Capitalismo en el fútbol: ¿positivo o negativo?

Hace rato que en el balompié mundial los clubes y las asociaciones no se manejan tan sólo por el mero beneficio de la gloria.

Hace rato que en el balompié mundial los clubes y las asociaciones no se manejan tan sólo por el mero beneficio de la gloria. Sueldos millonarios, contrataciones bombásticas e incentivos económicos hacen que todo sea realizable mientras se tenga una gran billetera, dejando el amateurismo y el orgullo deportivo en un segundo plano.

Todo esto me vino a la cabeza justo cuando veía la final de la Champions League el sábado recién pasado. Si bien el fútbol del Real Madrid fue avasallador, creo que sin esos cracks que tiene de mitad para arriba no se lograba. Con un plantel de ensueño, además de tener a un técnico de nivel como Carlo Ancelotti, creo que es imposible no lograr un objetivo de esa magnitud. Aunque esto tiene un factor clave y que durante años no dejo de desembolsar billetes. El nombre de ese factor fue Florentino Pérez.

El presidente del club merengue utilizó la imagen del club haciéndola irresistible para cualquier futbolista, además de ponerle uno que otro cero de más en el contrato  para sellar todo. Claro, está bien si muchos dicen “ Ya pero si es el Real, como decirle que no” pero por ejemplo el Manchester City, el PSG o el Málaga, ¿Por qué decirles que no, siendo que no son clubes con una gran tradición?

Fácil, se les ofrece el cielo, el mar y la tierra y ellos aceptan. No les importa llegar al club más grande del mundo ni el que más ha ganado títulos, todo lo contrario, prefieren un equipo “chico” en donde sean rápidamente estrellas, sin importar el nivel de la liga o el nivel de sus compañeros. Todo esto, se suma a que los altos sueldos que reciben prácticamente les aseguran sus vidas en términos monetarios.

Sin duda, el caso más emblemático es el de Jorge Valdivia, quien en 2008 prefirió ir a Emiratos Árabes a ganar una fortuna tras salir campeón con Palmeiras en el Torneo Paulista, en vez de quedarse en Brasil mejorando cada vez más su nivel en tierras cariocas. Craso error, ya que en el Mundial de Sudáfrica estaba en malas condiciones físicas y no pudo rendir a un 100% en el que pudo haber sido uno de los mejores momentos de su carrera.

No es una mentira que este modelo da buenos resultados deportivos y que si se maneja bien, puede dejar al equipo en lo más alto de su competencia, ¿Pero sólo tiene que ser ese camino el que lleve al estrellato deportivo?

En las grandes ligas de Europa, los que más invierten siempre terminan siendo los campeones y los otros clubes ante sus escasos recursos (escasos según el capital de los equipos antes señalados) se las tienen que arreglar con lo que tienen para hacerle frente a estos planteles.

Pero siempre hay excepciones a la regla. El Real Madrid de Beckham, Ronaldo, Zidane y compañía nunca logró la Champions, la UC de los “Pirulácticos” en 2004 nunca logró títulos y el Atlético Madrid del “Cholo” Simeone, sin contratar a grandes nombres, ocupó lo que tenía en su plantel para llevarlo a alzar la liga y llegar a la final de la Champions.

A pesar de que hay fallas en el sistema, siempre se ve como el camino más fácil, el más cómodo y el más efectivo en resultados, pero ojo que si esto sigue así la pasión, el sentimiento y el sueño de niño cada vez más va a ir desapareciendo, lo que hará que el fútbol siga convirtiéndose sólo en un trabajo más.

Next Post

Un año más…nuevamente

La eliminación de Coquimbo Unido, a manos de San Luis de Quillota, vía penales terminó la participación del cuadro pirata en el torneo de Primera B.

Suscribete ¡AHORA!