El último gran héroe

Luis Arturo Mena Irarrázabal. Multicampeón con Colo Colo, sumando 10 títulos nacionales y 1 Copa Chile, probablemente el último gran bastión del cacique y, a pesar de todo esto, uno de los posibles damnificados de Blanco y Negro de cara a la próxima temporada.

Luis Arturo Mena Irarrázabal. Multicampeón con Colo Colo, sumando 10 títulos nacionales y 1 Copa Chile, probablemente el último gran bastión del cacique y, a pesar de todo esto, uno de los posibles damnificados de Blanco y Negro de cara a la próxima temporada.

Para un futbolista profesional, el que sea, jugar con la camiseta que se ama es probablemente uno de los mayores logros que se pueden conseguir. Lograr hacer esto durante un gran periodo de años o incluso durante toda una carrera es un sueño y ofrece una posibilidad única de catapultar al jugador a la condición de ícono, referente o ídolo de la institución.

Este es el caso de Lucho Mena, quien salvo un paso breve por Puerto Montt, ha sabido vestir con orgullo e hidalguía la casaquilla alba por ya más de 15 años a nivel profesional y toda una vida como hincha, ganándose el respeto, la admiración y el cariño incondicional de la hinchada, además del honor de calzarse la jineta de capitán del popular.

Sin embargo, y como ha sido tema de conversación para los futboleros en las redes sociales, se habría instalado fuertemente el rumor de que Mena podría ser uno de los “cortados” por la dirigencia de Blanco y Negro de cara a la temporada siguiente. Razones pueden ser muchas, desde la avanzada edad del jugador, quien ya bordea los 40 años, o incluso un posible informe de rendimiento deficiente por parte del cuerpo técnico. Sea como sea, la verdad desde la tribuna de quienes vemos fútbol desde afuera de la cancha, es que cualquiera de estas razones no es lo suficientemente poderosa como para despachar por la puerta chica a un referente tan potente como Mena.

A pesar de todo esto, me llama poderosamente la atención la actitud de cierto sector de la parcialidad alba hacia quien debiese ser a esta altura el ícono más importante de Colo Colo en los últimos 20 años. Lo digo porque hasta antes de conocerse este rumor, algunos hinchas incluso resistían a Mena, sacándole de las alineaciones, criticándole fuertemente en momentos de bajo rendimiento e incluso, en algunos casos, pidiéndole la jineta apelando a que teniendo en la cancha a Justo Villar, se requería alguien con mayor experiencia al mando del equipo. ¿Acaso, como en la mayoría de las cosas, se necesita un remezón para recordar todo lo que se está por perder? ¿Será que, como dice el dicho, “no hay finao malo” y nos acordamos de lo que valen las personas cuando estamos a punto de dejarlas de lado?

Recuerdo cuando hace años, en Universidad de Chile, Sergio Bernabé Vargas debió abandonar la institución debido a diferencias con el entonces presidente Azul, René Orozco, quien debido a esto decidió no renovar su contrato, por lo que el ídolo tuvo que partir a Indonesia para luego volver a retirarse a Unión Española. Caso similar, donde un referente, en este caso extranjero, debe abandonar el club de manera poco honrosa.

Siempre he defendido a muerte el derecho del hincha de manifestarse en pos del bienestar del club de sus amores, entendiendo que al final, son los hinchas los que mantienen vivas a las instituciones, más allá de los dirigentes o los jugadores, pero en el caso de jugadores como Mena, el hincha está en la cancha, matándose por el club que ama, y más aún, cuando no son jugadores con gran técnica que han logrado sostenerse en el primer equipo a punta de esfuerzo y sacrificio, creo que es el doble de valorable. No olvidemos que Luis Mena ha visto como temporada tras temporada la dirigencia ha traído jugadores que cubran su puesto en la zaga y aun así hemos visto como el “rucio” termina jugando de titular.

Puede que esta noticia se quede en rumor, de hecho es muy probable que así sea, pero es necesario que este tipo de cosas sirvan para recordarle al hincha que los ídolos deben ser respetados, no importa si ya no rinden como antes, no importa si no corren como antes, merecen todo el respeto. Sería un lindo gesto por parte de la dirigencia que en lugar de rescindirle el contrato, le ofrecieran un puesto en el club, donde pueda aportar activamente a Colo Colo. Es que, como alguna vez le escuché a alguien en algún debate sobre este tema, quienes viven por una camiseta, no merecen menos que morir con ella puesta.

Next Post

Miguel Pinto destacó en un clásico polémico

Un gol anulado por un dudoso offside, un penal no cobrado a poco que terminara el partido y el agónico empate por parte de Chivas, fue lo más destacado de una nueva edición del clásico “tapatío”. El chileno Miguel Pinto tuvo una positiva actuación.

Suscribete ¡AHORA!