Wanderers debe sacar provecho al receso

65

No han sido días fáciles tras dos partidos sin victorias, pero la fecha FIFA abre una ventana para tomar impulso y volver a la lucha de la parte alta de la tabla.

El Wanderers de Emiliano Astorga había partido sumando siete triunfos consecutivos entre Copa Chile (3), amistosos (2) y el Apertura (2), lo que alimentó sueños de grandeza en Valparaíso y en cada parte del mundo donde algún wanderino vive y sufre por su pasión llamada Santiago Wanderers. Luego vinieron dos tropezones en línea (Universidad de Chile por el Apertura y Barnechea por Copa Chile) y parecía el retorno a la mediocridad que caracteriza estos tiempos pero los triunfos sobre Iquique y Universidad Católica abrían el apetito nuevamente, más con la posibilidad de abrir la fecha 6 y quedar como líderes en solitario si se respetaba la localía en Playa Ancha ante Audax Italiano. El resultado es conocido, no se ganó (2-2) y Universidad de Chile quedó tres puntos arriba. Luego vino la clasificación a Octavos de Final de la Copa Chile con el aplastante triunfo sobre San Luis y apenas cuatro días después la aplastante derrota ante Huachipato por el Apertura.

La última parte de la campaña ha estado marcada por la irregularidad, pero se puede entender considerando que naturalmente los equipos empiezan a desgastarse y a alternar buenas y malas actuaciones producto del cansancio propio del ritmo de competencia. Con ese antecedente y sumando el impacto por la goleada en Talcahuano tocó este miércoles recién pasado cerrar la participación en la primera fase de Copa Chile. La intención era sumar al menos un punto para asegurar el primer lugar del grupo, y para ello Emiliano Astorga optó por parar un equipo mixto, probar algunas alternativas y darle una nueva oportunidad al esquema 4-3-1-2 con que solo sumó de a tres ante los suplentes de San Luis en Playa Ancha (los otros resultados fueron empatar ante Audax y perder ante Huachipato). El once inicial fue el siguiente: Mauricio Viana; Kevin Valenzuela, Juan Abarca, Mauricio Prieto, Gonzalo Barriga; Jimmy Cisterna, Giakumis Kodogiannis, Marco Medel; Jorge Luna; Ronnie Fernández y Gastón Cellerino ©.

El partido era una buena oportunidad para que sumaran minutos jugadores como Viana, Cisterna, Kodogiannis y Fernández, además de probar una nueva alternativa para el cuestionado puesto de lateral por derecha con el ex capitán de la Sub 19 campeona del año pasado Kevin Valenzuela. Para este último no fue una jornada fácil pues San Luis le puso un tándem lleno de experiencia (pese a la corta edad de ambos) formado por Eduardo “Chispa” Otárola y Jean Meneses, los que le complicaron y le dieron mucho trabajo, haciendo que no se viera bien del todo por momentos.

Sobre el partido hay poco que rescatar en sí además del resultado. Nuevamente la impericia ofensiva pasó la cuenta, generando escasas ocasiones: el arquero De Paul le contuvo un remate a Cisterna y el rebote a Cellerino, y luego el golazo de Fernández quien empalmó de volea un balón que pivoteó Cellerino, dejando parado a De Paul. Dos llegadas (tres remates) en 90 minutos, en rigor en 45 pues ambas fueron en el primer tiempo. Demasiado poco si la intención es buscar el arco rival y por ende el triunfo.

Gratis3

Otro punto negativo es que a Wanderers vuelven a anotarle en una pelota parada. Un tiro de esquina que no se rechazó, que el ex wanderino Brayams Viveros ganó por arriba y puso en el medio del área donde el centrodelantero local Cristián Campozano solo requirió puntear el balón para vencer a Viana. Los tiros de esquina y en general las pelotas muertas en contra comienzan a ser un problema que requiere más trabajo y más disciplina en cancha.

Rescatable es lo mencionado de los minutos en cancha para gente que ha tenido poca acción. Viana mejoró su performance de la semana anterior, Cisterna tuvo una de las escasas llegadas y trató de copar el costado derecho del medioterreno, Kodogiannis supo controlar el mediocampo y también distribuyó balones que pudieron generar peligro, y Fernández demuestra que en Copa Chile se le abrió el arco con su volea fantástica que sorprendió a De Paul y que le permite ser el goleador de la copa hasta ahora. Además, Roberto Saldías pudo tener 20 minutos en cancha para retomar la forma futbolística en competencia, lo que le da a Emiliano Astorga una nueva alternativa ofensiva.

Tras el partido con San Luis, son 10 días los que separan ese duelo del próximo (sábado, 12:30 horas, en Playa Ancha ante Cobresal). Se ha trabajado hasta el viernes, se dio libre sábado y domingo, y hoy se vuelve a los trabajos. Es una instancia ideal para recuperar a los lesionados y contundidos. Es más, Agustín Parra, Ezequiel Luna, Sebastián Méndez y Roberto Gutiérrez ya están disponibles pues han superado sus lesiones y/o molestias que les han hecho perder parte de la campaña. Con esto, solo queda pendiente la recuperación de Franz Schultz y Óscar Opazo para que Astorga disponga de la totalidad del plantel, más allá que ante Cobresal también será baja el suspendido Pablo Tamburrini. En el momento en que el cansancio empieza a pesar, es positivo contar con el máximo de alternativas posibles para no caer en improvisaciones o en apuestas fallidas (como el tema del esquema, que claramente con 4 atrás no ha sido la mejor alternativa). Mientras la recuperación de los lesionados vaya de la mano con el trabajo que es tan característico del entrenador, los resultados deberían volver a ser positivos, que es lo esperado por los porteños del mundo.

Este sábado a las 12:30 horas se vuelve a la competencia recibiendo al siempre complicado Cobresal. Las entradas ya están a la venta (en el sitio web de MundoAcceso) y el llamado de siempre es a asistir a Playa Ancha y alentar al equipo, para corresponder a la buena campaña hecha hasta ahora. ¡Que el eseaene salga del estadio y se escuche en todo el mundo!



Ingeniero Civil Industrial y Magister en Ingeniería Industrial Mención Gestión (ambos en PUCV) que respira fútbol. 100% wanderino y playanchino. Ingeniero de Gestión en el Ministerio de Vivienda y Urbanismo. Soy @robsanvar en Twitter. Con Andrea aprendemos a ser padres de Daniel desde Abril de 2013 y de Antonia desde Mayo de 2015.