Esta noche en Buenos Aires, Independiente venció como local a Flamengo por 2-1 en los primeros 90′ minutos de la serie que determinará al campeón de la Copa Sudamericana. El rojo vino desde atrás para remontar el tanto inicial de Réver y la próxima semana se definirá todo en el Maracaná.

En el Libertadores de América se disputó la final de ida entre Independiente de Avellaneda y el Flamengo de Brasil. Los rojos venían de eliminar a Libertad con un global de 3-1, mientras que el Mengao había avanzado con claridad a la final tras vencer a Junior con un global de 4-1.

Para Independiente volver a una final sudamericana después de 7 años era más que relevante, por su parte, Flamengo accedía por primera vez a una definición de la Copa Sudamericana.

Antes de los primeros diez minutos, la visita ya había tomado ventaja en el marcador. Un centro desde la izquierda fue conectado de cabeza por Réver, quien dejó a Campaña descolocado y totalmente inmóvil para anotar el primero de la noche para los brasileños. A partir del tanto inicial, los locales se volcaron con todo en demanda del pórtico de César, el cual fue vencido a los 28′ por Emmanuel Gigliotti tras un fuerte remate esquinado. Nada que hacer el meta visitante.

En el complemento, los dirigidos de Holan salieron con todo. En primera instancia con Gastón Silva, quien elevó su remate, y un par de minutos más tarde con Maximiliano Meza, que agarró la pelota a la entrada del área y con una volea hizo estallar Avellaneda.  De ahí en más el local se encargó de mantener el resultado, evitando las peligrosas contras de Flamengo.

Una mínima ventaja que le permite al rojo soñar con un nuevo título internacional tras 7 años de sequía a nivel Conmebol, y 15 a nivel local, incluyendo un paso por la Primera B Nacional. La próxima semana se jugará la revancha en el mítico Maracaná de Río de Janeiro.

Gerardo Esteban Barrera

Proyecto de periodista

Facebook Twitter