La sangre tira

91

Los cadetes, formados en Pedrero, han sido la base del equipo que regresó a Colo-Colo al triunfo.

Lobos (Salazar), Fierro, Toro, Luis Pavez, Esteban Pavez, Claudio Baeza, Juan Delgado. Ocho de los doce jugadores que terminaron el primer tiempo, en el que Colo-Colo vencía por tres goles a cero a O’Higgins, eran fruto del trabajo de divisiones inferiores del club. Otra particularidad, es que ninguno de los refuerzos de esta temporada formaba parte del once inicial.

¿Quiere decir que el camino del club es apostar exclusivamente en estos elementos? No necesariamente. Muchos de ellos, semanas atrás, no figuraban en el equipo titular por malos rendimientos, como Sebastián Toro, el caso clínico del momento albo. El otrora gran proyecto de Blanco y Negro, para que fuese “el siguiente Arturo Vidal”, tomó la titularidad con jerarquía, y su alto rendimiento ha potenciado a la zaga, en específico a Christián Vilches, que venía de partidos paupérrimos.

¿Entonces por qué Colo-Colo volvió al triunfo? Tácticamente es complicado decir que un movimiento de piezas de Tapia hizo ganar al equipo. Creo que una de las respuestas es apostar por jugadores más rápidos (Toro, Baeza, Delgado), poblar las bandas con jugadores con quite, y ayudar a los que no lo tienen doblando la marca; y utilizar a los jugadores con buen despliegue en los últimos metros para que sean ellos los que encaren frente al arco.

Un 4-3-3 que a ratos es 4-5-1 y en otros es 3-4-3, dependiendo de la posesión de la pelota. Poblar la cancha a lo ancho, y mantener un equipo corto, de mucha ayuda entre las posiciones. De hecho, no es raro escuchar a Tapia pedirle a los de arriba que colaboren en el quite, en medio del partido.

Gratis3

Otro punto alto son los “resucitados” por el ex delantero del Cacique: ya dijimos lo de Toro, pero hay que detenerse en Emilio Hernández, que ha encontrado libertad para moverse de tres cuartos de cancha hacia adelante, y su conocimiento con Vecchio ha sido un plus en el ataque.

Pero el punto más alto del equipo, sin duda, ha sido la efectividad. Colo-Colo con Benítez generaba ocasiones de gol que eran desperdiciadas por los delanteros. En estos dos partidos, los de Tapia han anotado en los momentos en que su rival se ha visto más bajo. Eso es conocer y maximizar los momentos precisos para aprovechar dichos flancos, ante rivales sin dudas de mejor momento, para tomar una ventaja. Y en el caso del partido contra O’Higgins, cuidarla. Hace no más de un mes Colo-Colo ganaba a San Luis de Quillota, y en menos de 5 minutos le dieron vuelta el marcador.

Así, muchos jugadores han subido su rendimiento, otros están aprovechando nuevas oportunidades, y Colo-Colo se alza lento pero seguro en la tabla de posiciones. Tapia ha hecho más de lo que se esperaba con el plantel que le entregaron y en el momento que se le encomendó. Esperemos que el ex artillero siga anotando triunfos para mantener a Colo-Colo cerca de puestos de avanzada.



Creo en el fútbol por sobre todas las cosas. Colocolino. Egresado de Derecho. El fútbol para los futboleros. Creador y Editor de Revius.net