Futbolista: ¿Mercenario o apasionado?

197

La verdad es que hace un par de meses, y al ver las grandes transferencias que hacen los clubes de Europa y la condición de “divos” que se les da a algunos, es que me hago esta interrogante.

Lo cierto es que al pensar en esto, se me viene a mi cabeza una historia que está totalmente en contraste con esta realidad. Se trata sobre un ex jugador de Palestino, Claudio “El Fino” Toro, un hombre que quizás no era de esos que se mataban en la cancha, pero que daba ese pase justo, preciso, que dejaba a ese compañero de turno sólo en frente del portero. Un jugador que se da a luz en un equipo recordado de Magallanes, dirigidos por Eugenio Jara y que tenía como compañero a un joven Ivo Basay.

Quizás la única “falencia” que tenía este jugador era el ser pobre, y eso, lamentablemente, le pasó la cuenta al talentoso volante árabe. En su mejor momento fue citado a la selección nacional y el jugador no se apareció en el entrenamiento.

Tras lo sucedido, se empieza a comentar el por qué de su ausencia, se dice que el hombre del club de colonia se da aires de “divo” e incluso que el futbolista fue un irresponsable, pero en realidad “El Fino” no hizo nada malo. A Claudio le pasó algo tan común y que es totalmente inesperado para cualquiera. El ex Magallanes se percató en esa mañana que tenía que ir a Pinto Durán que no tenía plata para la micro, que ese dinero lo había gastado en una marraqueta la tarde anterior. Esta vez, la pobreza le ganó a la vida.

Es por eso que no me logra entrar en la cabeza como la mayoría de los jugadores a nivel mundial terminan viendo el fútbol como medio para llegar a ser un personaje público y gozar de ostentosos sueldos, perdiendo la concepción total de lo que realmente es el fútbol, en el que se debe tener una pasión por este y se deja todo por los colores que ellos representan.

Gratis3

Es por eso que para aterrizar en esta cruda realidad, comparo el traspaso de Bale a Real Madrid y la historia de este anónimo jugador, ¿Tanto cuesta llegar al club más grande del mundo? ¿Valdrá Bale todo ese dinero? creo que es realmente una estupidez poseer de sueldos tan altos y dejar de ver a este lindo deporte como algo con el que gozabas y gustabas cuando niño o en tu adolescencia. Lo encuentro hasta un crimen que muchos terminen viendo esto como algo remunerado que hace que el fútbol pierda su magia. Ojalá que las nuevas generaciones abran los ojos y disfruten esta linda actividad como la disfrutaron cracks de la talla de Maradona, Pelé, Ronaldinho o el mítico Sergio Livingstone, que no vieron esto con un sentido monetario, sino que lo vieron como un pretexto para alcanzar la tan ansiada gloria.