Cuando Claudio Bravo enfrentó a “Vitamina” Sánchez en Copa Libertadores

287

En el año 2005 y por la fase previa de la Copa Libertadores, albos y cerveceros se vieron las caras con la misión clara de definir al clasificado a la fase de grupos de la Copa Libertadores de ese año, los albos habían rescatado una igualdad sin goles en Argentina y ganaban sin mayores apremios en Santiago, pero un desgraciado autogol ocasionado por el actual estratega de Everton, privó a América de vivir un Superclásico por Copa Libertadores.

En el lejano verano del año 2005, Colo Colo se rehacía tras un pálido año 2004, al mando estaba el histórico Marcelo Espina y en el equipo albo desfilaban nombres que más tarde protagonizarían una de las épocas más gloriosas del club popular, con jugadores como Claudio Bravo, Arturo Sanhueza, Miguel Riffo y un joven Matías Fernández. El primer desafío a la vista era clasificar a la fase de grupos de la Copa Libertadores 2005, en donde los esperaban The Strongest, Sao Paulo y, nada más ni nada menos que, Universidad de Chile, al frente estaba el modesto Quilmes contra el cual había igualado en un encuentro abúlico en Argentina, nada parecía entorpecer el pase albo a ligas mayores, sin embargo la historia diría otra cosa.

Particularmente ese Quilmes era una escuadra extremadamente complicada, partiendo por su entrenador, el pragmático Gustavo Alfaro y un puñado de experimentados jugadores como Carlos Arano, Leandro Desábato, Agustín Alayes, Leandro Benítez y un laureado Pablo “Vitamina” Sánchez, sí, el mismo que dirige actualmente a Everton de Viña del Mar. El duelo de aquel 8 de Febrero del 2005 asomaba como una prueba difícil para los albos, por eso, aquel desbordante optimismo y triunfalismo parecían excedidos frente a la naturaleza del rival que tenía al frente.

Los albos rápidamente se pondrían en ventaja con gol de tiro libre (y complicidad del portero Pontiroli) a los 10 minutos de iniciado el cotejo, sin embargo, Diego Torres lograría igualar el marcador a los 27 minutos, tras una serie de rebotes y una débil respuesta de Claudio Bravo, ya a los 26 minutos había avisado Sánchez pero Bravo logró conjurar efectivamente la arremetida del jugador cervecero. El duelo dio para muchas emociones y nada de descanso, tal es así, que a los 29 minutos se iría expulsado Leandro Desábato tras bloquear con la mano un tiro de Aceval, anticipándose en cinco años a la jugada protagonizada por Luis Suárez en Sudáfrica 2010. El propio Aceval ejecutaría la pena máxima y pondría a Colo Colo por delante en el marcador, casi de manera inmediata, un descuelgue de Germán Real no pudo ser capitalizado en la boca del arco por Rodolfo Madrid marrando increíblemente su cabezazo, con el 2-1, ambos equipos se fueron al descanso.

La segunda mitad no varió en mucho, los albos trataban infructuosamente de sentenciar el marcador, mientras que Quilmes se aproximaba tibiamente sobre la portería de Bravo, en virtud de la desventaja numérica, sin embargo a los 60 minutos, un centro de Sánchez fue desviado por Riffo y provocó un desgraciado autogol que sentenció la igualdad del equipo argentino, de ahí en más, de poco sirvieron los ingresos de Héctor Tapia, Matías Fernández y Juan Manuel Lucero, ya que Quilmes, apuntalado por el ingreso del volante nacional Pablo Galdames, aguantó bien las arremetidas albas y se llevó una clasificación más que justa para aquella cita continental.