Grupo G : Donde los favoritos sí cumplen

118

Bienvenidos al análisis del grupo G, donde sí ganaron los favoritos, que se encuentran en una lucha por el primer lugar. Bélgica e Inglaterra obtuvieron los primeros tres puntos, sus goleadores fueron sus figuras, tanto Lukaku como Kane anotaron un doblete para sus respectivos países.

Bélgica 3 – 0 Panamá

En este partido había un claro favorito (Bélgica), tanto por sus individualidades, como por el juego mostrado en las clasificatorias y en los amistosos. Y Panamá, por su parte, viviría su debut en un mundial de fútbol, siendo dirigidos por el “Bolillo” Gómez.

Panamá jugó con un sistema táctico (4-5-1) con cuatro defensas, un volante central defensivo- quien a la hora de defender entraba a la línea de los defensas centrales- cuatro volantes y un solo delantero. Durante todo el partido buscaron el contraataque, mientras aguantaban la velocidad y la técnica de los belgas, pero los encargados de las transiciones panameñas no estuvieron finos, ya que el equipo demoraba en pasar al ataque y disminuían las opciones de pase.

Bélgica inició con un sistema táctico (3-4-3) con tres defensas centrales, con dos volantes centrales, dos volantes por las bandas y tres delanteros. Se vio bastante densidad a la hora de atacar, ya que los dos delanteros por las bandas se centralizaban para hacer conexiones con los volantes, quienes tuvieron instrucciones para ser muy incisivos, además tuvieron buen pie a la hora de lanzar centros para la referencia de área, que fue Lukaku. Lo que pasó con esa densidad ofensiva, fue que duró poco tiempo, y ahí es donde faltó constancia y concreción de las oportunidades de gol, que tuvieron seis el primer tiempo y en la segunda mitad pudieron transformar en tres goles todo el poderío ofensivo, sobre todo con el goleador, Romelu Lukaku.

Inglaterra 2-1 Túnez

Había mucha ilusión en lo que podía hacer la joven Inglaterra ante el campeón africano, Túnez, quienes venían con varias bajas. El equipo de Southgate jugó con un sistema táctico (3-3-2-2), pero cuando se defendía se transformaba (5-3-2), el juego de los ingleses no fue vistoso, ya que les costaba pasar defensas cerradas, por lo que sus jugadas de mayor peligro fueron cuando Sterling entraba en velocidad, o el juego aéreo- ya sea balones parados o centros de los laterales-buscando a Kane. Esto último fue lo que desequilibró el partido, ya que todos los balones aéreos los ganaron los ingleses, fue un arma letal.

Por su parte, la escuadra de Túnez tuvo un sistema táctico fijo (4-4-1-1), el jugador que jugó de única punta (Khazri) causó bastantes problemas a la defensa contraria, tuvieron pocas ocasiones de gol, ya que el partido pasó gran parte en el mediocampo.