El delantero de 33 años lleva cinco goles en sus últimos cuatro partidos, contando un doblete en el empate 2-2 frente a O’Higgins el sábado en el Estadio Nacional en los últimos 15 minutos del partido.

“¿Qué? ¿Pinilla con opción de llegar a la U? ¿Para qué? si ya está viejo, va a llegar sólo a morir y porque ningún otro equipo lo quería entre sus filas.  El pipe Mora era mucho más que este muerto que no hace nada.No siente la camiseta”.

Si, es cierto, muchos pensaban así de “Pinigol”. Es cierto, muchos no le tenían nada de fe y creían que sólo vendría a quemar sus últimas opciones como profesional. Lo cierto es que Mauricio Pinilla se ha convertido en el estandarte del conjunto laico, a tal punto que, desde que se destapó contra Colo Colo en la derrota por 4-1 no ha parado de marcar. Así te queríamos Pini, así te queríamos.

Todavía recuerdo su paso por el 2007, tenía apenas 11 años, no sabía nada de fútbol, sólo veía a un tipo que celebraba sus goles con la hinchada y eso me hacía querer más la institución. La verdad es que no hizo mucho por su fugaz paso, pero se ganó mi corazón y el de muchos hinchas que veían en él una pachorra y amor por la camiseta como pocos saben y sienten.

Tanto tiempo habló de que volvería en su mejor momento pero nunca volvía o daba indicios de su retorno. Poco a poco sentí que su pasión era sólo para ganarse a la hinchada. Pero todo cambió este año, lamentablemente sufrió un robo millonario en su domicilio en Santiago, pero algo me dice que fue eso lo que lo motivó a volver a Chile y qué mejor que en el equipo de sus amores.

Todo fue muy rápido, se desvinculó del Genoa muy rápido, incluso puso dinero de su bolsillo para volver lo antes posible a Chile. Eso fue el claro mensaje de que quería volver si o si. Finalmente todo ocurrió, ficho por el equipo de sus amores y debutó en la segunda fecha contra Deportes Temuco.

Costó, pero su debut goleador ocurrió en el Superclásico, qué mejor. Marcó el transitorio 2-1, lamentablemente el partido terminó en derrota, pero Mauricio fue de los pocos que jugó con el corazón y con garra ese partido. Ese fue el comienzo de su racha goleadora y que esperamos que siga por mucho tiempo más.

Gracias Mauricio, gracias por jugar como un hincha más, gracias por mojar la camiseta, gracias por saber que estás en la Universidad de Chile, la hinchada te lo agradece.

 

Eduardo Montoya