Posted on

La maquinita que tan bien aceitada tenía Mario Salas ha entrado en una espiral negativa en que la frustración y la impotencia por haber dejado ir puntos importantes en el torneo local, y por ser eliminados en Copa Sudamericana, hacen que el desafío del próximo sábado a las 18:00 hrs en el Estadio CAP ante Cobreloa, surja como el primer peldaño para volver a ser el equipo que todos queríamos ver semana a semana.

Al buscar las razones del evidente decaimiento en el juego y la energía que “el Campeón del Sur” ha mostrado en el último tiempo, nos vamos directamente al 17 de septiembre, cuando en el partido contra la Universidad Católica de Ecuador, el delantero Lucas Simón sufre un corte de ligamentos cruzados en la pierna derecha. El que hasta ese momento era el goleador del torneo con 10 goles en 8 fechas disputadas, no ha podido ser reemplazado de la mejor manera, y los socios que tenía dentro de la cancha (Arrué y Rodríguez) no han podido generar con otros lo que tan fácil lograban con el marplatense. Sin lugar a dudas desde ese momento que todo ha venido cuesta arriba para el equipo de Talcahuano.

Con una irregularidad que tiene al cuadro acerero con 3 derrotas en línea en el campeonato Apertura 2014-2015 (la última con un inapelable 3 a 0 a manos de O’Higgins en Rancagua), recibirán a otro necesitado de puntos. Acereros y Loínos están complicados en la tabla acumulado, por lo que el que resulte vencedor dará un paso importante por la permanencia en la división de honor. Pero como los problemas vienen en grupo, los dolores de cabeza de Mario Salas no nacen únicamente de los pocos puntos ganados o de la seguidilla de malos partidos desde septiembre pasado. Además de que el ex rugbista debe manejar la mencionada lesión de Simón, tiene que sumar a eso la baja por lo que queda del campeonato de Esteban “Chino” González, por una rotura de meniscos en la rodilla derecha. El panorama lo completa la expulsión en el partido en la sexta región del volante Nicolás Núñez.

Pero como hay que mirar hacia adelante e ir paso a paso, esperamos primero tener un gran partido este sábado (Con transmisión del CDF desde las 17:40 hrs), y que las ansias de ambos equipos se vuelquen a la cancha para entregarnos un lindo espectáculo. Los locales buscando encontrar el fútbol de siempre y los visitantes tratando de revertir una crisis bastante más profunda y transversal. Como dice el dicho: “Siempre hay alguien peor que uno”, y es el caso de Huachipato, que saldrá con lo mejor que tiene (ya explicamos que no es mucho) a rematar a Cobreloa y dar el salto que la octava región necesita.