Los dirigidos por Jaime Vera perdieron un complicado encuentro ante el Guaraní paraguayo, que solo pudo anotar por medio de Novick en los minutos finales. Los “Dragones Celestes” fueron locales en Calama, que no recibía partidos de la Copa Libertadores desde 2007.

Se iniciaba el campeonato de verdad, la fase de grupos de la Copa Libertadores. Iquique era el primero de los chilenos en jugar esta ronda y enfrentaba de local al Guaraní de Paraguay. Se preveía un duelo parejo, lleno de emociones y que podía ser un duelo ganable para los dirigidos por el “Pillo” Vera.

El primer tiempo tuvo un par de llegadas iquiqueñas por medio de Bustamante y Lopes, las cuales fueron contenidas tranquilamente por el meta Aguilar. Por su parte el cuadro visitante tuvo poca llegada y solo pudo contraatacar un par de ocasiones en las que tampoco llegaban con claridad a la porteria defendida por Naranjo.

En el segundo tiempo se vió a un Guaraní llegando mucho más y con mayor claridad, mientras que Iquique tampoco quería quedarse atrás. Pero el “Aborigen” fue quien logró abrir la cuenta a los 82′ por medio de Hernán Novick, quien había ingresado hacía unos pocos minutos atrás, recibiendo un pase rebotado de Palau en un defensa iquiqueño, quedandole justa para batir la portería. Luego el local no pudo hacer mucho más hasta el final del partido, cuando Villalobos envió una pelota al palo izquierdo pero estaba todo invalidado por offside.

El partido finalizó sin mucho más, Guaraní se lleva tres puntos de oro y a Iquique lo sumerge en una crisis internacional que ya están viviendo otros clubes chilenos.

Rancagüino de nacimiento, viviendo en Concepción. 23 años. Estudiante de Ingeniería (E) en Ejecución e Informática. Amante de los idiomas

Facebook Twitter Skype