La llegada del escribano

Corría el año 2004 y las palabras del -en ese entonces- Presidente del Club Deportivo Universidad Católica, Jorge O’Ryan y del mandamás ejecutivo Andrés Tupper, sentenciaban el despido de Óscar Garré de la banca del cuadro de la precordillera con un 22,22% de rendimiento, con 9 partidos jugados desglosados en 2 triunfos y 7 derrotas, se vislumbraba la peor campaña de los cruzados desde el descenso a segunda división (1979).

Diez años después el 27 de mayo, llega a San Carlos de Apoquindo Julio César Falcioni, un estratega con gran recorrido en equipos complicados del otro lado de la cordillera, con el sueldo más alto pagado a un entrenador desde la creación de la sociedad anónima deportiva y con el eslogan de “las tres G” gustar, ganar y golear, como el gran sanador de las heridas que dejó la seguidilla de subcampeonatos.

Cuatro meses y veintinueve días se demoró el trasandino en obtener el triste record de un 38. 33% de rendimiento a costa de 20 partidos en la banca cruzada, cosechando 7 triunfos,  2 empates y 11 derrotas, un saldo de 20 goles a favor y 27 en contra, con una diferencia -7 y 23 puntos obtenidos (incluyendo Euroamericana).

Por torneo de Apertura alcanzó la decimotercera ubicación en 15 encuentros, ganando en 5 y perdiendo en 9. Con esta triste marca y tras caer en ambos clásicos, el último como local, fue informado a los medios el despido del DT debido a los malos resultados con el cuadro de la franja.

Con un plantel anímicamente destruido y una hinchada pidiendo la cabeza del “Emperador” queda esta UC con el peor rendimiento de los últimos 10 años y trayendo el paso de 11 técnicos por sus filas.

En conferencia de prensa Luis Larraín, Presidente de los estudiantiles, se refirió a la decisión de traer al ex Boca Juniors a la dirección técnica: “El hecho de haber obtenido títulos en Argentina era un cartel suficiente. Fue una apuesta que no resultó y debemos reconocerlo”, dijo.

“Queremos llegar al próximo torneo con un plantel en las mejores condiciones posibles. Poner término ahora era lo más indicado para llegar a ese objetivo”, agregó.

Al ser consultado por el cuestionado José María Buljubasic indicó: “Su cargo está a disposición siempre. Es un cargo de confianza. Contamos que cuando su evaluación sea negativa y tenga que salir, vamos a contar con esa disposición. Ahora es más parte de la solución que del problema”, cerró.

Tras conocerse la desvinculación de Falcioni, a dos fechas del término del campeonato, se presentó a Patricio Ormazábal como técnico interino para suceder al trasandino.

Ormazábal, quien hoy dirigió su primera práctica, ya tiene antecedentes en el primer equipo. Formado en casa cruzada, obtuvo dos títulos en 1997 y 2002, se desempeña en las divisiones inferiores del cuadro católico. Asimismo, fue ayudante técnico del también interino, Rodrigo Astudillo.

Así, declaró sentirse orgulloso y contento “Lo primero, es un orgullo y contento también. Son dos partidos en este momento, pero sin duda ser entrenador de Católica en estos dos encuentros es una responsabilidad grande con el club, los hinchas y conmigo”.

Consultado por como veía el plantel comento: “Ellos son profesionales de esto y seguramente han pasado por situaciones así. Lo que ya pasó, está, decirles que tienen que terminar bien estos dos partidos, por ellos primeros y luego como grupo. Les ayudaremos lo máximo posible para sacar adelante estos últimos dos partidos”, finalizó.

Next Post

Fin de semana azul oscuro

Universidad de Chile dejó escapar su ventaja  de dos puntos en el Torneo Nacional, que le aseguraba la primera opción para campeonar, el culpable un excelente equipo de Barnechea que jugó como nunca y dejó a vista de todos las debilidades de un equipo cualquiera cuando no funciona. Relajo tal […]

Suscribete ¡AHORA!