La nueva Copa Chile

Desde 2018, el fútbol chileno sufrirá importantes cambios, entre ellos, la Copa Chile, que volverá a incluir a clubes del balompié amateur.

La Copa Chile es el certamen más tradicional del balompié nacional y durante 2018 sufrirá cambios relevantes, ya que dejara de ser propiedad de la Primera A y Primera B, para abrir paso a clubes de Segunda División y de la ANFA.

El torneo se seguirá jugando bajo la modalidad de eliminación directa, descartando de plano la opción de realizar una fase grupal. Se espera que los partidos de la competencia se jueguen los fines de semana, alternando con el Campeonato Nacional.

Además, otra de la modificaciones tendrá relación con la clasificación a copas internacionales, puesto que desde el próximo año la Copa Chile solo dará un cupo a Copa Libertadores. De esta forma, el ganador del certamen, que este año se adjudicó Wanderers, asegurara su cupo como Chile 4. No habrá cupo a Copa Sudamericana para el perdedor.

LA ÚLTIMA VEZ QUE ANFA ESTUVO EN COPA CHILE

La temporada 2012-2013, fue la última que incluyó a clubes de ANFA, en esa ocasión participaron ocho clubes: Colchagua, Deportes Linares, Deportes Quilicura, Deportes Valdivia, Enfoque, Provincial Talagante, San Antonio Unido y Trasandino.

Mientras que la mejor performance de un club ANFA desde el regreso del certamen se dio en la temporada 2008-2009, cuando Deportes Ovalle fue finalista, tras eliminar en esa campaña a Colo Colo y caer en la definición contra la Universidad de Concepción.