La “U” en la cornisa

86

La “U” solo sembró incertidumbre, quedando en la cornisa para lo que se le viene en la Copa Libertadores, en donde ante un rival de pocos pergaminos, sucumbió. Si bien el partido fue extraño en cuanto al desenlace, no mereciéndose perder por dos goles de diferencia, no hubo caso en el desarrollo del juego y no pudo vulnerar a un cuadro ordenado, que lo supo atacar cuando pudo, ya que mayoritariamente las acciones y el dominio del balón le favorecieron al cuadro azul.

El primer tiempo fue parejo, con escasas llegadas a los pórticos, muy de mediocampo, trabado y solo pasado los 20 minutos el equipo nacional logró sentirse cómodo en la cancha de Maldonado, la presión en la salida del cuadro charrúa bajó y la “U” pudo salir de mejor manera, creándose un par de situaciones, no  profundas, pero como se dio el partido para ambos lados era lo que había. Al final de este tiempo hubo un penal clarísimo de Herrera, que el juez dejó pasar, solo cobrando tiro de fondo, salvándose así los azules.

El segundo tiempo, quedó marcado por el dominio azul, pero con escasa profundidad, con un Rubio estático, al igual que Fariña, que solo apareció en momentos, Canales intentaba rodeado de marcas y Lorenzetti, que intentaba urdir jugadas. El minuto clave fue el agarrón en el área de Monzón, nueva incorporación, que por la experiencia que posee, fue grosero lo que hizo y más aún al lado del árbitro, cometiendo un penal sin discusión. De ahí en adelante, el partido cambió, los azules intentaron algo más a punta de esfuerzo, pero que fue bien controlado por la defensa uruguaya.

El segundo gol estuvo de más y muy demás para el encuentro, pero muy preocupante para la escuadra chilena. Uno que pocas veces se equivoca y que había tenido una atajada brillante minutos antes, dejó picando el balón y con la ayuda del delantero rival, la metió en su propio arco.

Si bien en Santiago la cosa puede ser muy distinta en un buen campo y con la parcialidad a favor, salir a remar desde atrás siempre es difícil, sobre todo considerando el orden del equipo rival y la profundidad que Juan Ramón Carrasco les imprime a sus equipos. Acá habrá que mejorar mucho en varios aspectos, sobre todo en la definición del ataque, en donde con un referente de área como Canales, no se puede jugar sin un puntero abierto y claro, en donde los laterales no pasen y levanten buenos centros. Rubio sigue siendo un jugador “lunático”, que hace encuentros para el 10 y en otros ni se asoma.

Gratis3

Difícil tarea se le viene al cuadro laico, el fin de semana debe enfrentar a un complicado San Marcos de Arica, que viene con nueva banca y el martes de la semana que viene debe definir su permanencia en la Copa Libertadores a punta de goles. ¿Se puede?, claro que sí, no será la primera ni la última, en donde el “lo damos vuelta” se tome las cabezas de los fanáticos del Romántico Viajero.