Posted on

Casi tres décadas han pasado desde que se jugó el último clásico del norte grande en la máxima categoría del fútbol nacional. Esa vez con doblete de Cabrera y un tanto de Castillo, en el mundialista Carlos Dittborn, los ariqueños dieron cuenta de su eterno rival por 3-1. El descuento celeste corrió por cuenta de Víctor Hugo Sarabia.

En ese entonces, Deportes Arica luchaba por no descender, mientras que los dragones celestes tenían prácticamente asegurada su presencia en la división de honor. En esa época un triunfo visitante sepultaba casi toda opción ariqueña de mantener la categoría. El triunfo local dio un respiro a los de la ciudad de la eterna primavera, pero no bastó, ya que las derrotas ante Rangers y Cobreloa marcaron el descenso del cuadro morrino.

Si bien ambos elencos volvieron a encontrarse, tanto en segunda y tercera división, como así en  Copa Chile, el encuentro de este sábado es especial, ya que lo harán en el futbol de honor después de 27 años con 7 meses y 18 días (Sí, sí conté los años bisiestos), lo que hace de este clásico aún más espectacular.

Pese al tiempo transcurrido entre ambos encuentros, el de este fin de semana se asimila en demasía a aquel de los años 80’s, esto debido a que San Marcos de Arica se encuentra en la última posición de la tabla de promedios, en tanto, la buena campaña realizada en el torneo anterior tiene a Deportes Iquique asegurado en Primera A. Al igual que hace 28 años atrás un triunfo celeste quita casi toda opción de mantener la categoría al equipo santo y al torneo de transición solo le quedan dos fechas para su finalización, mismas fechas faltantes en 1985.

El historial entre sí en primera división marca una pequeña diferencia para los dirigidos por Luis Marcoleta, ya que han vencido en 3 oportunidades, contra 2 victorias celestes y 2 encuentros igualados y ya que hablamos del técnico ariqueño queda por señalar que él fue protagonista en el duelo de hace tres décadas atrás, donde vestía la camiseta de los “dragones celestes”.

Este sábado desde las 15 horas el Bicentenario Carlos Dittborn (mismo recinto de hace 28 años atrás) será testigo preferencial de un cotejo, donde sus protagonistas defenderán, no solo los colores de sus equipos, sino que de sus respectivas ciudades.