Everton gana con lo justo en la Copa Chile ante Trasandino

No hay espacio para dudas respecto al nivel futbolístico de Everton que, en el Estadio de Los Andes; derrotó a Transandino por un gol a cero. El resultado en los papeles previo al encuentro, debió ser más expresivo pero los dirigidos de Gustavo Díaz no muestran en cancha un dibujo táctico o esquema de juego para los noventa minutos.

La primera fracción fue de bostezos y poca actividad dentro del campo de juego. Trasandino en su condición de local comenzó a buscar protagonismo para inaugurar el marcador, pero sin mucha precisión para batir a Cristián Campestrini. Matías Pérez pudo convertir el primer tanto de la tarde pasados los primeros cinco minutos, pero su remate se fue sobre el travesaño.

Everton intentó tímidamente salir del asedio en su propio terreno y recién en el primer cuarto de hora pudo generar peligro en el arco de el equipo del “Cóndor”, cuando Sergio Vergara desvía tras un centro de Maximiliano Ceratto por izquierda.

De ahí en adelante, sólo acciones de poco peligro en ambas porterías, imprecisión en la entrega del balón y falta de ideas en la generación de futbol hasta el fin de los primeros cuarenta y cinco minutos. Everton defraudaba, como constante de este año 2019; frente a un Trasandino que, de haber aplicado mejor el juego en cancha; pudo haber sacado provecho a todas las falencias de los ruleteros.

La segunda parte del encuentro fue más dinámica en acciones de gol para ambas escuadras, pero la poca pericia al momento de la definición, evitaron que las cerca de ochocientas personas que asistieron a un encuentro de Copa Chile, pudieran repartir abrazos con mayor frecuencia.

Primero fue Sebastián Pino que exigió a Campestrini con un remate que el portero desvió al córner. Minutos después; Pedro Sánchez conectó de cabeza, inquietando al portero Gálvez.

Aparte de lidiar con el mal juego, Everton tuvo que replegar sus lineas luego de la expulsión del uruguayo Gonzalo Freitas a los 75′. Doble amarilla para el volante de quite oro y cielo que en lo que va de 2019, ha sido de lo mejorcito que ha mostrado Everton en materia de refuerzos.

Pero llegaría la alegría para la visita y mucha más tensión a los momentos finales del partido, cuando Diego Orellana anotó un golazo con un remate desde fuera del área a diez minutos del final. ¿Merecido? ¿Justificada apertura? No; pero lo cierto es que Orellana más allá de poner justicia en el marcador, mostró una cara distinta desde su ingreso en beneficio del equipo. Entre tanto; Gustavo Díaz celebró la apertura como si hubiera ganado la Copa Libertadores y enrostró el tanto al cuerpo técnico local. Excedida celebración que lo hace acreedor de “La Primera Cartulina Roja para un DT en Chile”. “Chavo Díaz”; este sin querer queriendo suyo demuestra que no está apto para dirigir a Everton, menos en momentos donde no hay un alza futbolística que se demuestre en cancha.

Para peor, Isaac Díaz también es expulsado a los 84′ por doble amarilla. El “Toro” no ha demostrado nada futbolisticamente hablando. Recordemos que a su llegada a Everton prometió en su discurso que sería su revancha para la consagración personal y grupalmente. Palabrería; y deberá ver el juego desde la tribuna de Sausalito cuando la ANFP decida la nueva programación del encuentro, recordando que esta semana; Everton se pondrá al día frente a Cobresal por la sexta fecha del campeonato nacional.

Triunfo ajustado, no sé si merecido, pero lo único seguro es que Everton sigue sumando dudas y no muestra mejoría en el campo de juego. Trasandino, con un poco más de ambición; pudo haber hecho pasar una vergüenza a Everton, que por suerte; no ocurrió.

Next Post

Puerto Montt deja herido a Colo Colo en Copa Chile

Suscribete ¡AHORA!