Reinventarse y re-encontrar la felicidad en Chile. Diego Buonanotte, formado en River Plate, siendo llamado a ser uno de las máximas figuras del futbol argentino, para pasar a la Universidad Católica en busca de enmendar su futuro y volver a encontrar la felicidad.

Nacido el año 1988 en la provincia de Santa Fe, en la pequeña localidad de Teodelina. El enano, como es apodado, nació futbolísticamente en club Renato Cesarini, para asi luego pasar a las juveniles del club millonario. Debutó un 9 de Abril  del 2006 a la edad de los 17 años frente a Instituto. En la siguiente temporada seguiría sumando minutos, incluso llegaría su primer gol por el club de la banda sangre, será frente a Rosario Central. Durante el torneo de Clausura del 2008 sería una de figuras llegando a marcar los dos goles que asegurarían el titulo para River frente a Olimpo.

Un accidente el año 2009 en su ciudad natal, generaría un vuelco permanente en su vida. La muerte de sus 3 amigos debido a un accidente vehicular debido a las condiciones del clima.

Comienza a deambular por distintos equipos de Europa, tales como el Málaga y el Granada, además de un paso por el Pachuca. Vuelve a su país para jugar por Quilmes, donde no luce del todo, además de un paso por Grecia, donde siguió sin encontrar rumbo.

A mitad del 2016 se confirma la noticia, de la llegada de Diego Buonanotte al reciente campeón de fútbol chileno, Universidad Católica. Su debut no fue del todo auspicioso, ya que se fue expulsado contra O’Higgins, logró marcar su primer gol contra Wanderers en la derrota de local de su equipo. Pero su destape definitivo fue frente al acérrimo rival, Universidad de Chile, donde marca el segundo gol de su equipo. Sus actuaciones más destacadas fueron en el Norte grande del país, donde sellaron la obtención del título del equipo cruzado. El enano se le señalo como uno de los jugadores más determinantes, en la consecución de dos títulos de su club y firmando un romance con la hinchada cruzada.

A nivel de selección, participa en varias selecciones menores, pero siendo la más destacada en los Juegos Olímpicos del 2008, donde la escuadra albiceleste se quedaría con el oro pese a no ser del todo titular con la escuadra albiceleste.

Cristobal Sepúlveda