Cobreloa busca la calma de cara a la recta final del torneo

Hace algunas semanas en Cobreloa han ocurrido sucesos que en cierta manera habían alterado la tranquilidad del trabajo del equipo, que si bien está sumando puntos en los últimos partidos disputados, necesita empezar a ganar para salir del descenso. En ese contexto algunos problemas dirigenciales volvieron a azotar al club, pero parece que en los últimos días todo vuelve a la calma.

Robos de agua desde el camping, una operación adeudada a una clínica, ataques a la casa de un dirigente y posterior renuncia del mismo, son  algunas de las situaciones sucedidas en Cobreloa en las últimas semanas. Y los protagonistas son los mismos de siempre, la dirigencia. Sobre todo la figura de Augusto González, es sinónimo de la alicaída actualidad naranja, un presidente que hace más de un mes presentó su renuncia y no la ha hecho efectiva, un tipo que toma decisiones en forma unipersonal y que generalmente terminan siendo perjudiciales para los intereses del club. ¿Un ejemplo reciente? El préstamo que él negoció con Azul-Azul por Cristián Suárez, esperando vender al jugador luego de esto, pero esta semana se supo que la concesionaria no haría efectiva la opción de compra, vale decir, se despotenció al cuadro minero, para potenciar a un elenco capitalino. Además en los últimos días, Sebastián Vivaldi, presidente de la comisión fútbol, acusó a González de ser el responsable de que caminos aljibes ingresaran al reciento del camping de Cobreloa a retirar agua y llevarla a una empresa privada, mediante un acuerdo que nuevamente el presidente loíno habría tomado en forma unipersonal. Esta última acusación aún se encuentra siendo investigada.

Pasando a temas que han tenido un mejor final, Luciano Palos ya puede estar tranquilo, pues se canceló el monto correspondiente a su operación facial tras el encuentro que Cobreloa disputó ante Colo-Colo el año pasado en Antofagasta. En este partido el portero rosarino, chocó con Esteban Paredes, lo que le provocó una fractura facial. Cabe consignar que hace un tiempo la Clínica Antofagasta notificó al jugador que la operación no había sido pagada, en una acción que competía directamente al club. Eso le permite al jugador trabajar mucho más tranquilo sabiendo además que este domingo se juega un duelo crucial por la permanencia del conjunto naranja en primera división en lo que además será la despedida del mini-estadio Luis Becerra Constanzo. Esto debido a que desde el IND, ya hace dos semanas, se fijó como fecha de inauguración para el nuevo estadio Municipal de Calama Zorros del Desierto, el 18 de Abril, cuando Cobreloa reciba a Antofagasta en Calama.

Por último, Javier Maureira habría presentado ya su carta de renuncia firmada ante notario, para dejar así de una vez por todas las dirigencia naranja, tras el ataque sufrido a su hogar producido por algunos hinchas naranjas cansados de las pésimas gestiones del directivo y su constante actitud provocativa hacia la parcialidad loína.

Next Post

El poder de la gente

Ñublense volvió al triunfo, y como local. Un triunfo importante del rojo ante un rival difícil como lo es Iquique, esperanza a la gente con que el equipo chillanejo se quede en Primera División. Con la obligación de lograr los tres puntos y volver a la confianza, con esa mentalidad […]

Suscribete ¡AHORA!