Jorge Sampaoli: “Con Chile mezclamos bielsismo con guardiolismo”

El hasta ahora DT de “La Roja” fue entrevistado por el Diario El País de España, en la que puede ser una de sus últimas entrevistas como técnico de la Selección.

Jorge Sampaoli y la ANFP retomaron las conversaciones para intentar destrabar su salida del elenco nacional. Por lo que la era del casildense en el fútbol chileno- a pesar que existen hinchas que desean que continue en el cargo- no tiene vuelta atrás.

El ex DT de Universidad de Chile, de hecho, está muy cerca de lograr un acuerdo con la entidad que ahora lidera Arturo Salah. El trato implicará que el adiestrador argentino pagué la cláusula de salida, aunque no como está estipulada en el contrato, ya que el monto sufrirá una reducción importante.

Con esto, la ANFP podrá comenzar la búsqueda del nuevo seleccionador de Chile, el que tendrá durísimos desafíos por delante, ya que no será sencillo hacer olvidar a Sampaoli, el DT más exitoso en la historia de “La Roja”.

REVISA A CONTINUACIÓN LA ENTREVISTA CON EL PAÍS 

Por Luis Martín

Pregunta. Usted, como Zidane, pasó por Múnich para ver trabajar a Guardiola una semana. ¿Por qué?

Respuesta. Es un revolucionario, un valiente, que trata de instalar su idea en cualquier sitio, incluso en Alemania, algo antinatural. Ese es el gran triunfo de Pep, no tenerle miedo a nada. Los valientes no abundan en el fútbol ni en la vida. Para mí es un ejemplo de vida; más allá de su manera de sentir el fútbol, por su valentía.

P. Usted, que reconoce como referente a Bielsa, ¿le encuentra similitudes con Guardiola?

R. Son los dos mejores del mundo porque logran que el jugador crea en ellos. Son ideas distintas: uno apuesta por la verticalidad y el juego directo y el otro te somete desde la posesión, trata de ahogarte, pero los dos piensan en lo mismo: atacar. Tengo enseñanzas de ambos. Con Chile entendí que éramos tan directos que al atacar muy rápido ellos volvían igual de rápido. No teníamos grandes especialistas defensivos, así que tratamos de defendernos desde la pelota, como hace Pep, y mezclamos bielsismo con guardiolismo. Entendí que el equipo no debía viajar en el tren, sino en un vagón. Y ganamos la final a la mejor Argentina de los últimos 15 años.

P. ¿Cómo?

R. Sabíamos que era mejor que nosotros en las dos áreas y decidimos llenar el centro del campo, intentando que no le llegara la pelota a Messi, ni al Kun Agüero o a Di María porque nos harían mucho daño. Era tenerla nosotros o ellos. Y si la tenían ellos, sufrir las consecuencias.

P. Ganó. ¿Se sintió traidor?

R. No, traidor no, pero me tocó vivir un momento muy difícil porque sabía que había gente en mi país que estaba sufriendo ese momento. Entendí la alegría de mis dirigidos, que cambiaron la historia y ganaron por vez primera para su país, la alegría del pueblo. Con el himno, al inicio del partido, resultó extraño, porque nunca me tocó jugar contra Argentina. Lo peor fue después, al regresar a casa.

P. El primer asado, lo imagino. ¿Lo recuerda?

R. ¡Claro! Me insultaban los amigos, la familia. Les daba a probar antes la carne a ellos, por si acaso.

P. ¿Se siente más orgulloso de ese triunfo o de ganar a España en el Mundial de Brasil?

R. Del Bosque dijo: “Chile son 11 kamikazes”. Y lo fuimos; jugamos mano a mano, presionamos hasta a Iker. Pero la victoria de Chile en la Copa América despertó la alegría de un país lleno de crisis, de terremotos, de tsunamis; un país que sufrió mucho y que esperaba un momento para disfrutar y lo hizo con una alegría inmensa en las calles.

P. Usted no celebró. ¿Es de los entrenadores que vive en permanente sensación de soledad?

R. No, pero era extraño. Me fui a casa con la sensación de alivio. Sí, existe la soledad del entrenador y es difícil de llevar. Cuando tienes la obsesión de ganar y pierdes, la soledad es extrema. En la derrota vives alejado del resto del equipo.

P. ¿Como hincha de River sintió esa derrota ante el Barça en el Mundial de Clubes?

R. Enormemente. Soy de River desde chico. Estaba en Miami y me levanté de madrugada a ver el partido. La diferencia fue muy grande y no me gusta ver a mi equipo así contra nadie.

P. ¿Se puede ganar al Barça?

R. Sí. Me hubiera encantado cuando salimos campeones con la U [Universidad de Chile] enfrentarnos al Barça de Pep. Había que neutralizar una manera de jugar colectiva, no a la individualidad, y asumir el reto hubiera sido lindo. Aquel Barcelona era el mejor equipo de la historia.

P. Un amigo tiene la teoría de que Messi debería jugar un tiempo con cada equipo. ¿La compra?

R. Seria ideal, es exagerado. La FIFA debe intervenir. La amistad entre Leo, Neymar y Suárez es de lo peor que le ha pasado al fútbol. Leo, solo, gana un partido; si además potencia a Suárez y a Neymar, eso no vale. Deben prohibirlo. La diferencia con el Madrid, es que Bale, CR y Benzema, su tridente, no solo no se potencian entre ellos sino que se neutralizan. Juega Cristiano y termina Cristiano, juega Bale y termina en Bale. Benzema agarra las que quedan, por goleador, pero no generan cosas.

P. ¿El secreto está en el mate y los asaditos?

R. Obvio, es cuestión de piel, de sensibilidad. Alexis nunca tuvo esa sensibilidad para jugar con Leo , pero es un gran jugador. Y el entrenador debe tener la sensibilidad de saber quien complementa con quien. Igual a Luis Enrique por ahí le tocó la lotería, como me pasó a mí con Vargas y Sánchez, que jugaban de memoria sin conocerse. Tuve esa suerte. Llevaban dos días juntos y se sabían los movimientos el uno del otro.

P. ¿A Argentina le falta piel y por eso no gana?

R. El problema de Messi en Argentina es que no lograron que sea feliz en la cancha. Hay que llevarle a su estado de amateurismo para que disfrute del juego. En Argentina es extremadamente molesto, juega con la obligación de ser diferente, falla un pase y se cae la cancha. En el Barça solo le piden que entre en la cancha y se ponga la camiseta. Es extremamente molesto. Cuando Leo esté contento en el contexto futbolístico de Argentina saldrá lo mejor de él. Pienso que no hay mejor equipo que Argentina, si hace feliz a Leo y encuentra el equilibrio.

P. Pensando en Europa, ¿con qué selección se queda?

R. Con Bélgica.

P. ¿Cuánto va a tardar en dirigir a Argentina?

R. El sueño de cualquier entrenador argentino es dirigir a la selección, esté donde esté, en el Barcelona o en el Bayern. Por cultura, la selección es lo mejor. No sé si algún dia me tocara.

P. Su situación en Chile, ¿cómo está? ¿Lo deja?

R. Está complejo el tema, después de la corrupción de Conmebol, la renuncia del presidente, la filtración de contratos, se generó una situación de psicosis en relación con el directorio que está siendo investigando que nos salpicó a todos y resulta incómoda. En el cuerpo técnico de la selección, somos 14 personas, y no se merecían esto. Estamos por resolverlo, espero que de buena manera.

P. Suele decir que el fútbol reclama una involución colectiva. ¿A qué se refiere?

R. El individualismo ha crecido tanto en el mundo que se hace muy difícil congeniar colectivamente e involucrar un sentido de permanencia. Al jugador se le hace muy complicado sentirse parte del club, y hay que volver atrás. La mejor versión del futbol se encuentra mirando atrás, cuando se sentía el escudo y se respetaba, cuando ningún jugador estaba por encima de la camiseta. Diego viajaba veinte horas con el tobillo destrozado para jugar con su selección. No se sabe cómo, llegaba y jugaba. Eso hay que retomarlo.

Next Post

La vuelta de un estilo

Comenzó el campeonato y el equipo minero mostró en cancha que ha regresado al estilo de juego que lo llevo al título del Clausura 2015. Se notó de inmediato en el primer partido oficial en esta nueva etapa de Dalcio Giovanoli su sello particular, eso sí aún le falta al […]

Suscribete ¡AHORA!