Deportes Iquique y Universidad Católica quedaron eliminados de la fase de grupos de la Copa Libertadores 2017. Antes Unión Española y Colo-Colo habían quedado fuera (en las fases previas a la grupal). Las caídas de todos los equipos chilenos en la copa dejan en evidencia un denominador común: el fracaso internacional que ha tenido el fútbol chileno en la competencia internacionales de clubes más importante de América.

Hace cinco años que ningún equipo chileno se ha logrado instalar en la fase final de la Copa Libertadores, entiéndase fase final por cuartos, semifinal o un eventual final. La última clasificación a octavos de final de la copa fue en el año 2014 cuando Unión Española perdió con Arsenal de Sarandí, dos años antes en 2012 la “U” se instaló en semifinales, perdiendo con Boca Juniors. Esos son, los únicos recuerdos favorables de equipos chilenos en la Libertadores el último tiempo, no hay más.

Chile tiene a la mejor generación de la historia del fútbol nacional, reflejo de eso es el título de la Copa América en el año 2015 y la Centenario del 2016. Algo muy opuesto a lo que sucede con los equipos chilenos en torneos internacionales, hay un problema de fondo, los clubes en el torneo local rinden y les alcanza, pero cuando llega el torneo foráneo pareciera que se cayeran antes de jugar los encuentros, hay una fobia colectiva, equipo que juega la copa pierde o cae eliminado. ¿Por qué?

Los equipos chilenos muchas veces no invierten de buena manera ni se focalizan en pasar de fase, van solo a participar y esperar no perder por goleada. Por otro lado, no hay un real interés de la ANFP o de algún organismo del fútbol nacional de fomentar o de proteger la participación de los equipos chilenos en la copa, recuerdo que en algunos países se les da prioridad o facilidad a los equipos que disputan la copa, eso en Chile no sucede. A la copa se va solo a participar, no a competir, pareciera que a nadie le interesara que a los equipos chilenos les fuera bien. Siendo que podría ser un beneficio económico para los canales de TV, generaría publicidad, habría más auspiciadores, más ingresos por conceptos de estadio, camisetas vendidas, etcétera. Son muchos más los pros que los contras si los equipos chilenos fueran protagonistas de la copa, pero nadie lo visualiza así.

Cuando los clubes se alineen y se focalicen en pasar de fase, el panorama cambiara. Antes no, lo único que se puede hacer es invertir en refuerzos, prepararse, entrenar, y competir de una buena vez por todas.

Es vergonzoso que el país que es Bicampeón de América no aporte con ningún equipo en los octavos de final de esta Libertadores. Clasificaron a octavos de final 6 equipos de Brasil, 4 de Argentina, 2 de Ecuador, 2 de Bolivia, 1 de Paraguay y 1 de Uruguay. ¿Y la quinta selección del mundo, Chile? No aporta con ninguno. Increíble

Francisco Muñoz

Periodismo U.Diego Portales
@franciscomunozm

Facebook Twitter