Simplemente ganamos

97

Se volvió a la victoria, eso era lo importante más que el andamiaje de un alicaído plantel. Sumado a las lesiones que se traían a cuestas, la confianza en el equipo no era la mejor y solamente una victoria podía servir para volver a buen rumbo. Los de “Chicho” sacaron la tarea adelante, y en Calama volvieron a los abrazos. De aquí en más nos volvimos a meter en la pelea y depende de nosotros y solamente de nosotros abrochar ese ansiado sueño de la novena estrella.

Una golondrina no hace verano, pero tampoco podemos rodearnos de pesimismo. Cobreloa no es el peor equipo del campeonato, ni mucho menos se acerca a ser un mal equipo dentro de nuestra historia. Pasamos por una mala racha que quizás nos aterrizó de golpe y porrazo de ese sueño que estábamos viviendo, de aquel gran momento que nos permitía mirar a todos hacia abajo. En ese momento no nos creímos los mejores y con humildad sobrellevamos el momento. ¿Por qué ahora nos costó tanto reflotar esa humildad para sacar el mal momento adelante? Todos creyéndose dueños de la verdad, vapuleando a un plantel y un cuerpo técnico por una seguidilla de tropiezos que en verdad en lo que llevábamos de año, no nos habían hecho pasar, sino que habíamos conocido la otra cara de la moneda, la de los abrazos, las alegrías y las victorias. En la presente fecha todos los resultados sumaron para el cuadro naranja y no desaprovechamos la oportunidad. Hoy no tuvimos la dinámica de fechas atrás, no fuimos el equipo arrollador de fechas atrás, pero si volvimos a ganar como el equipo de fechas atrás.

Ante las lesiones por fin el cuerpo técnico se decidió a probar con los jugadores de la cantera. Patricio Troncoso y Álvaro López desde el primer minuto mostraron ganas, trataron de sacar la tarea adelante y a mi entender cumplieron, sobre todo el número 27 de los loínos. Para consagrar el nombre de la cantera naranja, Iván Ledesma quizás uno de los mayores proyectos loínos del último tiempo anotó el único gol del partido y que significó a la postre los tres puntos. No voy a cuestionar las decisiones técnicas, el cambio de esquema me parecía apropiado, pues había que dar solidez al fondo pensando en que arriba no estaban los mejores nombres que posee el plantel. Pero siempre he dicho que el fútbol es dinámico y uno debe irse acoplando y adecuando a las situaciones que en los noventa minutos van sucediendo. En base a esa premisa me parecía más correcto poblar el medio campo y salir a buscar. Ignacio Herrera sigue sin convencer, y sigo yo en lo personal sin entender porque Jorge García lo mantiene tanto en la titularidad y le da tantos minutos en cancha. Pero bueno, no soy quién para cuestionar las decisiones del cuerpo técnico, no estoy durante la semana en los entrenamientos ni veo el desarrollo de los jugadores. Pero creo que eso no quita que pueda expresar mi opinión.

Volvimos a los abrazos, volvimos a las sonrisas, volvimos a la pelea. El camino al título todavía puede ser una realidad y una nueva estrella puede pintarse naranja. Hemos sabido de buenos triunfos, de bonito juego de grandes proezas, depende de nosotros seguir adelante. Volvamos a apoyar con fe y optimismo, quizás hoy no estamos pasando por el mejor momento, pero si vamos a ser hinchas en el éxito, mejor no nos volvamos a poner la camiseta ni agitemos una bandera, que modas hay en otros lugares. El loíno de siempre sabe que la historia no se nos ha dado fácil, y que los triunfos siempre los hemos disfrutado más, porque sabemos que nos han costado y que entre todos los hemos logrado. Mi apoyo siempre para el equipo, pero que en este jueguen los que se lo merezcan, los que juntos a nosotros sientan la pasión por el equipo, si es el momento de salir adelante, entonces miremos la cantera, porque si las variantes ante los lesionados no estaban en la banca, si estaban en nuestra casa. Adelante zorros, que la historia puede volver a ser nuestra.

Gratis3


Licenciado de Sociología, 24 años, Osornino. Apasionado desde siempre por el deporte rey gracias a mi abuelo. Hincha de Cobreloa. Bielsista.