Hagamos las cosas bien

185

Somos los Bicampeones de América, un triunfo que costó más de 100 años, pero algo nos pasa a nivel local donde acumulamos fracasos, más allá de uno que otro resultado positivo en materia internacional. Como fue primero Colo Colo y después Universidad de Chile. Tampoco se puede desconocer a Universidad Católica que ha tenido destacado en otras copas internacionales a mediados de los 90.

A principios de este año, el estudio de la Federación Internacional de Historia y Estadística del Fútbol, nos coloco en el puesto 65, solo superamos a Venezuela a nivel sudamericano, para esta versión de las copas internacionales clasificaron ocho equipos quedando en la actualidad solo cuatro en carrera. Exactamente la MITAD, y eso que hay tres equipos aún sin debutar. ¿Cómo podemos asumir esta realidad? ¿qué podemos mejorar? ¿qué podemos hacer?, ya se ha cambiado un par de veces el sistema de campeonato, se han cambiado las reglas del juego y aún así no se obtienen resultados positivos.

Hoy en día se habla del recambio, de los jugadores que vendrán porque supongo que nadie piensa que tendremos a Alexis Sánchez, Claudio Bravo, Gary Medel, Arturo Vidal y Charles Aránguiz para toda la vida. Hay que mirar las canteras del fútbol chileno, desde ahí saldrá la próxima generación, donde ya vemos algunas posibles luces como Nicolás Guerra (Universidad de Chile), Claudio Baeza (Colo Colo) y Pablo Aránguiz (Unión Española) en el plano local. Mientras que en el ámbito internacional tenemos a Erick Pulgar (Bologna) y Lawrence Vigoroux (Waterford United), entre otros nombres.

Empecemos a mejorar nuestro fútbol, ese que no es solo la selección, el fútbol chileno no solo son los tres grandes equipos de Chile, el fútbol hay que hacerlo algo propio, algo de todos los fines de semana, algo que nos pertenezca a todos. Pero, ¿como hacemos eso? acá van un par de ideas que podríamos replicar desde Europa.

  • La ANFP y la FFCh: la Asociación Nacional de Fútbol Profesional y la Federación de Fútbol de Chile suena que son completamente distintos, pero en la realidad son la misma institución que la preside la misma persona (Arturo Salah). Quien maneja los dineros por concepto de selección es la misma ANFP a la cual no le correspondería hacerlo, ya que esos dineros deberían ser manejados por la federación, es tan simple como hacer lo siguiente:

-La ANFP que administre el fútbol chileno en sus tres divisiones, con un presidente y un directorio elegido por el total de equipos inscritos en la Asociación, por tanto solo le correspondería administrar económicamente los dineros por concepto de los clubes dejando fuera los de la Selección.

-La FFCh debería administrar económicamente y con un directorio propio a la selección, ya sea manejando sus dineros, su estructura y creando una participación activa de sus divisiones, por ejemplo: el DT de la Selección Adulta tenga la capacidad autónoma para elegir un técnico según sus convicciones para las divisiones menores y que NO influya el cambio de presidente en la ANFP, o que el técnico de turno deba irse. Los premios de la selección, a su vez, se negocian dentro de la federación. Las ganancias de la selección son altas y muy altas en la actualidad. pero, ¿qué hacen con todo ese dinero? formen una academia de entrenadores chilenos, que el proyecto no solo quede en lo que es hoy el INAF, donde pagando y con un buen nombre te puedes convertir en un entrenador. Se debe buscar entrenadores en el corazón de nuestro fútbol, conseguir que esta academia sea una vitrina para los clubes, donde seamos capaces de construir técnicos propios y que no debamos cruzar las fronteras en busca de uno.

  • Potenciar las divisiones inferiores, comprometer a todos los clubes a construir un proyecto nacional para las selecciones, por ejemplo: en el campeonato nacional hay una regla que los canteranos deben jugar una cantidad de minutos por campeonato, lo que se debe hacer es modificar esa regla y en vez que sea por campeonato, debiera ser por fecha, así veríamos más jugadores jóvenes cada fin de semana y aumentaría su regularidad frente al modelo de juego de los técnicos y no solo en las últimas fechas del campeonato por mera presión.

En fin, hay muchas ideas que dan vuelta por la cabeza para mejorar nuestro fútbol, les deseo mucho éxito a los equipos que debutan y juegan en la Copa Libertadores y Copa Sudamericana, ojalá empecemos hacer las cosas bien para nunca más ver un mundial por televisión.