El código penal inclinó la balanza hacia Croacia

125

El último duelo de cuartos de final de Rusia 2018 no tuvo ganador en los 120′. Igual que en la ronda previa, la suerte de Rusia y de Croacia en el torneo se decidió desde los 11 metros

Cuando Sandro Ricci dio por finalizado el partido entre Rusia y Croacia, con igualdad 2-2 tras 120 minutos de lucha, nuevamente los penales llegaron para dirimir al ganador.

Por un lado, Rusia venía de vencer a España desde los 12 pasos por un marcador de 4-3, presentando 100% de eficacia tras las ejecuciones de Fedor Smolov, Sergey Ignashevich, Alexsandr Golovin y Denis Cheryshev.

Croacia, por otra parte, había vencido por 3-2 a Dinamarca pero sin 100% de efectividad. Esto pues Milan Badelj en el primer penal y Josep Pivaric en el cuarto no pudieron vencer a Kasper Schmeichel. Los croatas clasificaron ya que Andrej Kramaric, Luka Modric – que había perdido un penal en los 120′ – e Ivan Rakitic pudieron anotar los penales restantes mientras el portero Danijel Subasic había atajado tres lanzamientos daneses.

En el papel, el código penal daba como favorito al local, aunque dos de sus pateadores del pasado fin de semana no estaban en cancha (Golovin y Cheryshev). Croacia, por su parte, terminaba el partido sin Badelj ni Kramaric en cancha de los cinco pateadores ante Dinamarca.

Primer penal: Fedor Smolov (0-0)

Ante España, Smolov había pateado con un derechazo fuerte y cruzado a media altura, inalcanzable para David de Gea. Frente al contundido Danijel Subasic, Smolov eligió picar la pelota levemente inclinado a la derecha del arquero, a quien le bastó adivinar para rechazar con su guante izquierdo.

Segundo penal: Marcelo Brozovic (0-1)

Uno de los pateadores que no había ejecutado ante Dinamarca asumió la responsabilidad del primer penal, con la posibilidad de canalizar la ventaja lograda por Subasic en el penal anterior. Un borde interno a la izquierda de Igor Akinfeev, quien adivinó pero no pudo estirarse lo suficiente para evitar el primer gol croata en la definición.

Tercer penal: Alan Dzagoev (1-1)

El hombre del CSKA Moscú apenas había visto acción por 24 minutos previamente, y en esta ocasión entró como el cuarto cambio ruso reemplazando a los 102′ a Golovin. No solo lo reemplazó en la cancha, sino además en la ronda de los penales, eligiendo definir con borde interno a la izquierda de Subasic, quien escogió el otro palo.

Cuarto penal: Mateo Kovacic (1-1)

El mediocampista del Real Madrid sería el segundo jugador en patear y el segundo que no se repetiría de la ronda anterior. Eligió un remate más a colocar que con fuerza, a la izquierda de Akinfeev, lo que aprovechó el portero ruso para sumar una nueva atajada en su historial de definiciones mundialistas.

Quinto penal: Mario Fernandes (1-1)

El autor del agónico gol del 2-2 a los 115′ tomó la responsabilidad del tercer penal ruso, cosa que no había hecho ante España. Con su derechazo bajo y cruzado engañó a Subasic, pero el balón salió apenas rozando el poste y hacia afuera. Croacia recuperaba así la ventaja.

Sexto penal: Luka Modric (1-2)

Un penal lleno de emoción el del capitán croata. El primero en repetirse el plato respecto a la semana pasada en Croacia (cuando ya había ejecutado penales dos veces). En la definición ante Dinamarca eligió suave al centro, mientras ante Rusia optó por un remate cruzado fuerte, a la derecha de Akinfeev. El portero ruso adivinó el lanzamiento pero su rechazo envió el balón al vertical derecho y luego al vertical izquierdo para ingresar.

Séptimo penal: Sergey Ignashevich (2-2)

El veterano central ruso había pateado ante España con pierna derecha, borde interno y a la izquierda de De Gea, quien eligió el otro lado. En esta ocasión, Subasic eligió su mano izquierda e Ignashevich cambió la estrategia: derechazo fuerte, cruzado y ajustado.

Octavo penal: Domagoj Vida (2-3)

El melenudo mediocampista croata fue el tercero en Croacia que no había estado presente en la definición pasada. Eligió un derechazo cruzado, que no encontró resistencia en un Akinfeev que se lanzó hacia su izquierda.

Noveno penal: Daler Kuziaev (3-3)

El mediocampista del Zenit no había terminado el partido ante España y ahora era uno de los cinco elegidos. Pareció elegir la izquierda de Subasic, y el arquero croata eligió dicho lado. Sin embargo, Kuziaev decidió cambiar el palo y rematar cruzado, engañando al arquero croata en el último penal ruso.

Décimo penal: Ivan Rakitic (3-4)

Décimo penal de la serie, Croacia y Dinamarca igualados 2-2, viene Rakitic y con sutil toque de derecha ajustado al vertical derecho engaña a Kasper Schmeichel para dar la victoria a Croacia.

Una semana después, el escenario se repite… décimo penal, Rakitic, el sutil toque de derecha ajustado al vertical derecho de Akinfeev y el portero ruso elige el otro palo. Nuevamente la cara de la celebración es la del mediocampista del Barcelona, y con esto Croacia es el que disputará la semifinal ante Inglaterra el próximo miércoles.

Una serie de lanzamientos penales en que nuevamente ha ganado Croacia, lo que le permitirá estar entre los cuatro primeros del mundial de Rusia 2018.



Ingeniero Civil Industrial y Magister en Ingeniería Industrial Mención Gestión (ambos en PUCV) que respira fútbol. 100% wanderino y playanchino. Ingeniero de Gestión en el Ministerio de Vivienda y Urbanismo. Soy @robsanvar en Twitter. Con Andrea aprendemos a ser padres de Daniel desde Abril de 2013 y de Antonia desde Mayo de 2015.