CDA cae de local en duelo de necesitados

6 amarillas, 2 expulsados y un penal dudoso en el último minuto primaron en el norte, en la victoria por la cuenta mínima de Palestino ante Deportes Antofagasta.

Imagen: PHOTOSPORT

Lo más fácil tras una derrota es culpar al árbitro, el juez es el responsable de todo, de los goles errados, de los pases mal dados y de los centros pasados y de la falta de comunicación del equipo, sin embargo, los técnicos también tienen algo de falla.

Y así se vio en el partido entre Deportes Antofagasta y Palestino; los primeros 20 minutos de la primera fracción fueron completamente favorables al elenco de Gustavo Huerta, con buen toque del balón, claras opciones de gol, las cuales inquietaban al meta Felipe Núñez, quién hasta ese momento se convertía en la figura del partido, pero como es la tónica de todos los partidos del CDA, la falta de finiquito y la falla en la puntada final no dejaría marcar las diferencias necesarias, sumado a un juez con amarilla rápida, que dejó el fútbol porque le quedaba grande, pero en ocasiones su labor arbitral también deja mucho que desear y en Antofagasta fue el caso.

Una segunda mitad que no cambiaría mucho, sin opciones claras, con dos elencos equilibrados resguardando el resultado porque un punto era válido para ambos. Nadie pensaría que podía cambiar tan radicalmente el andar del compromiso, pero así fue.

El visionario entrenador puma Gustavo Huerta, empezaría con sus modificaciones sin sentido, la salida del creador del equipo Eric Pino (59’) y de Claudio Rivero (59’) darían lugar a Ronald González y Carlos Escudero. De esta manera el CDA quedaría con un 4-3-3, pero ni siquiera se pudo probar el nuevo esquema, debido que los pumas quedarían con un hombre menos casi un minuto después de haberse realizados la modificaciones. El protagonista de esto, el delantero argentino Diego Ruiz que vería la tarjera roja (60’) tras juego brusco, dejando a su elenco, no solo con diez, sino que también desarmando el esquema ideado, al momentos de los cambios, produciendo con ello serios problemas en ofensiva, y que Ronald González debiese retroceder al mediocampo en búsqueda de balón y dejar a Daniel Arismendi como único hombre en delantera. Con todo esto no era mucho lo que Deportes Antofagasta causaría peligro a Palestino Y es más, la situación del CDA no mejoraría con el correr del partido sino por el contrario, el cambio de Luis “Larry” Valenzuela, a los 74 minutos, mediocampista con llegada, quite, ideas y buen trato del balón, en sustitución por Richard Olivares, jugador que sólo corretea rivales y sirve de analgésico para una hinchada local furiosa, solo vino a empeorar el esquema local. Esta tercera y última modificación hizo que el Parque Juan López se viniera abajo, que la hinchada depositará toda su fé y  confianza en el volante antofagastino, situación que no ocurrió y solo provocó que el forastero creciera y adelantara las líneas, creyendo que podrían desequilibrar el cotejo y con ellos llevarse los tres puntos a la capital.

La expresión misma de esto se tradujo en que el técnico árabe mandara al pasto del Juan López, a Jason Silva, Alejandro Carrasco y a Hugo Lusardi, jugador que terminaría marcando la diferencia, en reemplazo de Pablo Tamburrini, Robert Flores y Lucas Simón.

Tras esto, los últimos minutos del partido se verían marcados por una lluvia de tarjetas amarillas en contra del local que se desesperaba por no poder encontrar el camino que permitiese anotar y con ellos quedarse con el triunfo. Consecuencia de ello, es que en una jugada sin mayores peligros de gol, un mal despeje entre Escudero y Sepúlveda, a los 89’, sería aprovechado por Hugo Lusardi, quien roba el balón e ingresa por el costado izquierdo al área puma, siendo cruzado por Juan Luis González, quién provoca que el delantero paraguayo del cuadro árabe, caiga exageradamente, como el mejor actor de Hollywood, y causando con ello que el juez de la contienda terminara de coronar una jornada paupérrima, cobrando penal en favor de Palestino, que a la postre no lo desaprovecharía, y con un derechazo de Diego Chaves cruzado y arriba hacia el lado izquierdo dejara sin opciones al meta local, y con ellos provocara el uno a cero en favor de los visitantes. Lo que vino después en el último minuto y los tres finales de descuento, fue una mezcla de irá y desesperación del cuadro local, que finalizaría con la expulsión por doble amarilla de “Limache” González, (92’) y la finalización del partido, dejando a una hinchada puma furiosa que descargaba todo su enojo, en contra de la triada de jueces y el técnico Huerta.

Next Post

Boca Unidos con inesperado ingreso de Villanueva festejó a costa de Huracán

El equipo del delantero chileno consiguió esta tarde su primera victoria en la Primera B Nacional y escapó del fondo de la tabla.

Suscribete ¡AHORA!