A 11 años del descalabro argentino

Previo a la Copa Mundial a disputarse de forma inédita en el continente asiático en el año 2002, Argentina se perfilaba como gran candidato al título, su extraordinaria campaña eliminatoria y triunfos resonantes en la campaña previa (por ejemplo un triunfo por 2-1 ante Italia como visitante) preveían un título seguro para un equipo que parecía haber encontrado una mezcla perfecta entre experiencia y juventud, es así como Argentina llegaba al mundial con nombres como Pochettino, Zanetti, Batistuta, Claudio López, Pablo Aimar, Diego Placente, Ariel Ortega, entre otros. Sumado al buen momento argentino se veía como algunas selecciones que amagaban el título de Argentina pasaban por etapas de transición, en Alemania la generación comandada por Ballack y Klose dejaba atrás a las viejas glorias como Klinsmann, Moller y Hassler, por su parte Brasil poco a poco se reestructuraba en torno a figuras como Rivaldo, Ronaldo y Roberto Carlos y por su parte Francia llevaba gran parte del contingente que se consagro campeón en 1998.

Sin embargo, una vez llegada a tierras asiáticas, el equipo encabezado por Marcelo Bielsa sufrió un inesperado debacle, un angustioso triunfo por 1-0 ante Nigeria con gol de Batistuta en el primer partido disputado en Ibaraki, Japón, alimentaban las esperanzas del equipo argentino pero además dejaba un cierto gusto amargo a incertidumbre, así y todo el empate en el partido inaugural del grupo entre suecos e ingleses dejaba a Argentina como líder del grupo F. Sin embargo el partido disputado el 7 de Junio en el Sapporo Dome ante Inglaterra quedó grabado a fuego en la memoria colectiva de los argentinos, ya que las más de 35.000 personas que presenciaron in situ el partido vieron como a los 44 minutos se adelantaba Inglaterra con gol de penal convertido por David Beckham, fue una autentica noche de pesadilla para los argentinos, quienes con impotencia veían como la portería defendida por Seaman se les alejaba ante una poderosa defensa comandada por Ferdinand y Campbell, mientras que Heskey, Hargreaves, Owen y Butt ponían en jaque a la defensa albiceleste y causaban estragos en el fondo argentino, sumado además a una desastrosa y hasta sospechosa actuación de su gran embolo como era Juan Sebastián Verón. El partido concluyó 1-0 y Argentina se veía obligada a vencer a los suecos en el último partido, el partido disputado en Miyagi fue el fin de una agonía inesperada para el más firme de los candidatos al título, el gol de Svensson puso la lápida a las aspiraciones argentinas quienes vieron en Hernán Crespo sobre el final del partido el último suspiro argentino en tierras asiáticas, el resultado final fue 1-1, dejando a suecos e ingleses clasificados y a argentinos uniéndose al contingente que dejo el mundial tempranamente como Portugal, Francia, Uruguay y Rusia, mientras que grandes revelaciones como Turquía, Estados Unidos y Senegal cumplirían extraordinarias campañas en el torneo.

11 años se cumplen desde aquella desastrosa actuación y prácticamente una año falta para el inicio de la Copa Mundial en Brasil, y quien sabe quizás sea la oportunidad para romper una sequía de más de 25 años sin Copas Mundiales o una página más a las desilusiones argentinas en el último tiempo.

Next Post

Comenzó la prefiesta mundialista

A falta de un año para la máxima cita futbolística, Brasil alberga la Copa Confederaciones, cuya primera fecha dejó claros candidatos y repercusiones desde el primer minuto. Incluso desde la ceremonia inaugural.   “El presidente de la FIFA recibió las pifias de parte de los hinchas brasileños en la inauguración […]

Suscribete ¡AHORA!