Luego de vencer en el clásico universitario a la Universidad de Chile, el elenco de Mario Salas viaja a Brasil para pelear el paso a octavos ante el siempre complicado Flamengo. Por la Libertadores, los cruzados vienen de caer ante San Lorenzo, pero con el envión anímico de derrotar a su archirrival y buscarán seguir con vida en la Copa ante un elenco que ya han vencido en su casa.

El 1-2 ante los cuervos de Boedo dolió y caló hondo. Es que el partido estuvo ahí, un empate era lo más justo, pero sobre el final el joven Barrios desniveló el marcador y el resultado final. Un 1-2 en contra que dejó a la UC en el tercer lugar con cinco unidades, una menos que Flamengo, y dos menos que Paranaense, es decir, clasificar a octavos de final no es imposible, considerando que deben jugar con el puntero en Santiago, en la última jornada.

Flamengo ha sido algo irregular en la Copa, dos victorias y dos derrotas, aunque ambos triunfos fueron en casa, e incluso categóricos (4-0 vs San Lorenzo y 2-0 vs Atlético). Números que asustan, pero la franja ha sabido de alegrías en Río de Janeiro, un 14 de febrero del 2002 vencieron al Fla por 3-1, uno de los anotadores de aquella jornada estará en la banca y quizás juegue unos minutos: Milovan Mirosevic.

Mario Salas deberá jugarse todas sus cartas, incluso un empate es un buen resultado, siempre y cuando se gane el próximo partido. Por el torneo local, Católica aún tiene opciones de tricampeonar, pero el DT cruzado ha dado énfasis en la Libertadores, cuestionable pero entendible a la vez.

El encuentro se disputará este miércoles a las 21:45 horas en el Estadio Maracaná de Río de Janeiro. Si los cruzados pierden y Atlético Paranaense gana, quedarán automáticamente fuera del torneo.

 

Gerardo Esteban Barrera

Proyecto de periodista

Facebook Twitter