OPINIÓN | El futuro de Don Francisco en la ‘U’

357

Universidad de Chile derrotó en Copa Chile a un tibio equipo de Deportes La Serena que propuso lo justo y necesario que se le exige a un equipo de la B. Lo sorprendente y lo importante es que Kudelka con suplentes y jugadores de tan bajo rendimiento que ni siquiera eran citados, logró lo que Hoyos nunca supo aprovechar: Las bandas.

Y es que el juego por los carriles no consiste simplemente en situar dos laterales que corran junto con un par de punteros y que la instrucción sea bombardear de centros a Pinilla. De ser así, el fútbol sería tan sencillo como ser político.

Es por esto que el entender que para jugar ofensivamente por los costados se requieren tres cosas: Velocidad, una buena pared (o individualismo) y gente que corte por el medio. Eso es lo que plasmó el nuevo entrenador de la ‘U’ en La Portada. Dos de esas tres cosas vienen de las características propias del delantero que se abre, en conjunto con el lateral. Lo que hizo muy bien Soteldo con Beausejour. Pero, ¿por qué con Kudelka sí resulta esta sociedad y con Hoyos no? ¿Qué cambió? La respuesta es tan sencilla como citar a los que entienden lo que es ser puntero: Alinear a Francisco Arancibia.

Como dato: 3 partidos, 79′ minutos, nunca de titular, ningún gol. ¿Oportunidades tuvo? Un pestañeo dirán algunos. A una firma de irse a préstamo a Brasil, de no haber sido por la renuncia de Zé Ricardo, el DT de Vasco da Gama que quería la incorporación del chileno a sus filas.

Es que simplemente este cabro tiene todo lo Bielsista o Sampaolista que se requiere en ese olímpico 4-4-2. Ser un puntero encarador, que se entienda con los laterales, y que haga lo que nunca Nicolás Guerra, Isaac Díaz o Ángelo Araos adquirieron: El arte de cortar hacia el medio. Ese timing de saber cuando y donde Soteldo va a lanzar ese centro rasante atrás para rematarlo de primera.

Si bien, el trasandino alineó un 4-3-3 donde pudimos ver a un errático pero esforzado Benegas tratando de recuperar balones, el ex Calera más parece un simple arrastra marcas que un referente de área. Suple su falta de gol con el suplicio de aire tras correr la cancha entera por la esférica.

Francisco Arancibia. Con un gol casi regalado en el compromiso, y con otros muchos perdidos por su falta de confianza, dará mucho que hablar en la era Kudelka. Confíe en la ley del puntero, si no se lesiona este chico, la “U” le va a quedar chica, y creo que hasta una Rueda lo querrá en su rotación en la Selección Chilena. De rojo se verá contento.