Un nuevo desastre Monumental

167

La derrota de este jueves de Colo Colo mostró nuevamente la peor cara del equipo albo y del fútbol chileno en general.

Otra vez llegaron los fantasmas al Estadio Monumental, recordando aquella jornada de frustración y de vergüenza en los hinchas colocolinos como lo fue el 2013 con la caída ante Deportivo Pasto. Pero lo de este jueves fue peor.

Fue más desastrozo por cómo se dio todo y por el rival de turno. No es por desmerecer al modesto Delfín, pero es un equipo humilde y debutante, que mostró muy poco y aún así supo doblegar al último campeón de Chile. No puede pasar esto, es una vergüenza con todas sus letras, que refleja el paupérrimo nivel nacional.

Pablo Guede en la antesala al duelo decía en conferencia que “no es un partido definitorio. Sabemos que tenemos que ganar porque somos locales y son puntos importantes, pero no define nada”. Grave error. Poniéndose el parche antes de la herida y a mi parecer si define cosas y mucho.

Además dijo que sabía que el Delfín se defendía bien. Entonces, ¿por qué no probó algo nuevo o planificó algo mejor? se sabía que esto pasaría, que esperarían atrás todo el partido. ¿Qué se hizo? Lo mismo de siempre. Colo Colo atacó y buscó pero sin profundidad, sin chispa, equipo lento y sin poder entrarle a una defensa, que lo único que hacía era mandar la pelota lejos y botarla hacia afuera.

¿Qué pasó con las individualidades? ¿Valdés, Paredes, Valdivia? No se vieron y no desequilibraron, tampoco se vio una gran capacidad de juego por las bandas, a excepción de algunas arremetidas del Torta Opazo, pero más que eso no. Nula planificación.

Ya van nueve puntos en disputa y el equipo solo ha sacado uno, además ha perdido seis como local. ¿Hay posibilidades de avanzar? Matemáticamente si, pero por fútbol está muy difícil, además ya no hay margen de error, hay que salir a buscar puntos de visita y ganarle a Bolívar si o si. Por ahora, solo queda ser colista en uno de los grupos más “accesibles”.

Se repite un nuevo papelón en el Estadio Monumental, vuelven a aparecer los fantasmas de los últimos años. Desde el 2007 que Colo Colo no avanza a octavos de final en la Copa y no se aprende nada.

Además, el discurso de los protagonistas es el mismo, diciendo “perdón a los hinchas por esto”. Basta de pedir perdón, basta de dar vergüenza, basta de no jugar a nada. Córtenla y asuman responsabilidades de una buena vez.



Periodismo UDP Twitter: @franciscomunozm