La luz después de la oscuridad: El campeonato de 1984

72

El actual momento de Universidad Católica seguramente no tiene contentos a los que somos hinchas. Cuesta encontrar las palabras que logren dimensionar la frustración que experimentamos y que no tiene respuesta en la acción/reacción de quienes dirigen nuestro club. Sin embargo, y en un intento de ver el “vaso medio lleno”, haremos algo de memoria y recordaremos cómo pudimos ver la luz luego de tanta oscuridad. Quizás en algo sirva para orientar el camino de la solución a este amargo presente.

18 años sin ser campeones del fútbol chileno era la marca con que la UC llegaba al torneo de 1984. Luego de la vuelta olímpica de 1966 se sucedieron negativas campañas e incluso un triste paso por la segunda división, en 1974-75. Pero los dirigentes no pierden la cabeza y gestionaron el regreso al club de uno de sus símbolos máximos, Ignacio Prieto, esta vez como director técnico.

Se formó un equipo talentoso, pero joven e inexperto. Comienzan a emerger las nuevas figuras del fútbol cruzado. Marco Cornez se torna un sólido golero, René Valenzuela se consolida en su función de último hombre, Rubén Espinoza es una revelación como lateral derecho, el mediocampo cuenta con el despliegue de Patricio Mardones y el talento de Miguel Angel Neira, Osvaldo “Arica” Hurtado madura como un goleador inclemente, y como punteros aparecen el uruguayo Alexis Noble y otra figura emergente, el alero derecho Juvenal Olmos, todos junto a Jorge Aravena, más conocido como el “mortero” por su terrorífico golpe de zurda.

Eran 26 equipos en el torneo con dos grupos de 13 equipos cada uno. Los dos mejores de cada zona definirán al campeón en una liguilla final. Allí lo esperaba Cobreloa, el mejor equipo del torneo. Trunfo 2-0 sobre los loínos, nuevo triunfo ante Unión Española y partido definitorio contra Cobresal. Basta un empate. Se empata, entonces. Un 0 a 0 tan deslucido como emocionante desata la fiesta en el Nacional. Dichos nombres también logran vencer a Universidad de Chile luego de 24 encuentros oficiales en Primera División sin poder vencer a los azules.

Como se ve, la historia de Católica está marcada por el resurgir luego de la tormenta. Seguramente quedarán más capítulos oscuros que escribir en esta libro amargo. Pero tal como dice nuestro, “alta la frente y con fe hacia el Porvenir”; Es lo único que queda por ahora. Y en este trance amargo, releer los hitos de nuestra historia y renovar el amor por los colores. No nos daremos cuenta cómo, comenzarán a llegar las alegrías, y los momentos tristes serán parte de nuestra historia.

Gratis3

 

 



Renquino, cruzado, ignaciano, inti-illimaníaco y trabajador social. Respiro, como, miro, practico y consumo fútbol.