del artículo 33 del Código de Disciplina de la FIFA.

Extracto Sancion Anterior de la FIFA a la Roja emitida en mayo.

Prosigamos, el ente máximo tambien sancionó a México por lo mismo, a Perú, Honduras, El Salvador, Canadá, Brasil, Argentina, Paraguay, Albania, Italia y Chile. Quizás la “sorpresa” es Italia y que todos los demás hayan recibido solo una multa económica. Como mencioné anteriormente, el caso de la Roja es reincidente; tambien lo es en algunos de los mencionados. Sin embargo en los otros países la FIFA recién comenzaba a realizar una investigación, por lo que de reincidir ellos podrían recibir similares castigos al caso chileno.

Ahora queda una duda ¿Dónde jugamos contra Venezuela? Sí, leyó bien. Contra Uruguay se jugará en el Estadio Nacional en noviembre, la sanción se aplicará en marzo de 2017 y se armará otro debate. El estadio Monumental corre con la obvia ventaja, el centralismo en Chile prima antes que todo (comparen las sedes de los partidos de la Copa América de Argentina con la de Chile y verán) y los únicos estadios que pueden “pelear” ser anfitriones de la selección son Antofagasta y Concepción. Pero en serio, ahí Concepción es la tercera sede. Lamentablemente Chile tiene otro problema de fondo, la camiseta. Tenemos tan poca cultura deportiva que la discusión se limita a “Yo quiero que se juegue en Concepcion” no porque sea de región ni nada, porque “la contra juega ahi”, “estadio yeta” -olvidando que ningun equipo chileno ganó una final internacional en el nacional hasta 2011- y otras excusas más. No cuesta nada dar un argumento bueno para querer jugar en otro lado, pero si va a andar diciendo “Zorramental”, “El Vertedero” o “El Hoyo” no va a llegar a nada. En serio, saquémonos la camiseta por una vez que sea. La Roja antes lograba eso.



25 años, reportero de tiempo libre. Informático en vias de titulación. Huaso penquista