Las paupérrimas eliminatorias europeas

59

Es sabido que el “Olimpo del Fútbol” se encuentra en el viejo continente, pero al parecer ya sólo es a nivel de ligas. La mayoría de las grandes selecciones ya no son temerosas como lo eran en antaño, esto justificado con el bajísimo nivel de los equipos que compiten ante los históricos de Europa, lo que le restan competencia a estas selecciones que están a un nivel aceptable.

Gibraltar, San Marino, Malta, Islas Faroe, Liechtenstein. Todos son estos equipos de un nivel semi-profesional o en algunos casos (Como San Marino y Gibraltar), amateurs. ¿Es justo que los combinados más ganadores de la historia de los mundiales se enfrenten ante estos equipos? No me parece.

Quizás algunos dirán que es una manera de incluir a todos los estados que hay en Europa, pero si en verdad no hay competitividad en un certamen, ¿Qué sentido tiene?

No hay exigencia de alto rendimiento como la que se da, por ejemplo, en la Conmebol, las clasificatorias que considero en mi opinión, las más complejas del orbe. Se juega en altura, en climas caribeños que son complejos y en escenarios bravos como el Centenario, el Monumental de River Plate o el Defensores del Chaco, además de tener a Argentina y Brasil para desgracia de las ocho selecciones restantes.

Otro punto clave del nivel de las selecciones es la invasión de jugadores de otros continentes en sus ligas. Como chapa de esto, de la formación titular de los punteros actuales de los campeonatos en España, Italia e Inglaterra, Barcelona tiene tres o cuatro jugadores españoles constantes (Piqué, Alba, Busquets, Iniesta), Juventus tiene a cinco (Buffon, Chiellini, Bonucci, Marchisio, Pirlo) y Chelsea tiene a dos (Cahill y Terry), y en el resto de los clubes de estas ligas la cosa no es distinta.

Gratis3

En la única gran liga que esto de la “invasión extranjera” se respeta en parte, es en Alemania. Claro, eso va de la mano con su selección y la constante vigencia de su fútbol durante el tiempo.

Esto reclamado eso sí de nada surge efecto, este humilde medio sólo me sirve para demandar una situación lamentable, ya que mientras varias selecciones se desloman para ir a disputar sus sueños mundialistas, otras facilitadas por su posición en el mapa no tienen ni la necesidad en algunos casos de apretar el acelerador para acceder a estas competencias, sino pregúntenle a Suiza, que llegó como cabeza de serie a la Copa del Mundo en Brasil y que evidenció que ante la más mínima presión su poderío cede (Francia lo humilló en fase de grupos y tanto Argentina como Ecuador lo hicieron ver mal), lo que muestra que ganar un grupo con Islandia, Eslovenia, Noruega, Albania y Chipre no es para nada un mérito.