Hoy está de cumpleaños el gran Guillermo Marino, jugador muy querido tras su paso por la U, tan criticado en su comienzo y luego tan alabado. En Solamente Fútbol recordamos hoy un pedacito de su carrera.

 Guillermo Marino (02/02/1981), nació en Los Surgentes, Córdoba, Argentina. Futbolista de técnica más que de vértigo y velocidad, era el encargado de poner la pausa y pensar un segundo más que el resto antes de tocar el balón, pero antes que éste le llegara ya sabía que hacer.

 Debutó de manera oficial el año 2000 en su querido Newell’s Old Boys, donde el año 2004 se titularía campeón de la mano del “Tolo” Gallego, tras lo cual estuvo inactivo 6 meses por problemas contractuales. Luego de esto, pasó a Boca Juniors, donde fue una de las grandes estrellas, obteniendo entre 2005 y 2007, 2 títulos nacionales y 3 internacionales, entre ellos la Copa Sudamericana y la Recopa, más la Copa Libertadores del 2007. Su gran desempeño le valió ser “mandado a buscar por su ex DT Américo Rubén Gallego, para jugar en el Tigres de la UANL de México, donde no trascendió lo requerido y volvió a Boca Juniors el 2009, donde tampoco logró continuidad.

 Así a mediados del 2010 recala en la Universidad de Chile, donde no obtiene la continuidad necesaria en la escuadra que dirigía el uruguayo Gerardo Pelusso. Hasta que al siguiente año, el nuevo DT Jorge Luis Sampaoli Moya lo reubica en una posición nueva, casi como un 10 retrasado, en donde comenzó a rendir poco a poco y donde se transformó en figura por ejemplo del campeonato de Apertura 2011, que es muy atesorado por el 4-1 propinado a U. Católica. Luego vino una rebelde lesión que le impidió jugar un buen tiempo, sin embargo, estuvo algunos partidos del Clausura 2011 y la Copa Sudamericana, ambas también ganadas por los azules.

 El 2012 fue pieza fundamental en la consecución del tricampeonato, al marcar dos goles importantísimos, tanto el descuento en la final ante O’Higgins en Rancagua, como en el partido de vuelta en el Nacional, cuando anotó el 2-1 en los suspiros, ante un estadio que casi se vino abajo con su anotación. El 2013 fue su último año en la U, en la época de Darío Franco, dejando otra gran actuación en un equipo que ya no rendía como antes, ante su Newell’s en el estadio Marcelo Bielsa, cuando abrió la cuenta con una vistosa jugada en la victoria azul por 2-1. Se fue Marino, dejando un imborrable paso por la escuadra del “Chuncho”, como los campeonatos del 2011, el tricampeonato, las sendas goleadas a Colo-Colo, donde él tuvo algo que ver también. Luego de eso, retornó a su país.

 Tras casi un año sin jugar, debido entre otras cosas a un accidente automovilístico, Marino recaló en Boca Unidos de Corrientes, donde jugó un año, tras lo cual el 2015 pasó a Atlético Rafaela, donde jugó hasta fines de año. Ahora, Marino se encuentra sin club, seguramente evaluando el retiro, tranquilo, sabiendo que fueron más las buenas que las malas, dejando un gran recuerdo sobre todo en Newell’s y la Universidad de Chile, donde estuvo entrenando el 2016, ilusionando a algunos hinchas. Sin embargo, la dirigencia desestimó volver a vestirlo de azul.

Rodrigo Orellana

Hincha común y corriente de la U, viviendo en Longaví, Región del Maule, periodista frustrado, desde el 18 de mayo de 2013, columnista y redactor en SolamenteFútbol.cl. Sígueme en mi Twitter @RodrigOrellanaF

Twitter