La paradoja “caturra”: Equipo concentrado, hinchada no considerada

Roberto Sánchez

Para el equipo el mensaje es uno: Mantener la concentración y el trabajo enfocado partido a partido. Se viene Ñublense y hay que mantener el tranco en casa.

Ha transcurrido un nuevo receso por fecha FIFA, el último del año 2014, y ahora se vienen las tres fechas finales del Apertura Scotiabank 2014, que tienen a Santiago Wanderers en una expectante tercera ubicación a tres puntos del líder Universidad de Chile, con Colo Colo apenas un punto más arriba que el Decano. Claro que a diferencia de los recesos anteriores, en que se lamentaba cortar el ritmo positivo (excepto el primero, que vino tras el empate con Audax y la caída por goleada ante Huachipato), esta ha sido una oportunidad para recuperar a los lesionados y disponer de ellos para la última fase de la temporada. Así, Franz Schultz superó los inconvenientes físicos que tuvo tras su desgarro y Roberto Gutiérrez dejó atrás el edema que le hizo perderse el partido con O’Higgins y los primeros 60 minutos en Antofagasta, lo que los convierte en opciones más que válidas para el once inicial de este sábado a las 18:30 horas en Playa Ancha ante el Ñublense de un (no tan) viejo conocido, el antecesor de Emiliano Astorga en la banca “caturra”: Ivo Alexis Basay Hatibovic.

Si bien las expectativas están bien arriba, tampoco hay que cegarse y hay que mantenerse como hasta ahora, en silencio, trabajando y preparando el partido a partido. Mientras Universidad de Chile y Colo Colo copan las páginas de la prensa deportiva con sus polémicas asociadas al arbitraje, al sistema de campeonato e incluso al arreglo de partidos – con todos los coletazos que traen los dichos del central albo Julio Barroso – mientras en Mantagua la mayor noticia (aparte de la opinión de Jorge Ormeño como capitán ante los dichos de Barroso) la protagonizó… el nuevo carnet de identidad chileno de Jorge Luis Luna, con las consiguientes bromas de que Sampaoli lo podría considerar para la “Roja”. Se ha mantenido el perfil lo más bajo posible y el foco de los jugadores y cuerpo técnico está en el trabajo, lo cual se agradece.

Es cierto, a la hora de pensar en el título la matemática no favorece pues se necesita un tropiezo por parte de Universidad de Chile para al menos darle alcance, sin embargo la expectativa no se pierde en la hinchada y en Valparaíso. La mejor prueba de ello son los más de 3.000 abonos vendidos para los dos partidos de local que quedan en el Apertura (Ñublense y Colo Colo), a falta de más de una semana para el primero de estos partidos, reflejo de la ilusión que existe en la ciudad.

Pero es claro que no todo son noticias positivas o ilusiones. Anoche la Sociedad Anónima hizo público el precio de las entradas individuales para el partido entre Wanderers y Ñublense, y – diciendo las cosas como corresponde – se han pasado por buena parte el acuerdo (lamentablemente verbal, pues no hay algo firmado y no hay sustento más allá de la palabra que cada vez tiene menos valor para la S.A.) sobre el congelamiento de precio para la galería. La información no miente y el precio de la entrada de Galería es de $5.000, casi el doble del precio acordado. Citando a Raúl Pérez Salas, representante de Wanderers en el Show de Goles, “Si quieren cobrar lo que quieran, construyan su propio estadio, porque para el Elías Figueroa no pusieron un solo centavo”. Favor no olvidar que el Estadio Elías Figueroa Brander es propiedad de Chiledeportes, que le arrienda el estadio a Wanderers y que solicitó el congelamiento de entradas de Galería a $3.000 por un par de temporadas, con excepción permitida para los denominados partidos “Clase A”. Sin afán de ofender a Ñublense, ¿este es un partido “Clase A”? Lo dudo, por más que la campaña del Decano esté a gran altura y que el rival ocupa el octavo lugar de la tabla.

Por cierto, el último partido del Decano será en Playa Ancha ante Colo Colo, y la Corporación Santiago Wanderers le ha solicitado a la S.A. (administradora del equipo profesional, y por ende del espectáculo) que se asigne solo el 5% del aforo disponible a la visita. La respuesta recibida fue que primero esperarán a lo que suceda este sábado ante Ñublense antes de decidir si considerarán la solicitud. ¿Acaso no confían en que el equipo llegará con chances de pelear el título a ese partido? ¿O será que necesitan generar ingresos y para ello decidieron darle una galería completa a la visita para cobrar allí $10.000 que saben que los hinchas de ese equipo pagarán porque siempre lo hacen cuando su equipo viene? Es momento de entregar un dato del último enfrentamiento entre Wanderers y Colo Colo, en Abril de este año. Colo Colo definía la obtención del título y solicitó un aforo de 42.000 personas, a lo que la Intendencia Metropolitana accedió. ¿Saben cuántas entradas pusieron a la venta para Santiago Wanderers? Exactamente 2.100 tickets, un 5% del aforo permitido. Más claro, echarle agua.

En resumen, la S.A. utiliza un estadio que no le costó un peso construir, consigue su arriendo a cambio de un acuerdo que no respeta y más encima para el partido final tiene en mente generar dinero a cambio de ceder una más que necesaria localía en una posible definición. El maldito negocio del fútbol arrasando con la deportividad y demostrando el escaso valor de la palabra y de las personas para el grupo que administra al Decano al menos hasta el año 2038. Definitivamente, no resiste mayor análisis para este columnista, que se hace total responsable de lo que escribe en esta ocasión.

De todas maneras, no hay que descuidar el factor deportivo y apoyar desde donde se estime conveniente – la cancha, la casa, un bar, etc. – a un equipo que en la cancha ha respondido y que se merece el aliento de cada porteño que sueña con repetir la alegría de hace 13 años. Porque más allá de lo divergente de los puntos de vista de dirigentes e hinchas, el hincha nunca debe olvidar que su tarea es apoyar a quienes defienden la camiseta “con honor, con valor”. Por lo mismo, el asunto es no olvidar que el sábado Wanderers recibe a Ñublense en Playa Ancha a partir de las 18:30 horas, buscando mantener su racha que ya lleva 7 triunfos en fila. Pese a todo, la consigna sigue siendo una sola: ¡Vamos Wanderers!

Next Post

La luz después de la oscuridad: El campeonato de 1984

El actual momento de Universidad Católica seguramente no tiene contentos a los que somos hinchas. Cuesta encontrar las palabras que logren dimensionar la frustración que experimentamos y que no tiene respuesta en la acción/reacción de quienes dirigen nuestro club. Sin embargo, y en un intento de ver el “vaso medio […]

Suscribete ¡AHORA!