Fue sin querer queriendo… una nueva derrota de Everton del Chavo Díaz

Tres derrotas consecutivas de los dirigidos del uruguayo Gustavo Díaz y Everton no supo aguantar la ventaja, cae derrotado frente a O’Higgins en Rancagua y ya, definitivamente comienza a sentir las brasas del descenso.

En el estadio El Teniente de Rancagua, O’Higgins aprovechó todas las licencias de un Everton que dominó las las acciones del encuentro y se queda con las manos vacías.

Muestra de lo descrito, fue la increíble ocasión de gol que desperdició José Arismendi cuando el partido amanecía; a los 3′ tuvo la apertura del marcador pero su falta de finiquito o de juego en equipo permitió que el portero local Luis Ureta impidiera la inauguración del marcador.

La visita viñamarina jugaba de mejor forma frente a los dirigidos de Marco Antonio Figueroa que a los 31′ de la primera parte se ponía en ventaja con el gol de Juan Cuevas que convierte desde los doce pasos.

La segunda fracción continuó con un dominio evertoniano hasta la sustitución por lesión del uruguayo Gonzalo Freitas al minuto 66′. Desde ese minuto, la escuadra local creció en funciones de ataque y pavimentó el camino a la remontada.

Maximiliano Salas puso el marcador en paridad a los 70′ luego de una deficiencia en la marca de Cristián Suárez y la complicidad de Cristián Campestrini. Everton no supo aguantar la ventaja y vio como los locales crecían en búsqueda del gol de la desigualdad.

A los 73′ y tras un codazo en el rostro de Maximiliano Salas, el capitán Marcos Velásquez ve la cartulina roja directa pese a los reclamos al juez central José Cabero.

Everton se desmoró y vio como Juan Fuentes a los 81′ anotaba el segundo para los locales y el del triunfo definitivo, nuevamente con errores en la marca; esta vez de Camilo Rodríguez y nuevamente con la complicidad del portero transandino Campestrini.

Álvaro Ramos tuvo a minutos del final el empate, pero su remate se va completamente desviado y da señales inequívocas de un equipo que está notoriamente mal conformado, con una falta de gol preocupante, falta de un generador de futbol y con credenciales para disputar el no descender esta temporada. El próximo viernes, el rival de Everton será Huachipato en el estadio Sausalito a las 20:30 horas; encuentro crucial por la disputa de uno de los dos cupos por perder la categoría. El “Cuarto Grande” según la dirigencia mexicana sólo suma 12 puntos y no se despega del fondo de la tabla.

Por su parte, O’Higgins de Rancagua vuelve a los abrazos tras perder el “clásico” del campo frente a Curicó la semana pasada. La escuadra de Marco Antonio Figueroa repunta en la carrera por una repesca de cupos internacionales para el 2020 y quedó momentáneamente quinto con 20 unidades.

Next Post

Santa Teresa de Nayadet López cayó frente a CD Tacón

Suscribete ¡AHORA!