En el norte, el León busca el rumbo

53

Sin duda el partido entre Universidad de Chile y San Marcos de Arica, es decisivo para las huestes azules, ya con tres fechas del torneo nacional jugadas, el cuadro azul solo le resta ganar, ya no puede seguir regalando puntos y de una vez por todas afianzar  un equipo, que por diversas razones no tiene un rendimiento adecuado a las figuras que posee.

El domingo la “U” saldrá a la cancha con solo y la única misión de ganar, más nada, no le queda otra, el campeonato avanza y sin sumar de  a tres las opciones de pelear arriba se alejan. El campeonato es corto, solo quince fechas y entregar puntos no es lo mejor, sobre todos con el rival de turno ganando fecha a fecha.

¿Qué debe hacer el cuadro azul para encaramarse a en los primeros lugares? La solución es fácil, afianzar líneas, tranquilizarse, controlar la ansiedad, llegar a nivel sus figuras y ganar. Fácil en el papel, pero mínimo de pedir a un equipo que hizo una buena preparación, que cuenta con un plantel poderoso, numeroso, de calidad y competitivo. La meta y misión está clara, pero del dicho al hecho, hasta el momento muy lejos.

El rendimiento del cuadro azul ha sido mediocre, las individualidades han salvado al cuadro, mostrando escaso juego de conjunto y siempre apurado, ansioso y con signos de poco trabajo. Esto último es difícil pensarlo, el equipo técnico de Lasarte ha trabajado, pero el paso del laboratorio a la verdad del domingo, dista mucho.

El domingo a las 15:00 es la prueba de fuego, Eduardo Gamboa será el pito y con alineación casi conformada, se espera que el despegue se logre.

El cuadro azul formará con Herrera en portería: Corujo, O. González, Suárez y Rojas en la zaga; en el mediocampo Martínez, Espinoza y Lorenzetti; dejando en delantera a Ubilla, Canales y Rubio (R. González).

La “U” va con todo, las fechas se acortan y si o si debe ser el despegue definitivo para el cuadro laico.