Irlanda y Suecia: Un empate muy de primera fecha

Cristóbal Matus

Iniciando su participación en la Euro 2016 de Francia, los blondos de Suecia y los isleños de Irlanda se enfrentaban en un partido en el que, a primera vista, debían sacarse diferencias. Claro, es que siguiendo la lógica de los papeles, ambos podrían quedar eliminados ante Bélgica o Italia; las poderosas escuadras que completan su zona.

Sin embargo, y como suele ocurrir en la primera fecha de los torneos de este tipo, los nervios pudieron más y la presión por no recibir terminó siendo más fuerte que el impulso por dar, cerrando entre Suecia e Irlanda un cero a cero complicado para los 22.

Con formaciones estelares en ambos cuadros sobre el Stade de France, hubo que esperar más de media hora para ver una ocasión peligrosa. Esa vez, en los pies de Brady, Irlanda pudo abrir el marcador de no ser por el capricho de una pelota que no quiso bajar a tiempo. Es más. Aún no se sacaban las manos de la nuca los hinchas irlandeses cuando el palo hizo “crash” tras un remate de Hendrick.

El gol estaba calientito y el aroma a júbilo parecía terminar de cocinarse en el horno cuando, recién iniciado el segundo tiempo, Hoolahan hizo realidad las premoniciones suecas y puso el 1 a 0 para Irlanda. Claro, la apretura se veía venir y muy poco fue lo que pudieron hacer los vikingos que, con un Ibra poco inspirado que apenas a los 51 minutos tuvo un tímido cabezazo al arco, estuvieron largo rato abajo en el marcador.

No obstante, las estrellas están hechas para brillar y, aunque fuese casualidad, el destino glorioso de todo lo que Ibrahimovic toca parece terminar pesando siempre más que cualquier otro imprevisto. Es que, pasados los 25 minutos del segundo tiempo, Zlatan puso una pelota en el área chica que terminó besando las redes tras un rebote en el rival. Era autogol y el empate para Suecia.

Luego de 3 minutos de adición, el cotejo se cerró con repartición de puntos y una expectativa abierta para lo que vendría más tarde, entre Bélgica e Italia. Uno la promesa y, el otro, la eterna amenaza y actual subcampeón europeo.

Como para sentarse a esperar.

Next Post

Esa sana costumbre de Italia

Era el debut de ambos en la competencia. En el llamado grupo de la muerte, Italia y Bélgica, salían a jugarse el primer puesto, tras el empate a primera hora entre Suecia e Irlanda. Los dirigidos por Conte y Wilmots entraban a la cancha a sacudirse de las presiones que […]

Suscribete ¡AHORA!