Pulgar para arriba

64

Todavía resuenan los ecos del triunfo de Católica sobre un discreto y débil Barnechea, que de a poco comienza a despedirse de la Primera División. Fijamos esto como parámetro, porque cuesta encontrar una explicación para un rendimiento tan deficiente y displiscente, como el sentenciado frente al paredón, sabiendo que su suerte está echada. Y Católica hizo su trabajo, sin la brillantez ni el vértigo que se ha mostrado en otros partidos, pero con la contundencia que debe exhibir el verdugo frente a su víctima: Sin dilaciones, sin dudas, presto a dar la estocada letal y definitiva. Ese instinto asesino es el que permite abrigar firme ilusión de poder dar caza a Colo-Colo, en una disputa por el título que nos sorprende en la mitad de la transición de un “equipo en construcción”, como lo planteó Mario Salas al llegar a Católica, pero que muestra un convencimiento en sus medios y un apego al ideario que comienza a mostrar frutos. En ese libreto, de ir y venir constante, a veces desprolijo, a veces brillante y hoy contundente, la figura de Erick Pulgar destaca por sobre el resto.

El antofagastino debuta por Católica ante la rápida partida de Enzo Roco al Elche, frente a Unión Española, partido recordado por el gol de Mirosevic al final del encuentro. Allí, Pulgar mostró algo de la madera que hoy luce con brillo. Técnica, buena ubicación, mejor juego aéreo, lo tenían entre las figuras de un Antofagasta que lo dejaba partir a Católica, peleando su concurso palmo a palmo con los otros grandes de la capital. En el “proceso” Falcioni, fue de los pocos que se salvó de un desastre general y extensamente analizado y desmenuzado. Siempre su figura apuntó a la de un jugador con proyección, que necesitaría de mayor regularidad para alcanzar una madurez y gravitación en el juego, para transformarse en protagonista.

Así, la llegada de Salas y el cambio de posición, son elementos que favorecieron a Pulgar y lo han empujado como la figura excluyente de Católica en estos meses. El público reconoce esas condiciones y de a poco lo acepta como uno de sus favoritos. Lo mostrado por el antofagastino ha sido de las apariciones interesantes que ha mostrado el campeonato local en el último tiempo, y no pocos lo dan como parte del seleccionado nacional que luchará por dejar la Copa América en nuestro país, en Junio próximo.

Para Católica, lo mostrado por Pulgar, el alza de Ríos, la solidaridad de Gutiérrez, la velocidad de González, son tan importantes como también haber terminado con el arco en cero, luego de 8 partidos. La contundencia también es relevante cuando el futbol escasea, y si el rival no puede proponer, que sea porque el que tiene el favoritismo, lo ejerció con autoridad, con solidez, que no son sinónimos de brillantez o genialidad, pero el valor de los 3 puntos es el mismo.

Falta lo más duro, los clásicos. Hay que ganarlos, como siempre es la consigna. Por ahora, PULGAR para arriba para Católica.

 



Renquino, cruzado, ignaciano, inti-illimaníaco y trabajador social. Respiro, como, miro, practico y consumo fútbol.