El Real Madrid pasó el examen y se llevó valiosos puntos del Wanda

119

Los de Solari consiguieron tres puntos ante un Atlético de Madrid que fue desinflándose a medida que transcurría la segunda mitad del encuentro. La escuadra blanca impuso su superioridad ofensiva en un Wanda que está acostumbrado a presenciar grandes ovaciones.

Comenzaba el primer tiempo con un Atleti intenso, aunque con poca efectividad de cara a portería. Como es habitual en los de Simeone, ofrecieron una defensa sólida pero un ataque todavía inexperto, notándose la incomodidad del recién llegado Álvaro Morata, que apenas tuvo ocasiones de anotar ante su ex equipo. Poco a poco el Madrid fue basculando cada vez mejor, con un Benzema espléndido, que ayudó en forma de apoyo a sus compañeros.

El primer gol fue obra de Carlos Henrique Casemiro (16’). De manera acrobática, aprovechó el vacío que propició la defensa atlética en el área tras cubrir el posible cabezazo de Ramos. Pero la hinchada local animó más que nunca, lo que provocó el primero de los ‘Colchoneros’. Este, a manos de Griezmann (25’) y tras una perfecta asistencia de Ángel Correa que el francés aprovechó para colarla entre las piernas de Thibaut Courtuois, puso a los visitantes contra las cuerdas.

Pero el Madrid no se quedaría callado, ya que Ramos (42’) hizo efectiva la pena máxima concedida por el VAR y cometida por Giménez tras una galopada de Vinícius. Se llevaba el Madrid la victoria al descanso, algo que no iba a cambiar durante el transcurso de la segunda mitad al marcar el 1-3 el galés Gareth Bale (74’), quien superó a Oblak  con un tiro raso y potente directo al segundo palo. El Atleti quiso ofrecer más, pero se vio envuelto en un cúmulo de ocasiones de su rival, que también iba mejorando en el aspecto defensivo mientras el reloj corría. Parecía legal el 2-2 a manos de Álvaro Morata hasta que el VAR lo descartó. Por parte de los merengues, Courtuois protagonizó algunas paradas decisivas.

El Real Madrid volvió a recuperar la segunda plaza en La Liga, y se posicionó a 5 puntos del actual líder, el FC Barcelona, con un partido menos. Los de Diego Pablo Simeone descendieron a la tercera posición, buscando la compactibilidad y la conexión entre sus atacantes y, sobre todo y con más ansia, volver a los puestos más honorables de la tabla.