Argentina no encuentra su forma

Argentina estaba decidida a mostrar un buen fútbol ante la selección iraní en su segunda partido por el Grupo F del Mundial.

Argentina estaba decidida a mostrar un buen fútbol ante la selección iraní en su segunda partido por el Grupo F del Mundial. Y si bien logró mostrar algunas cosas superiores a las que se vieron en su debut ante Bosnia, la albiceleste no convence. Una vez más Lionel Messi logró encausar a sus compañeros a una nueva victoria. Sabella tiene mucho trabajo de cara a los octavos de final, ya que los trasandinos, no lucen, no ganan con claridad y no son más equipo, que su figura.

Argentina saltó a la cancha con un 4-3-3, esquema que se comentó durante la semana, era la forma futbolística que Messi quería para poder desarrollar su fútbol. Lo lamentable de ese “rumor” es que un equipo pierde mucho al configurarse en base a un solo jugador, donde la lógica dicta que debiese ser que la estrella esté en función del equipo. El esquema tampoco daba para muchas sorpresas, Zabaleta y Rojo subiendo harto por las bandas empujando al equipo desde el fondo, un hombre fijo de quite como Mascherano, para soltar más a Gago y Di María, que eran los encargados de hacer jugar a los tres hombres de adelante, donde Agüero, Messi e Higuaín rotaban mucho por todo el frente de ataque, enganchándose de vez en cuando en busca de fútbol y encontrando en la figura del 10 del Barcelona, la esperanza de buen juego que en el desarrollo del partido poco se mostró.

Lo que hizo el ex DT de Estudiantes desde la banca tampoco generó muchas respuestas, pues envió a la cancha a Palacio y Lavezzi, para refrescar el frente de ataque, sacando al Kun y a Pipita, lo que en lo táctico dejó las cosas igual, solamente sirvió para renovar fuerzas y buscar con más ahínco el gol en los minutos finales. El tiempo se agotaba y el esquema argentino se desdibujaba, transformaba y reconfiguraba en base a un 4-2-4, en búsqueda desesperada por marcar diferencias. Como se notó con anterioridad las bandas no se preocupaban mucho de las marcas, por lo que cualquier contrataque iraní significaba riesgo. Ahí fue cuando Romero tuvo que acallar críticas y mostrarse seguro para defender su pórtico.

Cuando las esperanzas se esfumaban, emergió la figura de Messi, el crédito argentino en lo que va de Copa, y hasta el momento, la salvación trasandina ante la falta de fútbol. No encuentra su forma la albiceleste, le cuesta generar ocasiones de gol sobre todo, porque el fútbol y la pelota la tienen, aun así, se muestra un equipo inseguro en sus capacidades, escondidos todos bajo el alero de quien parece ser deberá asumir la responsabilidad de sacarle los nervios a un elenco timorato.

Next Post

Ghana mostró su poder y estuvo cerca de derrotar a Alemania

Segundo encuentro consecutivo de estás dos selecciones en los mundiales, con una Alemania que con una victoria clasificaba a octavos de final y Ghana que necesitaba los tres puntos pero con el empate 2-2 se mantiene con vida en Brasil 2014. A las 15:00 horas de Chile comenzó la segunda […]

Suscribete ¡AHORA!