El fútbol perdió, que gane la lógica

76

Esta semana siempre se dijo que era trascendental. Se podía perder el liderazgo en el torneo y nos podíamos alejar de los escoltas. En la Copa Sudamericana se podía quedar fuera o seguir con la ilusión de una nueva copa internacional. Semana gravitante.

Voy a comenzar con (para mí) el primer tema que me parece mucho menos grave. No es un misterio lo que voy a decir. Quedamos eliminados contra Sao Paulo, perdimos 4-3 y el reglamento es así. Sin embargo, irónicamente, para mí fue uno de los partidos mejor jugados por esta UC de Lasarte. Rápida, certera y con convencimiento. Pero la defensa estuvo lenta y a destiempo. Biskupovic no tiene el nivel para jugar en un club como la UC. Debe subir su rendimiento exponencialmente. Pero más allá de eso, sin ser conformistas, quedó la sensación de que se podía y que sólo quedamos eliminados porque el rival era enorme. Porque la UC hizo todo lo que tenía que hacer, todo lo que pedimos los hinchas desde que está Lasarte. De ahí viene el sentimiento de impotencia, porque no se pudo hacer más habiéndolo hecho todo. El gusto amargo eso sí se vio aplacado por el buen juego que por fin logró tener esta Católica.

Ahora pasemos a lo más feo de esta semana. El clásico universitario. Partido de 6 puntos. O nos alejamos (ojo que hablo en presente) 8 puntos de la U y quedamos punteros en solitario, o el equipo azul queda a dos puntos nuestro.

Voy a intentar hacer primeramente un análisis futbolístico (es difícil, todo fue opacado por lo extra futbolístico). Católica se vio bien en el primer tiempo contra la U. Si bien los primeros 10 minutos el equipo se vio algo ahogado, luego de aquello el nivel subió. Cordero movió los hilos por la izquierda. La defensa se vio sólida con un Álvarez enorme. Sosa ya no sorprende a nadie con su calidad. Meneses jugando a gran nivel.

Capítulo aparte es Milovan Mirosevic. “El Milo” es un jugador hecho para jugar clásicos. Está en su sangre. Este año no ha sido su mejor temporada, sin embargo, suele aparecer en los partidos emblemáticos, y éste no fue la excepción. Mirosevic juega partidos aparte en los clásicos, y generalmente sus mejores actuaciones son contra la U. En este partido no quiso que la cosa fuera distinta, y se anotó con el primer y único gol que alcanzó a tener el partido. Hasta ahí todo iba bien.

Gratis3

Pero faltaba el tontito. El tontito que no sólo hirió a un jugador, también logró que se suspendiera el partido en el minuto 60 y lo hermoso que estaba siendo el partido, pasó a ser una vergüenza. Una vergüenza no sólo para la U, la UC o cualquier otro equipo, es una vergüenza para el fútbol en su generalidad.

Si se decide reanudar el partido, se pasa a llevar todo lo que sustenta el Plan Estadio Seguro. En primer lugar se le estaría dando la razón a la violencia y no a la cordura. En segundo lugar sentaría un pésimo precedente. En tercer lugar el equipo agresor (sé que fue un hincha, no el equipo) quedaría impune. Jugar 30 minutos sin público no es gravitante. Es más, la UC se ve perjudicada ya que debe hacer un cambio obligado ya que Meneses no puede jugar por razones médicas (ajenas al fútbol). Es decir la U jugaría con ventaja deportiva. Qué irónico y paradójico. Pasar de ser la víctima a prácticamente victimario. Yo me pregunto, ¿Si Lasarte ya hubiera hecho los tres cambios, tendríamos que jugar con diez jugadores?

El reanudar el partido no tiene ni pies ni cabeza. Espero que prime la cordura. Cuando hinchas de Colo Colo agredieron a un guardalíneas contra Audax, el partido se suspendió definitivamente ¿Es esto es menos grave que aquello?

No quiero dejar pasar la instancia para acusar a dos personas en particular. El primero es el señor Johnny Herrera. Jamás preocupado de la situación de un compañero de profesión. Sí preocupado de ir a pegarle a la camilla donde se encontraba este mismo jugador. Lamentable concepto de persona.

La segunda persona se llama José Yuraszeck. No puede pasar desapercibida la propiedad con la que el señor Yuraszeck, presidente de Azul Azul, se toma la atribución de hablar en nombre de la ANFP asegurando que el partido se terminaría el lunes. Este señor no tiene cara. Increíble el lobby que hizo con el señor Osses dejando fuera a Buljubasich y Estévez de la reunión. Les cerró la puerta en la cara y les tiró a los gorilas encima para no dejarlos entrar. Soberbia es poco decir. ¡Basta ya de este hombre! No puede ser que el poder de Yuraszeck llegue a tal punto. Es la gota que rebalsó el vaso.

Todo lo anterior es lo que representa la rabia. Pocos hablarán ahora del gran partido que estaba haciendo la UC. Lo cierto es que en cancha vamos ganando. Sí, vamos. En presente de nuevo. Contra todo y contra todos, ahí siempre estaremos ¡Aguante Católica!



Estudiante ingeniería comercial. Respiro, huelo y como fútbol. Juegos sin pelotas no son deporte. Me pueden leer en @alberto_duenas.