Un buen comienzo para Cobreloa

60

El primer partido de una temporada siempre es complejo, pues se pone a prueba lo trabajado en la pre-temporada y también terminan por ajustarse los nuevos nombres del plantel al ritmo de competencia local. Cobreloa logró un buen triunfo ante Palestino, donde por momentos mostró buen fútbol y una grata dinámica en mediocampo, con buen despliegue físico de los jugadores en cancha y mostrando una frontalidad bastante incómoda para el rival a la hora de atacar. Los refuerzos que debutaron en elenco naranja lo hicieron de buena manera, adaptándose al sistema de juego que propone Trobbiani, aun cuando todavía falta ajustar las piezas, la sensación que dejó el equipo fue grata, principalmente por que se lograron anotar goles, defender bien las posiciones y aguantar un resultado cuando faltaron piernas y fútbol.

Marcelo Trobbiani desde su llegada a Calama ha dotado al equipo de una forma e idea de juego que es reconocible en cancha. Ataques directos, frontales y rápidos son la marca registrada de Cobreloa, lo que inquieta bastante a sus rivales, los cuales frente a algún descuido pueden pagar caro el darle espacios al conjunto minero. Quizás esta idea anterior es la que resume de mejor manera lo que ocurrió en La Pintana, pues es sabido que el primer partido de la temporada cuesta, es complejo, algo impreciso, pero de todas formas sirve para ver el nivel en el que los equipos comienzan a afrontar la temporada, principalmente el aporte que puedan generar los refuerzos en vista de lo que era el equipo antes de su llegada.

Como se adelantaba con anterioridad, la impresión que dejó el equipo fue bastante grata, principalmente por lo que se pudo observar en estos primeros 90 minutos de fútbol competitivo. En primer lugar, la línea defensiva naranja se mostró bastante sólida, dejando en el olvido aquél recuerdo de cómo terminó la temporada pasada, donde Cobreloa se despidió con cuatro goles dentro del canasto. Luciano Palos siempre respondió bien, tanto en el juego aéreo como así también bajo los tres palos. Los centrales naranjas anduvieron bien cuando tuvieron que salir a buscar a los delanteros del elenco de Palestino, mostrándose una vez más bastante sólido el defensor Sebastián Roco, acompañado de gran manera por Diego Silva, quién mostró gran calidad para situarse como central. Por las bandas Sanhueza con mucha entrega suple algunas falencias técnicas y permite a su vez que la ofensiva naranja no se preocupe tanto de mantener las marcas, ya que puede jugar en el mismo ritmo prácticamente todo el partido. Uno que confirmó gratamente su capitanía e inclusión como titular en el equipo fue Rodolfo González, quién con bastante ímpetu, orden y atrevimiento, fue un buen factor a la dinámica naranja, inclusive llegando a terminar más de alguna jugada de ataque.

El medio campo loíno era una incógnita, principalmente por dos motivos, o más bien dicho, por dos jugadores. Edwin Retamoso y Marco Hidalgo entraban como titulares en Cobreloa, con la responsabilidad de cumplir en el debut, frente a una hinchada que en algunas oportunidades no perdona una mala tarde. Lo cierto es que Retamoso puede parecer algo rústico, no lucir demasiado técnicamente, pero es un seis clásico rendidor, que recorre la cancha durante todo el partido apareciendo como un buen desahogo para sus compañeros, poniendo carácter y marcando los términos bajo los cuales el mediocampo se desenvolverá. Hidalgo mostró igualmente un interesante ida  y vuelta, aunque quizás con algo menos de fortaleza física, a veces parecía ser demasiado “blando”, pero cumplió mostrándose siempre como alternativa, no se escondió nunca del balón, pero por momentos pareció que realmente le faltaba el segundo aire dentro de la cancha. En resumen, buen partido de los nuevos elementos loínos en el medio campo. De esta manera se pudieron desenvolver de buena manera Cristaldo y Méndez, dos jugadores que han venido mostrando interesantes actuaciones desde el torneo pasado, pero que caen en la misma falencia durante los partidos. Ambos son demasiado intermitentes. Alternan buenos y malos pasajes por partido, siendo elementos bastante importantes para el juego colectivo del equipo, cuando se ponen el overol y forman parte constante del andamiaje del equipo.

El ataque loíno era otro punto a tener en consideración, sobretodo porque es sabida la dificultad que ha tenido el cuerpo técnico, para encontrar un jugador que pueda cumplir el rol de “nueve” en el equipo. Jair Reinoso hacía su estreno con la camiseta naranja, tratando de ser el hombre que cambiase esa historia. Si bien no tuvo grandes ocasiones de cara al arco rival, ni tampoco pudo anotar, su aporte en delantera fue bastante positivo. Mucha entrega y bastante despliegue físico, marcaron su debut, aunque quizás esto puede haber mermado las energías con las que afrontaba las jugadas, siendo un poco “débil” al momento de disputar algunos balones. Jiménez y su velocidad, siempre pueden ser un importante aporte para el equipo, pero también hay que levantar la cabeza, pausar las jugadas y pensar cual podría ser la mejor alternativa de juego, no siempre ir hacia adelante como si la cancha que se va dejando atrás se estuviese desintegrando es lo más idóneo.

Gratis3

Los cambios efectuados por el cuerpo técnico, permitieron darle respiro al equipo, refrescar ciertas zonas, pero daba la impresión de que la instrucción era por sobre todo mantener el marcador, pues en algunas jugadas sobre el final del partido, cuando el elenco rival estaba quemando sus últimas naves y a Cobreloa se le presentaba la oportunidad de abrochar finalmente el partido, no eran más de dos jugadores los que iban en busca del área rival, perdiendo pelotas importantes, en jugadas que podrían haber sido mejor aprovechadas.

Para ser el primer apronte de la temporada, es un partido que deja satisfecho, para nada en un sentido conformista, sino que partir sumando de a tres es siempre positivo, y significaba ganar por fin a un rival como Palestino que en el último año, había logrado complicar en demasía a los zorros del desierto, arrebatándole todos los puntos en los últimos partidos disputados. El equipo sigue en busca de su mejor forma futbolística, lo que se va logrando a medida que se suman minutos. Lo importante por ahora, es que la idea de juego que motivó buenas esperanzas a finales de la temporada pasada no se ha perdido y de conseguir un buen trabajo, propiciado siempre por la dirigencia, dejando bien lejos sus problemas extra-futbolísticos, el conjunto loíno no tiene porqué restarse de las esperanzas de poder conseguir una buena presentación en el actual torneo.



Licenciado de Sociología, 24 años, Osornino. Apasionado desde siempre por el deporte rey gracias a mi abuelo. Hincha de Cobreloa. Bielsista.