En algo estamos fallando

91

Desde hace ya un par de campeonatos que el fútbol chileno experimenta un profundo cambio, esto debido a la modificación en la reglamentación de las bases del torneo nacional.

La primera alteración que se realizó fue sacar los playoffs y dejar un campeonato «todos contra todos», logrando una competencia más justa en favor de un torneo más exigente y mayor emoción, hasta ahí todo bien, los cambios dejaban más alta la competencia entre equipos, y mantenían más interesante los finales, pero los problemas con la modificación de contrataciones de un torneo, más el cambio del modo para clasificar a campeonatos internacionales son las piedras del camino para el avance internacional del balompié nacional.

Para clasificar a Copa Libertadores, o Copa Sudamericana, se necesita ganar un campeonato, la Copa Chile o la liguilla posterior al campeonato, siendo casi imposible clasificar a ambos torneos, y para lograrlo se necesitaría ganar el campeonato nacional, más la Copa Chile, dejando solo una opción a los mejores equipos del momento.

Después viene el otro problema para los clubes, qué va directamente relacionado con el anterior, los equipos en el Clausura sólo pueden contratar tres jugadores mientras que en el Apertura pueden llegar a contratar hasta siete, siendo mucho menor la probabilidad de armar un equipo poderoso para la Copa Libertadores, a excepción de las mega plantillas de los tres equipos «grandes» del país, he ahí uno de las causas del mal desempeño chileno en el torneo más importante de América, en donde en los últimos años con la nueva modalidad, los equipos no han superado los octavos de final, siendo el último el más claro ejemplo, con dos de tres equipos fuera de la competición en fase de grupos.

Como conclusión para el tema, el problema no está en el modo de exigencia, si no que en la forma de prepararse para los desafíos de mayor envergadura.

Gratis3