Ghana: la barrera africana antes del entusiasmo

Este domingo, a las 14 horas, Chile define su paso a semifinales frente a Ghana en el Mundial Sub-20.

No es sencillo analizar al rival, sin que te condene la emoción, el entusiasmo, si son tus colores, los que luchan por la gloria. Más aún, si esa barrera misteriosa llamada Ghana, es la amenaza que sigue.

Dentro del mundo joven, Ghana tiene tradición. Junto con obtener 3 campeonatos mundiales, dos Sub-17 y uno Sub-20 (2009), exhiben el inflado estigma de la sospecha, cuando sus jugadores inscriben sus edades en la FIFA. Y esto, frente a Chile, no será la excepción.

Los africanos sorprendieron superando al favorito y siempre competitivo Portugal, por 3-2, para instalarse en cuartos de final. Los portugueses habían terminado, con categoría, primeros en su grupo, con Bruma como goleador del campeonato, junto al español Jesé Rodríguez (5 tantos). Ahora, ya a nadie le importa que los ghaneses solo pasaran, como mejor tercero en la etapa de grupos.

Hoy, Ghana quiere estirar ese valioso desempeño, que, en general, ha mostrado en las cinco ocasiones que ha jugado un Mundial Sub-20. Porque, junto con ganar la copa en Egipto ante Brasil el 2009, detenta dos subcampeonatos: Australia 1993 y Argentina 2001. Asimismo, consiguió el tercer puesto en Malasia 1997. Y el peor resultado, fue su quinto lugar de 1999 en Nigeria. Ya en la antesala al Mundial, Ghana metía miedo. A los muchos jugadores que son profesionales y que ya juegan en las principales ligas de Europa, se suma un entrenador, Sellas Tetteh, que es el mismo que los llevó a gritar campeón el 2009. El capitán, Lawrence Lartey, a pesar de su metro setenta, es garantía de solidez y salida limpia en la defensa, lo cual llevó al Bastia de Francia a preguntar por él. Otro nombre es Michael Anaba, volante central,  que se mueve mucho por la derecha y es quien se junta con la defensa para pasar rápido al ataque. Hombre hábil, que se atreve a pegarle de media y larga distancia (OJO con él). Y la advertencia para Igor y compañía, se llama Richmond Boakye Yiadom. El hombre que terminó dando vuelta el partido contra Portugal, ya juega en la selección mayor de su país. Es un potente y hábil goleador, cuyo pase ya lo adquirió la Juventus, pero que hoy juega en el Sassuolo de la B italiana.

El dibujo táctico ghanes, un 4-3-3, se enriquece con laterales, que pasan mucho al ataque, el cual, además, es muy bien apoyado por los volantes que llegan arriba con fuerza y potencia. Se sabe que el capitán, Lartey, como último hombre, marca los tiempos desde esa posición. Su mediocampo tiene un gran control y manejo de pelota, lo cual les resta algo de marca, sin embargo, la rapidez y dinámica para ocupar los espacios mitiga, notablemente, esa necesidad. Finalmente, arriba el poder ofensivo de Assifuah y Boakye. Rápido y potente.

Lindo desafío para Chile, que debe bajar el brío africano, para meterse en la historia del Mundial de Turquía 2013.

Next Post

La convicción de un DT que no convence

Desde que la Roja Sub-20 hizo su debut en el Sudamericano en Argentina, que este equipo hizo mucho ruido. Quizás no fue tanto su forma de jugar o de enfrentar los partidos, sino más bien la figura de su DT, un hombre que desde el principio dejó en claro su […]

Suscribete ¡AHORA!