¡Perdónennos, Libertadores de América!

134

De todos los escenarios, nadie esperó que la Conmebol fuese a decepcionarnos siquiera esperando nada de ellos.

En lo que parece el final del chiste de mal gusto que ha significado la final de la Copa Libertadores, la CONMEBOL anunció por redes sociales que la tan esperada final de vuelta entre River y Boca se jugará este 8 de diciembre a las 16:30 horas en el Estadio Santiago Bernabéu de Madrid, España. Si, Madrid, España, la misma de la cual se luchó con uñas y dientes para independizarse a comienzos del Siglo XIX.

Para qué hacer mella en lo obvio, Madrid fue la capital del Reino durante toda la época mencionada incluso contando cuando era un estado satélite de la Francia Napoleónica (lo que no nos convierte en franceses por un dia, por si acaso). Desde ahi se gestaba todo el control de la América Colonial, ahi mismo se jugará el torneo que honra a los que permitieron que hoy hayan nuevas nacionalidades e identidades.

No vale la pena seguir, pero se jugará nada menos que en el estadio del club que se llama Real Madrid, que no se llama Real porque un día se les ocurrió ponerle Real al nombre porque suena bonito, no fue así. El nombre lo puso un tal Alfonso, que era conocido por sus amigos como Alfonso XIII de Borbón y que le entregó una pequeña misiva dándoles el título de Real Madrid. O sea, la final del torneo de los generales que lucharon contra toda la realeza se jugará en el recinto insigne de la realeza española.

Parece broma, no esperábamos nada de la Conmebol y aún así nos decepcionan, por último juégalo en Miami o en Wembley por mucho que se odien Argentina y el UK. Ya, Wembley es la catedral del deporte y se vería algo épico ver la gran final en ese recinto; o el mismo Dubai, cualquier otra cosa era más serio incluyendo la cancha de Velez.

De todas formas hay dos países que no se independizaron de un europeo, los cuales son Uruguay (Argentina y Brasil) y Panamá (Colombia). Un Peñarol-Nacional se veía más serio en Madrid o en el Wanda Metropolitano, total el estadio del Atleti ya recibió un Barcelona de Guayaquil – Emelec. Bueno, solo falta que pongan al rey Felipe VI entregando la Copa, ahí terminamos por revolcar de su tumba a Bolívar y los demás.

Perdónennos, Libertadores de América, que no sabemos lo que hacemos.

 



25 años, reportero de tiempo libre. Informático en vias de titulación. Huaso penquista