Fuertes hemos sido siempre: Tres décadas de fútbol femenino en Chile

“Pase a comprar una brocheta, pizza, empanada. Tenemos también bebidas, jugos, café. Toda ayuda sirve para poder operarme y volver a jugar”, manifestó Maricela Pérez (27) a través de un micrófono el sábado 18 de mayo en una cancha cercana al metro Elisa Correa de Puente Alto. La futbolista de Unión La Calera se vio en la obligación de organizar un campeonato de futbolito masculino que buscó reunir fondos para su operación.

La jugadora fue parte de las 870 deportistas adultas que conformaron el Torneo Femenino 2019 federado por la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP). Donde predominó la ausencia de contratos, remuneraciones, las vulneraciones a los reglamentos y leyes, incluyendo al Código del Trabajo.

¿Pero por qué debía realizarse una operación delicada y costosa? Dos meses antes, el domingo 24 de marzo, la futbolista iba por la orilla de la cancha en dirección al arco contrario. Allí echó a correr el balón cuando se le quedó enganchado el estoperol del zapato en el césped del Estadio Militar. En ese preciso instante sintió sonar su rodilla y sabía que se vendrían momentos complicados para su carrera. El diagnóstico fue claro: corte de ligamento cruzado anterior con rotura de meniscos. Y el mensaje del club también fue claro: Maricela no tenía contrato con la institución pese a que su accidente fue en el campo defendiendo sus colores, y ellos no se harían cargo de ningún costo de la operación.

La centrocampista sufrió esta contusión durante el partido que jugó su equipo ante O’Higgins de Rancagua válido por la primera fecha del Campeonato Femenino de Primera B 2019. Certamen que tuvo a las ‘cementeras’ compartiendo grupo -en la zona centro- con San Luis, Unión Española y Boston College.

El caso de Maricela Pérez refleja la desprotección absoluta en la que se encontraron las jugadoras que participaron del Torneo Nacional de Fútbol Femenino organizado por la ANFP la temporada anterior. Pero no es un caso único: ningún equipo del campeonato tuvo contratadas a todas sus deportistas. Cuestión que desembocó en constantes humillaciones, incumplimiento de reglamentos, desapego a las legislaciones y falta de fiscalización por parte de los organismos correspondientes.

Para afrontar este tipo de situaciones han surgido organizaciones que las mismas futbolistas han conformado y proyectos de ley que se discuten en la Cámara de Diputados. Aprovechando la mayor visibilidad que ha tenido el balompié femenino durante los últimos dos años en el país y el empoderamiento que ha adquirido la mujer en Chile y el mundo. Por un lado, la ANFP apuesta a configurar la actividad como un producto antes de desarrollarla, pero en la otra vereda las deportistas exigen ser reconocidas como trabajadoras esperando el cumplimiento de los estándares laborales mínimos para acabar con décadas de olvido.   

Maricela Pérez durante un partido ante Universidad Católica. Fotografía: Instagram.

“Fue lo más trágico después de la pretemporada. Haber entrenado, ido al sur con mis compañeras, padecer la lesión en el primer partido fue terrible al principio. Ya después tuve que asumir los costos, tratar de buscar ayuda en lo que más se pueda. Creo que estar afuera es un poco triste, pero también es aprendizaje”, indicó la jugadora nacida en Puente Alto.

El fútbol femenino en Chile se rige por el reglamento del fútbol joven. La reglamentación señala en su artículo 39 que “los gastos médicos originados en la recuperación de lesiones sufridas por los jugadores en los entrenamientos o durante los partidos, serán de responsabilidad del respectivo club, debiendo el directorio de la Comisión, velar porque las instituciones cumplan con esta obligación. No obstante, lo anterior, la responsabilidad del club cesará si el jugador se atiende con un médico o clínica no autorizada o desconocida por el club, teniendo dicha institución un servicio adecuado. Esta situación la calificará la Comisión Nacional”.

La deportista dice que el abandono es absoluto por parte del club porque “en la dirigencia no nos conocen, no saben dónde entrenamos y van a saber de una lesión nuestra. Quizás vieron algo en televisión. Nunca he recibido alguna respuesta a los correos, no les pido que me financien todo, sino que quiero recibir una ayuda, ya que el costo de la operación es muy alto, son dos millones de pesos. Ahora estoy en proceso preoperatorio, ya debería operarme pronto. Cuesta mucho juntar el dinero y tampoco recibo alguna respuesta de Calera. Ellos nunca se han interesado por nosotras”.

Maricela no cuenta con un contrato que la respalde en la institución. Algo que se repite entre sus compañeras y el cuerpo técnico. No existe remuneración ni soporte económico alguno por parte de Unión La Calera. De hecho, todo en el equipo femenino funciona de manera autogestionada. Cuestiones como la indumentaria de entrenamiento, la vestimenta para los partidos oficiales, los balones para entrenar y los viajes son financiados por el plantel, ya que las jugadoras deben pagar una mensualidad. Algo que ocurre frecuentemente en las escuelas de fútbol.

La atleta plantea que tenía más beneficios y regalías jugando por el equipo del supermercado Líder, donde trabajó hace algunos años. “Cuando trabajé ahí me llamaron porque jugaba bien. Me acomodaban los horarios, teníamos colaciones, una furgoneta que nos llevaba y nos traía. Nos daban té, agua, nos iban a dejar. Desafortunadamente en el fútbol profesional tenemos que pagarnos el transporte, nuestras colaciones. Se ve más compromiso a nivel de empresas que en la Asociación Nacional de Fútbol Profesional”.

A la joven puentealtina le gusta tocar guitarra, ver series, escuchar música y escribir. Tiene un carácter extrovertido, es muy sociable y ha trabajado en una serie de rubros, casi siempre de manera independiente. Comenzó en la artesanía, luego se dedicó a la gastronomía y ahora vende tarros de miel promocionándolos por redes sociales. Anteriormente también trabajó en la zapatería Leyendas.  

Pérez dice que desde pequeña le gustó este deporte. En las diferentes canchas sufrió discriminación por parte de los adultos, mientras que sus amigos o amigas de la misma edad solían escogerla en sus equipos por el talento que tenía. A los 14 años vio un reportaje en el Canal del Fútbol (CDF) sobre el equipo Mirador de Puente Alto, donde buscaban mujeres. Se fue a probar y quedó escogida, oportunidad en que pudo conocer a Fernanda Pinilla, una de sus grandes amigas, seleccionada nacional en el Mundial de Francia 2019. La amistad perdura hasta hoy, incluso la actual futbolista del Santa Teresa Club Deportivo (España) le regaló una camiseta de la Selección Chilena firmada por sus compañeras para que fuera subastada y poder reunir los fondos necesarios para la operación.

Cuando la familia se enteró de la lesión se sintieron molestos, pero el sentimiento no se tradujo en acciones concretas. Esto porque las vulneraciones, los abusos y el olvido hacia la actividad se hicieron costumbre a lo largo del tiempo. “A mis padres al inicio les molestaba todo esto, pero siempre quedaba solo en eso”, expresó Maricela.

Las encargadas de forjar el camino

Un grupo de mujeres sale al estadio Willie Davis (Brasil) y siente temor al escuchar el grito ensordecedor de 17 mil personas que lanzan bombas de ruido para recibir a la selección local. Se trata de la primera Selección Chilena Femenina de la historia, la cual se había formado tras una convocatoria por la prensa para armar un equipo que representara al país en el torneo clasificatorio al Mundial de China 1991.

Isabel Berríos (55) fue una de las que atendió este llamado y quedó seleccionada para disputar la competición que daría un cupo al primer torneo planetario de mujeres. “Nosotras jamás habíamos jugado ante tanta gente. Cuando salimos del túnel tiraron bombas de ruido y sentimos eso, nos quisimos devolver, nos dio susto. Entramos nerviosas porque vivimos una realidad que jamás habíamos vivido, de jugar en el barrio con vecinos que te tienen cariño, ahora contra miles de personas. Cada vez que Brasil tomaba el balón, el estadio entero gritaba. Era como si se te vinieran encima, entonces atinamos meramente a defender, no teníamos ni la estrategia ni la capacidad de hacer otra cosa”, dijo la ex centrocampista.

Isabel Berríos (55) formó parte de la Primera Selección Chilena de la historia. Además, forjó a muchas jugadoras importantes del balompié nacional.

La directora técnica lleva toda una vida ligada a este deporte, donde ha podido forjar en su crecimiento a importantes jugadoras del balompié nacional. Además, vivió la discriminación y ha visto la lucha de las mujeres en torno al desarrollo de la actividad. “Estaba jugando en una cancha cerca de mi casa, a una cuadra más menos. Yo jugaba muy bien. Mi mayor virtud era la habilidad: me las pasé a casi todas y entré con el balón hasta el arco. Había mucha gente que me seguía en el sector y estaban aplaudiendo. Yo salí corriendo con los brazos levantados cuando vi a mi papá, que nunca me había dado permiso para jugar. Con el mismo vuelo que iba corriendo me arranqué para la casa. Estuve toda la tarde escondida esperando que me acusara con mi mamá y me retara. Al final no fue así. Él comentó que vio una jugadora muy buena, pero no me reconoció”, manifestó la adiestradora.

“Antes cuando jugabas, sentías que estabas cometiendo una falta, tú tenías cargo de consciencia, estabas haciendo algo a escondidas, tenías que arrancarte para jugar a escondidas de la mamá, el papá, que no te vieran. Entonces yo creo que hoy las mujeres ya sienten que es un derecho ganado de ellas. Nadie las puede cuestionar, nadie las puede tildar porque ellas como mujeres han defendido un espacio, por el cual luchamos tanto nosotras. Y creo que lo han hecho bastante bien”, agregó la primera mujer titulada como entrenadora en Chile (desde el Instituto Nacional del Fútbol).

La ex futbolista se enteró en febrero de 1991 -a través de los medios de comunicación- que estaban buscando jugadoras para conformar la primera ‘Roja’ de mujeres. Esto porque la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA) había dictaminado que China organizaría el primer Mundial femenino, por ende, era necesario realizar un torneo en Sudamérica para elegir al representante de este lado del mundo.

En aquella competición jugaron Brasil (país organizador), Venezuela y Chile. La Selección Nacional cayó por 6-1 ante las locales, mientras que ante las venezolanas lograron un triunfo por la cuenta mínima (la primera victoria en la historia por partidos oficiales). De esta manera, terminaron en el segundo lugar, pero no pudieron lograr la clasificación a la cita planetaria.

El plantel de la Selección Chilena estuvo integrado por 18 deportistas, las cuales debieron dividir sus jornadas diarias en estudios, trabajos y entrenamientos (situación que se repite en todos los clubes nacionales hasta el día de hoy). Además, para el torneo utilizaron la vestimenta que sobró de los hombres. “Como la Federación de Fútbol de Chile no estaba preparada, nos dieron una ropa verde, una polera verde y un short fosforescente, ahí todos creían que éramos la selección de Brasil, de hecho, en el hotel jugábamos con las brasileñas y apostábamos las camisetas, ellas estaban felices porque eran del color de su país”, contó Berríos.

Tras la competición, las jugadoras se ilusionaron con ser parte de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional, pero aquello no fue posible porque los clubes no les ofrecían contratos de trabajo. De esta manera, fueron bienvenidas en la Asociación Nacional de Fútbol Amateur (ANFA), en donde se logró establecer un campeonato con algunos elencos que prestaban sus nombres para competir como Universidad de Chile, Audax Italiano, Unión Española y Everton.

La mayor parte de la década del ‘90 transcurrió con las escuadras financiándose con bingos y rifas producto de los problemas económicos. Además, las futbolistas recibieron el rechazo por parte de sectores del periodismo y algunos jugadores profesionales. “El fútbol femenino no me parece bonito porque creo que la mujer pierde esa condición natural de ser femenina”, indicó Pablo Galdames (ex seleccionado nacional) a la revista La Rabona en 1996.

Hombres de la prensa fueron más allá en sus ataques contra las mujeres que se dedicaban a este deporte. El fallecido relator Carlos Alberto Campusano dijo que “el fútbol no está hecho para la mujer. Lo único positivo que tiene es el cambio de camisetas. En este deporte la mayoría de las mujeres no son verdaderas mujeres, sino que son lesbianas”.

Francisco Mouat (periodista actualmente de Radio ADN) escribió en 1992 una columna llamada ‘La Culpa No Es del Chancho’ en la revista Don Balón. En ella planteaba que el fútbol femenino era una humorada y no lograba comprender cómo se convirtió en una práctica amateur oficial. Además, añadió que era probable que las deportistas agarraran del pelo a las árbitras ante un cobro erróneo.

Balón al piso en la ANFA

Una de las futbolistas que jugó en los torneos organizados por la Asociación Nacional de Fútbol Amateur es Karen Frez (40), actual guardameta y fotógrafa de Unión La Calera. La jugadora lleva 17 años dedicada al fútbol donde ha defendido las camisetas de Unión Española, Santiago Morning, Botafogo Las Condes y Boston College. También es operadora en sistemas y trabaja en Uber Eats para ganar dinero extra.

En ANFA casi todos los partidos eran con equipos de acá (Santiago) en canchas de pasto natural, pero que no estaban buenas. Ahora el campeonato organizado por la ANFP es mucho más amplio, cuando viajas puedes encontrar canchas que son de pasto sintético y natural, los equipos te dan los implementos, antes era jugar a la pelota con una camiseta y representando a un equipo nada más. Ahora igual las cosas son diferentes, pero monetariamente se vive la misma pobreza y casi todo es autofinanciado por cada jugadora. No hay diferencia más que un nombre que diga campeonato ANFP”, señaló la arquera.

“Cuando ingresamos a la ANFP todas pensamos que por fin se iba a profesionalizar el fútbol, pero al final fue un cambio de nombre para el torneo. Es como jugar a nivel amateur, nadie recibe dinero, no hay auspicios, participan los clubes con sus nombres, solamente que el campeonato lleva el nombre de la asociación y ellos te entregan las medallas, pero nada más”, agregó la jugadora que actualmente se recupera de una rotura de meniscos y ligamentos cruzados de la rodilla derecha.

Karen Frez (quinta de izquierda a derecha) sujeta la bandera de Santiago Morning.

A nivel planetario se vivieron hechos alentadores. A partir del Mundial de China 1991 se comenzaron a hacer este tipo de torneos cada cuatro años. Además, para los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996 se estableció que la disciplina sería parte de la competición. Esto alentó el desarrollo en diferentes partes del mundo, pero en Chile la situación se mantuvo inalterable en muchos aspectos. Varios compromisos se jugaron en canchas de tierra, no existían los cuerpos técnicos que trabajasen con el plantel y muchos entrenadores, ejercían como tales sin los estudios correspondientes. Algo que iba en contra del desarrollo de la actividad.

La estructura futbolística nacional impactó en el rendimiento de la Selección Chilena. No clasificaron para el Mundial de Suecia 1995 ni el de Estados Unidos 1999. Mientras los medios deportivos chilenos se enfocaban en la eliminatoria de la ‘Roja’ masculina hacia Francia 1998 y el glorioso presente de Marcelo Ríos, quien llegó al número uno en el ranking de la Asociación de Tenistas Profesionales (29 de marzo de 1998).

El sociólogo deportivo, Francisco Herrera plantea en su ensayo ‘Identidad y Deporte en Chile: La exclusión deportiva del producto identitario’ que el fútbol femenino no se ha desarrollado en el país porque no ha sido configurado como parte de la industria deportiva, lo mismo que sucede con las otras expresiones que tiene esta disciplina (joven, adaptado, amateur). “El principal problema que se presenta en torno a la identidad futbolística en Chile, reside en que se transformó en un producto institucionalizado, dejando de lado a diversos actores que podrían aportar en una identidad más real y vinculada a los desarrollos deportivos. En este punto, influyen ciertos aspectos legales que terminaron por configurar una nueva realidad organizativa del fútbol y, por ende, desde ahí plantearon una forma de expresión que se fue alejando de la esencia básica, reemplazándola por una expresión inventada. En el fútbol chileno ya no importan las historias, no interesan los procesos, nos hemos vinculado en la inmediatez del éxito, en base a un modelo económico que desarrolla ahora a los clubes como empresas y les exige la acumulación, inversión y ‘éxito’ como componentes básicos de una identidad difícil de plasmar”.

“Esto tiene que ver con un proceso político social vivido en Chile y que aún no está del todo resuelto, la dictadura cívico – militar establecida en el país entre 1973 y 1990. Se planteó una visión capitalista de la sociedad, lo que no sólo afectó a la esfera política, social o económica, sino que también al mundo del fútbol, tratando de romper las lógicas organizativas existentes desde antaño, en la década de 1950 y 1960. Este quiebre, claramente mella la capacidad identitaria del fútbol chileno en torno a sus propias construcciones, influyendo en forma externa desde una perspectiva que hasta la actualidad, configura el fútbol chileno desde una visión institucional y netamente ligada al profesionalismo futbolístico, uno que se forjó en base a razones capitalistas con lógicas de mercado, pudiendo evidenciar el hecho de que ‘el fútbol – empresa es la aplicación de las nuevas teorías económicas neoliberales de los Chicago – Boys al ámbito del fútbol. Éstos debían suponer la organización de los clubes de fútbol como empresas, con una estructura dirigencial formada por profesionales competentes en todas las áreas’”, se añade en el texto.

Una década de cambios para el fútbol femenino

La llegada del nuevo milenio (año 2000) trajo consigo una serie de desafíos para el fútbol chileno. Tras los mandatos de Abel Alonso y Ricardo Abumohor en la década anterior, este siglo comenzó con las presidencias de Mario Mosquera, Miguel Bauzá, Reinaldo Sánchez y José Abdalah en la Asociación Nacional de Fútbol Profesional. Etapas que se caracterizaron por no realizar cambios sustanciales al fútbol femenino, el cual se siguió jugando al alero de la Asociación Nacional de Fútbol Amateur. Aunque también se desarrollaba el campeonato FENAUDE (Federación Nacional Universitaria de Deportes) con elencos representados por universidades estatales, la liga Santiago Oriente con foco de desarrollo desde la edad escolar y la Copa FEM, en donde veían acción universidades privadas y estatales.

Las competencias internacionales de selecciones se siguieron desarrollando, pero Chile no llegó a ninguna. No clasificó a los mundiales de Estados Unidos 2003 ni China 2007 y tampoco a los Juegos Olímpicos de Sidney 2000, Atenas 2004 y Beijing 2008. En las competiciones para selecciones menores, la situación se repitió.

Durante el mandato de Reinaldo Sánchez en la ANFP se organizó el Campeonato Sudamericano Femenino Sub 20 de 2006, torneo que se jugó en Viña del Mar y Valparaíso. En aquella oportunidad, la ‘Roja’ quedó eliminada en primera ronda, pero Isabel Berríos (ayudante técnica de Osvaldo Hurtado en el torneo) aterrizó lo ocurrido durante el certamen. “No había tanto conocimiento todavía, las exigencias no eran las mayores. Hoy día esta Selección que fue al Mundial de Francia, tuvo todas las posibilidades de trabajo, de partidos y todo. En ese momento el Sudamericano fue inesperado y se hizo todo muy rápido, pero creo que anduvo bastante bien, jugamos la clasificación con Perú al final, pero nos llevaban bastante ventaja en cuanto a conformar el fútbol femenino en su trayecto”.

La adiestradora también recuerda el importante paso que significó para las mujeres, el hecho de que comenzaran a llenar las aulas del Instituto Nacional del Fútbol, en donde fue la única fémina de su generación y la primera en titularse como directora técnica en 2006. “Este era un instituto hecho por hombres, no era fácil la metodología, todo era dirigido por varones, en muchas de las materias que nos pasaron no venía incorporado el aspecto femenino. En la parte medicinal, siempre se hablaba de contextura, musculatura, el sistema cardiovascular del hombre, todo era referido a ellos. Lo mismo que el espesor de los huesos, yo empecé a hacer preguntas con respecto a la mujer porque estaba con el fútbol femenino. Los profesores se complicaban, no me sabían contestar, eso dio pie para que ellos se informaran y en la clase siguiente me contestaban”.

“Fue muy importante este paso que se dio, incorporamos a la mujer en conocimiento y metodología. Y después que salí yo, entraron muchas mujeres, me enteraba que ya no había muchas diferencias, tenían camarín, lo cual no existía antes. De hecho, previo a eso no había experiencias en mujeres, tuve que hacer una carta para que me incorporaran. En lo personal creo que se abrió una puerta inmensa que por muchos años estuvo cerrada para nosotras”, añadió la estratega que trabajó en la formación de muchas futbolistas contemporáneas importantes (Carla Guerrero, María José Rojas, Natalie Quezada, Maryorie Hernández, Carolina Armijo, Geraldine Leyton, María Francisca Mardones y Daniela Pardo, entre otras).

Uno de los hechos más relevantes para entender esta etapa del balompié nacional ocurrió en 2005 con la promulgación de la ley 20.019, en donde se buscaba que los clubes sociales y deportivos fueran reemplazados por las Sociedades Anónimas buscando una mejor administración, modernización estructural y acabar con las deudas que las escuadras arrastraban hace décadas. “Los ataques desde los medios eran despiadados, así como las noticias sobre jugadores impagos, clubes en bancarrota y dirigentes ladrones. Paulatinamente se fue creando un ambiente propicio para el cambio. Dada la envergadura social que tiene el fútbol, resultaba inconcebible para los grandes intereses económicos mantenerse al margen de una dinámica tan potente. La estructura, que había durado con pequeñas variaciones algo más de siete décadas, sería desmantelada de manera eficaz en menos de cuatro años. Pero el golpe debía ser contundente, a prueba de dudas o voces críticas. Es aquí donde entra la quiebra de Colo Colo”, escribió en 2014 el periodista deportivo Juan Cristóbal Guarello en su columna ‘La Doctrina del Shock’.

“Con la ANFP superviviendo apenas y Colo Colo en la quiebra en 2002, era cosa de ir cerrando el cerco para obtener una victoria completa aprovechando la coyuntura. El cambio fue violento, sin espacio para el análisis o los matices. Un todo o nada dogmático y totalitario. Es sintomático como se aceleró la transformación de los clubes sociales y deportivos en meras sociedades anónimas cuyo único objetivo es generar dinero. El estado, tal como se hizo en las privatizaciones en los años ochenta, tuvo un rol activo en el proceso. Hizo una ley leonina donde las instituciones tenían todo tipo de ventajas tributarias si se convertían en sociedades anónimas, mientras que el mantenerse como meros clubes deportivos se hizo insostenible. Además, y esto es fundamental, el nuevo esquema saca del mapa a los hinchas (socios), facilitando el control y la operación, dejando a los dueños de las sociedades anónimas inmunes a las críticas y la disidencia. Fue un vendaval de medidas extremas y publicidad frontal”, agregó el comunicador.

Francisco Herrera refuerza esta idea mercantil que se apoderó del fútbol nacional en su ensayo ‘Sociedades Anónimas Deportivas Profesionales en Chile: el mito del desarrollo organizacional en torno al fútbol profesional’, en donde señala que “organizativamente, el fútbol chileno dio pie a la instauración del fútbol-empresa como nueva forma de llevar a cabo la disciplina, para lo cual, la mejor manera de sustentar el modelo es por medio de la conjunción de actores estatales y privados. La irrupción de las S.A.D.P responde también a la configuración internacional del fútbol, donde de no entrar en esa lógica, al parecer no se tendría cabida, conllevando a la tendencia isomórfica y mimética en las organizaciones. El mito en torno a la Ley 20.019 apunta a que aun cuando este modelo no ha tenido un desarrollo equitativo dentro del campo, habría propiciado el desarrollo del ambiente futbolístico chileno, cuando lo cierto es que tan sólo reordenó y modificó las lógicas, pero no propició un desarrollo igualitario ni funcional al nuevo campo”.

La quinta presidencia de este siglo le correspondió a Harold Mayne Nicholls en la Asociación Nacional de Fútbol Profesional. El periodista ganó la elección el 3 de noviembre de 2006 y asumió el 15 de enero de 2007. Durante su mandato se desarrolló el Mundial Femenino Sub 20 (2008) y el primer Sudamericano Femenino Sub 17, ambos jugados en Chile.

Mayne Nicholls concretó el anhelado cambio de federación en 2008: ahora el fútbol femenino pertenecía a un ente profesional. Y para aquello se creó un torneo que comenzó en mayo. Competencia en la que participaron 14 clubes: Audax Italiano, Colo Colo, Everton, Ferroviarios, Deportes Melipilla, O’Higgins, Provincial Osorno, San Luis, Santiago Morning, Santiago Wanderers, Unión La Calera, Unión San Felipe, Unión Española y Universidad de Chile.

El hecho de que ahora las deportistas estuvieran federadas en la Asociación Nacional de Fútbol Profesional traía consigo una serie de responsabilidades en cuanto al cumplimiento de las legislaciones laborales. Porque ahora se estaba hablando de una actividad que debía ser remunerada según la ley que regula las Sociedades Anónimas Deportivas Profesionales.

La ley 20.019 se promulgó el 5 de mayo del 2005. En ella se menciona que “son organizaciones deportivas profesionales aquellas constituidas en conformidad a esta ley, que tengan por objeto organizar, producir, comercializar y participar en espectáculos deportivos”. Además, se señala que las “organizaciones tendrán por característica que sus jugadores sean remunerados y se encuentren sujetos a contratos de trabajo de deportistas profesionales”.

La abogada litigante Bárbara Salinas ha tenido participación en muchos medios de comunicación explicando las diferentes situaciones legales que rodean a los deportistas y sus federaciones. En 2013 recibió el premio 100 Mujeres Líderes que entrega la agrupación Mujeres Empresarias y la sección Economía y Negocios del diario El Mercurio. Por aquella razón analiza lo que ocurre con el balompié femenino.

La letrada considera que la ley 20.019 no se cumple porque “en la práctica no está siendo respetada esta ley al igual que el Código del Trabajo, que regula y que tiene un apartado especial respecto de los contratos de deportistas profesionales, incluso habla de jugadores de fútbol. Tanto es así que por ejemplo se establece que los jugadores o jugadoras profesionales, a diferencia de los trabajadores normales -que no sean deportistas o futbolistas- tienen que firmar tres ejemplares porque uno de ellos tiene que estar inscrito en los diez días siguientes en los registros de la ANFP. Y también lo establece así la Federación de Fútbol de Chile. Una de las razones por las cuales se aprueba esta legislación, aparte de la quiebra inminente de casi todos los clubes era precisamente proteger y resguardar a los jugadores y jugadoras de fútbol profesional. Ese era uno de los principales objetivos”.

“Eso fue lo que se planteó, establecer los mecanismos en donde los clubes tienen que pagarles cotizaciones provisionales, recordemos que antes de las quiebras en los clubes, uno de los grandes problemas era que los jugadores no recibían los sueldos, no se les pagaban sus cotizaciones, entonces el espíritu de esta ley tiene que ver con el respeto y el apego irrestricto a la legislación laboral. Aun cuando no lo hubieran colocado en esa ley bastaba con lo que establece el Código del Trabajo, pero sin embargo lo refuerza. En todas las regulaciones que tienen que ver con la actividad del fútbol profesional -hombres y mujeres- está la exigencia de que exista un contrato de trabajo. Y no se cumple. La regla general es que las jugadoras no tengan contrato. A las que no se les hace contrato son a las mujeres. Y tienen exactamente el mismo derecho que el de los hombres profesionales a exigir un contrato. Esto es un incumplimiento explícito de los clubes porque el fútbol profesional femenino no puede ser amateur. La calidad o calificación de profesional es incompatible con el amateurismo. Los clubes (SADP) deben por ley laboral y por normas de la ANFP, CONMEBOL y FIFA suscribir contratos de trabajo con sus jugadoras, inscribirlas como tales en sus equipos, en la Asociación Nacional de Fútbol Profesional y en los torneos porque de lo contrario están vulnerando cualquier tipo de reglamentación y legislación tanto en la institucionalidad del fútbol como la gubernamental en Chile”, agregó la licenciada.

El título dos, capítulo seis del Código del Trabajo se refiere al contrato de los deportistas profesionales y trabajadores que desempeñan actividades conexas. Desde un inicio, en las definiciones se establece al deportista profesional como “toda persona natural que, en virtud de un contrato de trabajo, se dedica a la práctica de un deporte, bajo dependencia y subordinación de una entidad deportiva, recibiendo por ello una remuneración”. Además, se indica que la entidad deportiva es “la persona natural o jurídica que utiliza los servicios de un deportista profesional, o de un trabajador que desempeña actividades conexas, en virtud de un contrato de trabajo”.

La propia ANFP tiene en su sitio web un documento que hace referencia al reglamento de las Organizaciones Deportivas Profesionales. Dentro del mismo se menciona que “las organizaciones deportivas que se encuentren participando actualmente en actividades o torneos deportivos profesionales, cualquiera sea la normativa bajo la cual se hayan constituido, deberán haber adecuado sus estatutos a las normas de la ley N.º 20.019 y este reglamento, a más tardar el día 7 de noviembre de 2006. Una vez perfeccionada dicha adecuación, las referidas organizaciones deportivas deberán dar cuenta de ello al Instituto y a la Superintendencia, y a partir de ese momento quedarán sometidas a la fiscalización y supervigilancia de ambas entidades”.

La misma ley 20.019 establece que las organizaciones deportivas profesionales -en este caso los clubes participantes del campeonato- se deben incorporar a un registro donde deben acreditar su membresía a una asociación, para estos efectos la ANFP. Además, el artículo seis dispone que dentro de los requisitos para mantenerse en dicha federación deberán operar sobre la base de un presupuesto de ingresos y gastos, presentar balances auditados ante la Comisión para el Mercado Financiero y la Asociación Nacional de Fútbol Profesional. Mientras tanto, en el artículo nueve establecen que se debe estar al día en el pago de las obligaciones laborales con sus trabajadores. Siendo la propia ANFP, quien debe aprobar los temas financieros y fiscalizar el cumplimiento de los deberes para los trabajadores y trabajadoras, para así no ser desafiliados.

Las Sociedades Anónimas Deportivas Profesionales han considerado solamente al fútbol masculino y sus planteles profesionales como parte de la S.A, por ende, el balompié femenino siguió funcionando supuestamente al alero de los Clubes Sociales y Deportivos o como parte de las corporaciones sin fines de lucro. Lo cual derivó en que no recibieran aportes de ningún tipo y se desconociera la relación de subordinación entre las instituciones y sus trabajadoras porque se hablaba de la rama de fútbol para mujeres y se le excluía del profesionalismo.

Mientras tanto el balón seguía rodando. El Mundial Sub 20 apareció como una buena oportunidad de desarrollar la disciplina y su infraestructura. Para la ocasión se construyeron los estadios Bicentenario en Coquimbo, La Florida, Chillán y Temuco. Aunque en la práctica solo el recinto floridano ha sido ocupado constantemente por las jugadoras de Audax Italiano, tanto para entrenamientos y duelos oficiales. 

Para la construcción de estos espacios fue importante el apoyo del gobierno de Michelle Bachelet. La Presidenta de la República fue la primera mujer en ser escogida para el cargo en la historia del país y durante su mandato el país albergó la cita planetaria.

Para afrontar de buena manera la competición asumió Marta Tejedor como entrenadora de la ‘Roja’ Sub 20. La ex futbolista dirigió al Atlético Madrid Sub 20 antes de llegar a suelo nacional y se recibió con la mejor calificación como entrenadora en su generación. La española al recordar dicha etapa mencionó que “cuando vi el equipo que teníamos dije ‘uf, necesitamos un milagro’. Encontré un grupo de niñas muy jóvenes que entrenaba un par de tardes por semana con muy poca cultura táctica, con muchos problemas de sobrepeso, con muy poco desarrollo de la condición física”.

La Selección disputó 32 partidos durante 2007. Estos amistosos tenían la finalidad de que el plantel conociera la alta competencia y tuviera una preparación adecuada en el ámbito físico y táctico. Para la oportunidad también se realizó una gira por Europa, en donde el saldo fue positivo (doce victorias y cuatro empates).

La temporada 2008 sirvió para que las jugadoras siguieran con la preparación a alto nivel. Allí jugaron el “Torneo Cuatro Naciones” donde acabaron en el segundo lugar alcanzando cuatro puntos. En la oportunidad vencieron por la cuenta mínima a Inglaterra, empataron 3-3 ante Noruega y cayeron por 1-5 ante Estados Unidos. Esta competición se jugó en el estadio La Portada de La Serena.

Posteriormente las dirigidas por Tejedor ganaron el “Torneo Internacional Femenino”. Ocasión en que consiguieron sendas victorias por 2-0 ante Costa Rica, 4-1 contra Honduras y 10-0 frente a Trinidad y Tobago. De igual manera, ganaron una competición amistosa midiéndose a cuatro selecciones de desarrollo olímpico provenientes desde Estados Unidos (se consignan tres triunfos y un empate). 

La ‘Roja’ también disputó el Sudamericano Sub 20 en Brasil (como invitadas ya que tenían asegurada su clasificación al ser el país sede del Mundial). Allí el balance no fue positivo, puesto que accedieron a la ronda final, pero no pudieron sumar unidades en la instancia decisiva. Una señal de alerta para el plantel y cuerpo técnico comandado por la entrenadora europea.

La Selección Chilena tuvo su debut mundialista el 19 de noviembre de 2008. En aquella oportunidad, la ‘Roja’ cayó por 2-0 ante Inglaterra en el estadio Bicentenario Francisco Sánchez Rumoroso de Coquimbo, duelo que fue transmitido en horario estelar por la televisión abierta. Algo que marcó un precedente importante para el fútbol femenino, porque pudo ser observado por la ciudadanía en Chile.

La jornada del 22 de noviembre era vital para las pretensiones nacionales. En el segundo compromiso de la fase de grupos, el combinado chileno perdió ante Nueva Zelanda por 4-3 (goles de María Francisca Mardones, Daniela Pardo y Daniela Zamora). Posteriormente, el equipo liderado por Christiane Endler se despidió del torneo cayendo por 2-0 ante Nigeria en el estadio Bicentenario Germán Becker.

Finalizada la competición se volvió a la realidad local. Para 2009 se comenzó a transmitir un partido semanal del Torneo de Primera División Femenino en el Canal del Fútbol (CDF). Además, se creó la Copa Chile SERNAM (Servicio Nacional de la Mujer), en donde se incluyó a los elencos de la Asociación Nacional de Fútbol Amateur.

Paralelamente importantes resultados fueron conseguidos por las deportistas. La ‘Roja’ Sub 17 logró una histórica clasificación -la primera en cualquier categoría- al Mundial de Trinidad y Tobago 2010. Las dirigidas por Ronnie Radonich fueron subcampeonas del Sudamericano jugado en Brasil donde destacó la participación de Camila Sáez, Claudia Soto, Fernanda Pinilla, Rocío Soto, María José Urrutia y Yanara Aedo. Futbolistas que también dijeron presente en Francia 2019.

Chile posteriormente no tuvo una buena participación en el campeonato planetario y quedó eliminado en primera ronda. En aquella oportunidad cayeron ante Trinidad y Tobago, Corea del Norte y Nigeria. Lo cual, hizo que el conjunto nacional se devolviera con las manos vacías.

Oceanía fue testigo del primer título para una Selección Chilena

Antes de que la ‘Roja’ masculina consiguiera las Copas América de 2015 y 2016, un grupo de mujeres adolescentes logró el primer éxito a nivel de Selección en los Juegos Olímpicos de la Juventud Singapur 2010. En aquella oportunidad la escuadra nacional Sub 15 ganó la medalla de oro superando a Guinea Ecuatorial en el duelo decisivo. Única presea dorada ganada por un deporte colectivo en la historia del certamen -tanto adulto como juvenil- por Chile.

Con Mayne Nicholls se comenzó a hacer el ‘Día del Fútbol Femenino’ los primero de mayo en Quilín. A la cita llegaban jugadoras de todo el país a jugar por horas. Ocasión en que Rodrigo Valdés (entrenador del combinado nacional) aprovechó de ver buenos elementos para su equipo porque no existían los torneos en la categoría Sub 15.

“Cada club tenía una base de jugadoras menores, las que participaban en la categoría Sub 17 y nosotros hicimos una serie de pruebas de jugadoras, llamamos a los clubes para que enviaran a sus futbolistas”, recuerda el entrenador. “Dentro de ellas me acuerdo de Javiera Roa, quien venía de una escuela de fútbol de Peñalolén. A ella la seleccionamos por sus condiciones y posteriormente pasó a ser parte de un club ANFP, lo cual era necesario para que estuvieran en la Selección. Esto nos dio pie para poder conformar el plantel”.

Montserrat Grau (24) fue la capitana del equipo en aquella competición. La actual jugadora del Real Murcia (España) lamenta que ya no se realice el evento en la sede de la ANFP, el cual se eliminó con la llegada de Sergio Jadue. “El torneo del primero de mayo es una lástima que no se siga haciendo porque era una oportunidad para que muchas niñas de todo Chile, de distintas regiones se mostraran. Porque a veces hay mucho talento en regiones, pero es difícil verlo porque el fútbol femenino no se transmite, rara vez hay un partido por internet, para reconocer esos pequeños talentos que se necesitan en este tipo de torneos”.

Montserrat Grau (24) fue la capitana de la Selección Chilena Sub 15 que ganó la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de la Juventud Singapur 2010. El miércoles 28 de agosto de 2019 fue presentada por el Real Murcia de España.

Paola Hinojosa (24) fue la guardameta de la ‘Roja’ y considera que estos fueron sus primeros pasos hacia la alta competencia. “Antes de eso había jugado con hombres. Teniendo 14 años jugaba con hombres de 17 años y me colocaban al arco, esa era la dinámica y atajaba. A mí siempre me gustó el fútbol, pero cuando ya estaba en la Selección fui entendiendo el puesto. Antes una jugaba nomás. Mis primeros pasos fueron mucho antes que eso, pero en donde yo me formé totalmente fue en la Selección y Colo Colo. Las dos potencias que me sirvieron para desenvolverme como jugadora”.

La actual estudiante de kinesiología destaca la unión grupal que tuvieron en los compromisos ante Trinidad y Tobago (triunfo por 1-0) y Guinea Ecuatorial (caída por 1-4) en la fase de grupos. “El debut fue súper complejo porque estábamos muy nerviosas, ansiosas, queríamos hacer todo, pero de forma calmada. En ese tiempo con 14, 15 años vives las cosas de distinta forma. Los nombres de los equipos no eran tan conocidos, pero eran buenos rivales. Nosotros nos divertíamos y de igual manera no queríamos hacer nada mal. Al final fue un trabajo entre todas, nadie destacó sobre la otra. Todas trabajamos y estuvimos a la par, como se dice”.

Luego Chile venció por 3-2 a Turquía en semifinales, este partido fue trascendental según Rodrigo Valdés. “Aquí se marcó un hito muy importante en términos de que sabíamos que ellas eran potencia mundial. Si mal no recuerdo, nosotros antes de los 20, 25 minutos íbamos ganando dos a cero. La verdad es que las sorprendimos bastante a ellas. Pero después nos hacen el 2-1, el 2-2 y en el último minuto teníamos una jugada de tiro de esquina. Y yo sentí que Montserrat Grau, quien era la ejecutante de los tiros de esquina, estaba un poco cansada y necesitábamos llegar con ese balón al segundo palo para que apareciera una de nuestras volantes o Fernanda Navarrete, quien era nuestra lateral”.

“Necesitábamos llegar allá, cambiamos a la chica que ejecutaba y fue Romina Orellana, quien finalmente lanzó el tiro de esquina, llegó al segundo palo y Fernanda Navarrete hizo un gol, el cual fue demasiado emocionante. Nosotros, a modo de anécdota, no preparamos los penales. Sabíamos que en ese partido algo iba a pasar y nos quedamos con el tremendo triunfo que nos dio el paso a la final”, agregó el ayudante de Francisco Bozán en la Universidad de Concepción durante 2019.

El 24 de agosto fue el día en que este grupo de jugadoras pasó a la historia también como las únicas que han conseguido una medalla de oro olímpica en un deporte colectivo. Grau, al momento de recordar aquel suceso, sostiene que “fue un campeonato muy duro. Yo venía saliendo de una fractura de clavícula y estaba con un esguince grado dos en mi tobillo. Entonces llegó un momento en que me hicieron una falta, me caigo al piso y debo salir. Al momento de los penales estábamos en la banca muy nerviosas, pero también muy tranquilas, conscientes de que la victoria iba a ser nuestra”.

“He tenido momentos muy importantes en el fútbol siendo más grande, pero si lo pienso a nivel global, es el que más me ha marcado. A veces veo los videos y todavía se me paran los pelos. Siento esos nervios cuando me veo con mis compañeras, cuando veo al ‘profe’ Rodrigo. Siempre lo comentamos y es un recuerdo que cuando cumpla 60 años, lo voy a seguir recordando con la misma emoción que lo hago hoy en día”, añadió la ex jugadora de la Universidad de Chile.

Tras la competición, algunas futbolistas siguieron jugando y otras no. Ninguna de ellas formó parte de los planteles que disputaron la Copa América 2018 y el Mundial de Francia 2019. Algo que Grau analiza desde su punto de vista: “Lamentablemente el fútbol femenino en Chile es muy amateur. Es difícil poder dedicarse a esto y la mayoría de mis compañeras optaron por los estudios, realizarse como profesionales. Son muy pocas las que siguen jugando, es por un tema de condiciones”.

“Si las condiciones hubieran estado, la gran mayoría seguiría activa porque son tremendas jugadoras, pero acá en Chile las condiciones no están. Llega un punto en que hay que decidir si sigo o no con esto que económicamente no me está dando porque uno necesita las lucas para vivir y comer. Y ellas decidieron seguir realizándose como profesionales”, concluyó la ex jugadora de Colo Colo, Universidad Católica y Palestino.

Fernanda Navarrete (24) también fue parte de este plantel que consiguió este hito histórico. Al momento de referirse a los escenarios que se le presentaron para seguir dentro de este deporte dijo que “yo jugué por O’Higgins, Cobreloa, Cobresal y Everton. Nunca me ofrecieron un sueldo, solo me pagaron los pasajes y estadía. Por eso actualmente estoy en cuarto año de kinesiología y el decidir estudiar fue una de las razones por las que dejé de jugar. Me encanta el fútbol, siempre amé jugar, pero no me iba a dar para vivir”.

“Terminados los Juegos Olímpicos, que ha sido la mayor alegría en mi vida y la mejor experiencia de todas, seguí jugando por la Selección hasta el Sudamericano 2012 donde me corté el ligamento cruzado anterior, me operé y luego estuve un año en rehabilitación, luego decidí que era hora de colgar los zapatos y me enfoqué 100% en mis estudios. Hubo un tiempo que quise volver a jugar, pero nunca me recuperé bien de la primera lesión y tuve una nueva rotura de ligamento cruzado y rotura de meniscos. Hace unos meses me volví a operar y ahora estoy en rehabilitación”, agregó Navarrete.

Montserrat Grau se despidió del fútbol chileno jugando el clásico universitario en el Estadio Nacional el domingo 25 de agosto. Defendiendo los colores de la Universidad de Chile tuvo un gran partido, ya que logró marcar un gol y cautivar a los cerca de 16.000 espectadores presentes aquella tarde. La volante fue presentada el miércoles 28 de agosto en el Real Murcia. Equipo que le ofreció el primer contrato laboral de su carrera. Antes de tomar el avión hacia España manifestó que “tengo contrato hasta julio del 2020. Mi principal objetivo es ser un aporte al club, ganar experiencia y lograr ascender de categoría con mi nuevo equipo. Espero jugar fuera de Chile por muchos años, hacer una buena carrera deportiva y volver algún día a jugar una Copa Libertadores con la ‘U’”.

“Uno de mis sueños es volver a estar en una nómina de la Selección, para eso trabajo día a día con la ilusión de que en algún momento pueda llegar, siempre con mucha calma y humildad. Por ahora mi energía está en rendir con mi nuevo club y dejar una buena impresión”, concluyó la centrocampista.

Sergio Jadue las sacó del mapa

Tras la presidencia de Harold Mayne Nicholls asumió Sergio Jadue en 2011. Una de las primeras medidas del mandamás fue despedir a Marta Tejedor de la ‘Roja’ tras la eliminación en los Juegos Panamericanos de Guadalajara donde quedaron fuera en primera ronda. Certamen al que habían clasificado tras quedar en tercer lugar del Campeonato Sudamericano 2010.

Mientras Jadue fue presidente, los resultados deportivos fueron negativos a nivel de selección. No se lograron clasificaciones a torneos planetarios de ningún tipo. Además, Jadue revirtió la obligación a los clubes de tener equipos femeninos, por ende, debilitó aún más la actividad.

El hecho más grave ocurrió tras la Copa América 2014. En aquella oportunidad la Selección dirigida por Ronnie Radonich quedó eliminada en primera ronda y comenzó un largo camino sin jugar duelos oficiales. Incluso llegando a desaparecer del ranking FIFA. Es en este contexto que nacen importantes organizaciones como la Asociación Nacional de Jugadoras de Fútbol Femenino (ANJUFF) y la Corporación de Fomento del Fútbol Femenino (COFFUF).

“La ANJUFF nace en el año 2016, en ese momento el fútbol femenino estaba en uno de sus peores momentos. La gota que había rebalsado el vaso fue el cierre de dos clubes históricos: Audax Italiano y Unión Española. Sumándole además la inactividad que tenía la Selección Nacional, la cual llevaba 720 días sin jugar y por ende estaba fuera del ranking FIFA. Ahí algunas jugadoras, ex futbolistas, amigas, mujeres, estábamos un poco preocupadas por esta realidad, en donde nos dimos cuenta de que no había ningún ente que representara a las jugadoras, que pudiera unir la voz y que pudiera dar un poquito de pelea ante estas situaciones”, manifestó Tess Strellnauer, presidenta del organismo. 

“Desde un inicio buscamos ser el representante sindical, pero dada la realidad de la falta de contratos no podíamos ser sindicalizadas. Después del 2016, entrando al 2017, también empezamos a trabajar en conjunto con el Sindicato de Futbolistas Profesionales (SIFUP). Fue positivo porque al final los objetivos son parecidos, por eso la ANJUFF, los dos grandes objetivos que tiene son desarrollar el fútbol femenino y poder proteger a las jugadoras”, añadió la estudiante de ingeniería comercial.

La COFFUF por su parte nació a fines de 2014, entidad que se preocupó por revitalizar el fútbol femenino en Chile llegando a organizar dos partidos amistosos ante Uruguay (no oficial) en 2016 y Perú en 2017. Al duelo ante las ‘charrúas’ llegaron cerca de cuatro mil personas, mientras que ante las peruanas se estuvo cerca de los doce mil espectadores. Ambos encuentros fueron jugados en el Estadio Nacional.

Enfrentamientos para los que arrendaron el principal recinto deportivo del país. Tras la realización de estos partidos la Asociación Nacional de Fútbol Profesional organizó encuentros ante Argentina (victoria por 5-0), Francia (derrota 1-0), Brasil (caída 4-0) y Colombia (empate sin goles), según indica El Desconcierto.

A pesar del negro panorama, el balón siguió rodando. La principal alegría deportiva para el fútbol femenino la brindó Colo Colo. El equipo dirigido por José Letelier ganó la Copa Libertadores 2012 en Brasil vía lanzamientos penales. Plantel que estuvo conformado por Christiane Endler, Carolina Armijo, Claudia Soto, Carla Guerrero, Francisca Lara, Yipsy Ojeda, Juanita Peña, Camila Sáez, Geraldine Leyton, Rocío Soto, Gisela Pino, Yanara Aedo, Yusmery Ascanio, María Francisca Mardones, Estefanía Banini, Gloria Villamayor, Jennifer Díaz, Nathalie Quezada, Karen Araya y Yesenia Huenteo. Muchas de ellas participaron en el Mundial de Francia 2019 y/o la Copa América 2018.

Sergio Jadue abandonó el país en noviembre de 2015 para colaborar con el FBI en el FIFA Gate. El dirigente fue parte de un esquema internacional de corrupción durante su mandato en la ANFP. Caso en que aún no es condenado por estar inmerso en este delito junto a otros dirigentes de la Confederación Sudamericana de Fútbol (CONMEBOL).

Tras la partida del ex presidente de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional se realizó una auditoría forense que comprendió -entre junio de 2013 y enero de 2016- parte de su último mandato, en donde se descubrió que dineros destinados al fútbol femenino fueron gastados en un ascensor para la sede de la organización que presidió (además existió lavado de dinero, actos de soborno, fraude electrónico, obstrucción a la justicia y asociación ilícita).

La entrenadora de Santiago Morning, Paula Navarro contó a TVN que “espero que las cosas cambien ahora porque algunas de las personas de la actual directiva son las mismas que las de la etapa Jadue. En esa instancia a nosotros se nos explicó que la plata que había llegado para el fútbol femenino, los 250 mil dólares se habían gastado en la construcción del ascensor que hizo Jadue en la ANFP. Eso a nosotras nos dio entre pena, rabia y mucha desilusión. Es la misma gente que pusieron ahora ahí, entonces ver para creer”.

Luego de la renuncia de Sergio Jadue asumió Jaime Baeza como presidente de la ANFP. Posteriormente lo sucedió Arturo Salah en esa función. Mandatos que no tuvieron mayor relevancia para el fútbol femenino y su desarrollo.

Fuera de las oficinas de Quilín, el Torneo Nacional se siguió desarrollando. Las lesiones siguieron siendo costeadas por las jugadoras y también algunas futbolistas fueron apartadas en los diferentes elencos. Otra situación de vulnerabilidad a la que están sometidas las deportistas puesto que no cuentan con un contrato de trabajo que las respalde en las diferentes instituciones afiliadas a la Asociación Nacional de Fútbol Profesional.

“En cuanto a las lesiones, la legislación del trabajo establece un reglamento especial que tiene que ver con la ley de trabajo de deportistas profesionales, que son un seguro especial del empleador. Pueden ejercer acciones en contra de los clubes para que estos equipos se hagan responsables en la medida que aquellas lesiones sean a causa del momento en que estaban entrenando, cuando estaban jugando un partido y/o también pueden recurrir a las reglas generales del derecho básico. Yo sufro un perjuicio, un daño y luego establezco el nexo de causalidad entre ese hecho, el resultado y quien es responsable de causarlo, la responsabilidad tampoco implica tener la mala intención de lesionar, pero sí tener en mal estado una cancha o no recibir la asistencia médica oportuna tras una lesión. Muchas situaciones que de acuerdo con la naturaleza de la actividad les son exigibles. Esas son las posibilidades que tienen”, indicó Bárbara Salinas.

La abogada al momento de referirse a las futbolistas apartadas de los planteles dijo que “es difícil que haya un despido cuando no existe un contrato de trabajo. La verdad es que ellas pueden concurrir a la Inspección del Trabajo a hacer la denuncia porque la obligación, más allá de que sea un club de fútbol o quien sea el empleador, quien tiene la obligación de suscribir un contrato de trabajo es el empleador. Y para estos efectos, las jugadoras de fútbol profesionales son las trabajadoras, por lo tanto ellas perfectamente pueden ir a la Inspección del Trabajo a denunciar que han sido despedidas y viene una cosa interesante porque quien tiene la obligación de suscribir el contrato de trabajo, en este caso el club o la Sociedad Anónima o bajo la fórmula que esté, al infringir la obligación de tener un contrato escrito, la ley presume que las condiciones del contrato, entiéndase sueldos, horarios, se va a adecuar a lo que diga el trabajador. Van a ir a las chicas a decir ‘mire, mi acuerdo con el club era que me pagaran tanto, tal período de trabajo’. En el fondo lo que la ley laboral establece al empleador que no cumple con esto de tener un contrato de trabajo es que le va a creer al trabajador. En todo lo que diga con relación a las condiciones de ese contrato de trabajo”.

En mayo de 2019 entró en vigor el Seguro Médico Universal, el cual fue propuesto en las mesas de diálogo de la Asociación Nacional de Jugadoras de Fútbol Femenino con la Asociación Nacional de Fútbol Profesional. Este beneficia a todas las futbolistas adultas que componen los Torneos de Primera División y Primera B. Respecto a la instauración de este derecho laboral, Strellnauer dijo que “los seguros médicos eran uno de los pilares durante la creación de la ANJUFF. Una necesidad que tenía el fútbol femenino que fue agarrando forma, se le fue dando prioridad, bajo la mayor visibilidad que tuvo el fútbol femenino cada vez fue agarrando más fuerza. Las negociaciones con la ANFP se iniciaron en 2018 cuando nos empezamos a sentar en las primeras reuniones con Sebastián Moreno, cuando asumió la presidencia fue una de las prioridades y finalmente se concretó en 2019. Aquí fue clave el soporte de la corredora que nos apoyó porque al final depende de la voluntad de todas las partes”.

Maricela Pérez fue una de las beneficiadas con este convenio. La futbolista se volvió a lesionar el 27 de junio mientras realizaba ejercicios diferenciados en cancha y fue operada el 18 de julio. El seguro le cubrió la totalidad de la operación, pero ahora está realizando rifas y otras actividades para costearse la rehabilitación. 

“Tuve que ir a un centro médico, a urgencias y me dijeron que tenía una lesión, la rodilla demasiado hinchada. Después me mandaron a hacer una resonancia, la cual fue cubierta por el seguro. Allí me manifestaron que me tenía que operar. Me hicieron un presupuesto que debía estar dentro del rango del seguro (200 UF). Lo aprobaron y me enviaron la citación para operarme donde salió todo bien”, dijo la deportista.

“Ahora mismo estoy juntando dinero para la rehabilitación. Hace un tiempo estoy con rifas, tengo la camiseta de Fernanda Pinilla, me la donó con las firmas de las chicas de la Selección que fueron al Mundial de Francia y la estoy rifando junto a otras cosas. Me conseguí un par de premios para hacer campeonatos femeninos y masculinos más adelante. Aunque más allá de este proceso de recuperación también necesito dinero para mi día a día. Porque actualmente no tengo un trabajo estable ni ningún tipo de remuneración y estaré parada aproximadamente seis meses”, añadió la jugadora.

Maricela Pérez (27) sostiene la camiseta donada por Fernanda Pinilla, la cual está firmada por las jugadoras de la Selección Chilena que participaron en el Mundial de Francia. La indumentaria será rifada pronto para poder juntar dinero que ayude a la futbolista en su etapa de recuperación.

Otros puntos importantes del fútbol femenino tienen relación con las bases del Campeonato Nacional de Primera División y Primera B para las temporadas 2019, las cuales señalan que “para inscribir a una jugadora proveniente de los registros de otro club de la ANFP, el club solicitante deberá pagar a éste los siguientes derechos: a) Menores de 18 años: Quince (15) UTM b) Mayores de 18 años: Diez (10) UTM. Las referidas cifras se duplicarán cuando la jugadora sea Seleccionada Nacional de cualquier categoría. Para estos efectos, se tendrá por Seleccionada Nacional a la jugadora que haya sido convocada al menos en un 60% de las nóminas oficiales o haya integrado la nómina en un campeonato internacional FIFA o CONMEBOL, todo en los últimos 12 meses. Con todo, los derechos enunciados precedentemente serán siempre renunciables por el Club que tiene derecho a percibir su pago. Para identificar si una jugadora pertenece a un Club, se consultará el Registro de Fútbol Femenino de jugadoras habilitadas del Torneo inmediatamente anterior”.

Esto se repite en las bases del Campeonato Nacional Femenino Sub 15 de la temporada pasada, en donde se dictamina que “ninguna jugadora proveniente de un club asociado a la ANFA podrá ser inscrita sin haber previamente pagado los derechos federativos, correspondientes a dos (2) UTM”. Además, el mismo reglamento señala que “el club que inscriba a una jugadora proveniente de los registros de otro club de la ANFP en temporadas anteriores deberá pagar, en el caso que así lo requiera el club del cual proviene, la cantidad de quince (15) UTM. En el caso que la jugadora sea seleccionada nacional, estando nominada a una competencia internacional al momento de la transferencia, el monto a pagar se duplicará”.

Este fue uno de los temas que se trató en la última asamblea nacional organizada por la ANJUFF, al respecto Strellnauer dijo que “yo creo que uno de los puntos más importantes que se discutió en la mesa de trabajo fue el darle prioridad al sistema de pases actual. Es el tema de desregularización que existe en el fútbol femenino respecto a cómo funciona el sistema de pases y que lo avala finalmente. Hoy en día yo entro a un club y si me quiero cambiar tengo que pagar las 10 UTM para cambiarme, siendo que quizás nunca fui informada de ello. Porque lo único que yo firmo y entrego son los papeles necesarios para participar del campeonato ANFP. Pero en general no se detalla el qué implica estar participando del torneo ANFP y qué no voy a poder hacer a futuro. Y, sobre todo, lo que pasa hoy en día es que las jugadoras juegan en un club y al momento de querer irse se dan cuenta que tienen que pagar 10 UTM, que son 300 mil pesos o 400 mil pesos”.

“Es plata que no tenemos porque no nos pagan y en muchos casos es dinero que no tendrías que pagar si es que no tienes un contrato de por medio y si es que efectivamente el club no invirtió esa plata en ti. Yo le veo mucho sentido a una regularización, tener que pagar, que se genere un mercado de transferencias, pero siempre y cuando el club invierta en mí como jugadora, pero hay casos en que no ocurre aquello. Lastimosamente es parte del reglamento y uno lo tiene que asumir. Todas las jugadoras deben saber que al entrar a un club estas son las condiciones que deberán tener. Que al salir les van a cobrar, que ellas pueden dialogar para que el club no cobre o en el mejor de los casos poder firmar un certificado que diga, que yo entré como jugadora libre y saldré como tal. Hay muchas jugadoras que lo hacen y depende del equipo si quiere respetar el acuerdo o no. Es un tema que agarró mucha prioridad”, agregó la ex seleccionada nacional.

Una de las jugadoras que ha podido vivir las dos caras de la moneda en este deporte es Sofía Hartard (23), actual futbolista del Deportivo Alavés, equipo que milita en la segunda división del fútbol español. La mediocampista comenzó en la Universidad de Chile y ha tenido pasos por Sporting Huelva (España) y Abu Dhabi (Emiratos Árabes Unidos).

“En Emiratos vivía en un hotel cinco estrellas con buffet libre todo el día, es una realidad demasiado lejana de la que estamos en Sudamérica, es mucho lujo. También el salario era alto. No lo voy a comparar con los hombres, pero sí era bastante lujoso el tema económico. Aun así, el nivel del campeonato era bajo, no surges como futbolista en esa competencia”, indicó la deportista de 23 años.

“En España el fútbol femenino está mucho más desarrollado que en Chile. En Primera División es mucho más la difusión, el apoyo económico, pero digamos que en Segunda División también había jugadoras que no vivían del fútbol. Tenía compañeras que debían estudiar y trabajar, también entrenar, no es algo que esté muy lejos de lo que pasa acá”, agregó la hermana de Elías Hartard (guardameta que jugó en 2019 por Santiago Wanderers).

La futbolista que comenzó a jugar a los ocho años también plantea que “de Chile hay que salir sí o sí. Si uno quiere mejorar y ser mejor futbolista, creo que la liga española es un buen comienzo pues es muy competitiva, tenemos buenas referencias y ellas tienen buenas referencias de las chilenas. También por las condiciones laborales, en Chile no hay fútbol profesional entonces si quieres vivir del fútbol en el país no da.  El problema de raíz son los clubes y el apoyo que se les da, la poca importancia que se le da a cada club en el campeonato nacional, el poco apoyo, la formación en las escuelas, de abajo”.

Sofía Hartard (23) juega actualmente por el Deportivo Alavés de España. La futbolista ha podido vivir las dos caras de la moneda en el fútbol registrando pasos por el Sporting Huelva (España), Abu Dhabi (Emiratos Árabes Unidos) y la Universidad de Chile.

Los fichajes más rimbombantes de jugadoras chilenas hacia el extranjero -en 2019- fueron los de Viviana Torres (Fernández Vial) y Daniela Ceballos (Deportes Temuco), quienes fueron fichadas por Delfín de Ecuador, donde ambas futbolistas pudieron firmar un contrato de trabajo que las vinculó al club.

Las dos deportistas fueron confirmadas el 29 de julio por la institución ecuatoriana, la cual buscaba salvarse del descenso con la incorporación de las nacionales. Al momento de hablar sobre los principales cambios laborales en comparación al fútbol chileno, Ceballos (27) dijo que “allí recibí una remuneración a pesar de que solo fuimos contratadas por un mes. Todos los equipos tienen a sus jugadoras con un contrato de trabajo y recibiendo un sueldo. Hasta el club menos organizado entrena los cinco días de la semana, situación que no se da en Chile”.

“Las escuadras cuentan con recursos humanos en su cuerpo técnico. Fisioterapeuta, médico, coordinador, entrenador, preparador físico, ayudante técnico, implementos deportivos, ropa de viaje, ropa de entrenamiento y bolsos de viaje, entre otras cosas”, agregó la lateral.

La futbolista -que también es enfermera- además se refirió a los documentos que se les solicitaron en Ecuador para el fichaje, en donde señaló que “lo único que me pidieron fue un escrito donde Deportes Temuco estipulaba que ellos no me remuneraban de ninguna manera. No existieron trabas. Se llama declaración que no existen propiedades de derechos económicos sobre la jugadora. Eso lo firma el club y otra copia que firmo yo. Y eso es todo lo que se presenta. Con eso Delfín solicitó mi pase”.

A Francia los pasajes

La CONMEBOL (Confederación Sudamericana de Fútbol) confirmó que Chile organizaría la Copa América 2018. Oportunidad que aparecía en el horizonte como una buena chance de visibilizar el fútbol femenino. Para la ocasión, la Asociación Nacional de Fútbol Profesional dictaminó que el torneo se jugaría en Coquimbo, La Serena y Ovalle, pero esta última ciudad quedó descartada producto del deplorable estado del Estadio Diaguita.

Su Helen Galaz (28) fue una de las seleccionadas nacionales para aquella competición. Antes del certamen declaró que “ahora en la Selección nos dan ropa, situación muy contraria a donde yo jugué anteriormente, en donde me pasaban un short, una camiseta y anda a jugar. Acá todos los días nos pasan ropa diferente para entrenar, no me la pasan para que la lave en la casa”.

La actual futbolista de Santiago Morning también hablaba sobre su situación personal en marzo de 2018. “Yo trabajo y estudio. Gracias al fútbol recibimos becas deportivas donde debemos jugar por la universidad. También trabajo con mi mamá en un taller de terminaciones de jeans, donde ella es flexible en el tema de horarios, así que puedo trabajar, estudiar y entrenar, además de jugar los fines de semana”.

La Copa América se jugó del 4 al 22 de abril de 2018 con diez países participantes. El grupo A estuvo conformado por Chile, Colombia, Paraguay, Uruguay y Perú. Mientras tanto, el grupo B tuvo a Brasil, Argentina, Venezuela, Bolivia y Ecuador. A la ronda final clasificaron brasileñas, argentinas, colombianas y chilenas.

Mientras la competencia se jugaba, a nivel nacional -e internacional también- se vivían las reivindicaciones de género donde muchas mujeres exigían igualdad en temas de trabajo, salarios y de acceso a diferentes puestos relevantes. Las demandas también tuvieron su foco en que se acabara la violencia física, los femicidios, violaciones y abusos de poder.

Esta gran movilización fue encabezada por las estudiantes secundarias y universitarias. Todo esto luego de que se hicieran públicas las denuncias hacia académicos en la Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad de Chile. Hecho que desencadenó la primera “toma feminista” en octubre de 2017.

En abril de 2018, se efectuó una potente movilización feminista en la Universidad Austral de Chile. La cual fue seguida por la facultad de Derecho de la Universidad de Chile, la Universidad Andrés Bello y la Universidad Técnica Federico Santa María.  Además, la Universidad de Playa Ancha estuvo en paro por más de tres meses.

Las estudiantes secundarias también se sumaron a la protesta. Allí destaca la participación del Liceo Javiera Carrera y el Liceo Carmela Carvajal, entre otros. De igual manera, otras universidades como la Universidad Arturo Prat, Universidad Alberto Hurtado, Universidad Diego Portales y la Universidad de La Serena se plegaron al llamado a movilizarse.

El clímax de este movimiento llegó el pasado ocho de marzo durante la conmemoración del Día de la Mujer. Una gran movilización en la Región Metropolitana reunió a más de 400 mil personas según la Coordinadora 8M, mientras que para la Intendencia Metropolitana asistieron 190 mil personas. Jornada en que diversas organizaciones y personas dijeron presente para pedir igualdad y respeto para el género femenino.

Para Maricela Pérez es complicado ser mujer en una sociedad que no otorga las mismas oportunidades para hombres y mujeres (hecho que se nota en lo laboral y futbolístico). “Es difícil, o sea siento que a ninguna mujer se le ha hecho fácil. Siempre ha costado un poco más todo, lograr algo que quieras sin que te hagan un prejuicio. Es muy difícil expresarte solo por ser mujer, es muy difícil sacarse la polera porque eres mujer, siento que ahora es una lucha constante. Recuerdo haber leído una frase de Fernanda Pinilla, en donde decía ‘hoy no toca ser fuerte, sino que mantenerse porque fuertes hemos sido siempre’. Es eso. Las mujeres tenemos que seguir manteniéndonos en nuestra lucha. Porque ya intentamos hacer lo mejor posible en el tema de diferencias”.

“El respeto tiene que ser mutuo. Hay mucha brecha al respecto, no se ha avanzado mucho, pero se ha avanzado algo. El tema de ser mujer y ser futbolista, te discrimina la gente grande, los hombres, pero es intrínseco, ni siquiera lo piensan. Es inmediato su pensamiento. Cuando te ven jugar, recién lo dejan. No entiendo por qué debo demostrar cuando existen hombres que son malos y mujeres también. Es un tema de ser futbolista o no. No puedes juzgar a un pez por su capacidad de subir árboles. Ahí tú eres bueno o no. Y si te gusta, no te tienen porque juzgar si eres mujer o hombre. Quizás va a haber un momento en que no sea tema de conversación y ojalá sea así. Quizás no va a llegar pronto, pero se va generando cada día. Y que las demás personas igual entiendan, que no te hagan más difícil ser mujer”, agregó la centrocampista. 

La Copa América comenzó su fase final el 16 de abril del 2018. En aquella ocasión, Chile cayó por 3-1 ante Brasil (gol de Yesenia López), posteriormente igualaron sin goles ante Colombia (19 de abril) y finalmente vencieron a Argentina -el 22 de abril- por 4-0 en un repleto estadio La Portada de La Serena (anotaciones de Camila Sáez, Maryorie Hernández, Francisca Lara y autogol de Agustina Barroso). De esta manera, la ‘Roja’ adulta consiguió su primera clasificación a un Mundial de la categoría.

“Logramos el objetivo. Estoy muy contenta. Siento mucha felicidad porque yo he dejado muchas cosas por esto, el fútbol no nos da nada a nosotras. Y me he esforzado caleta (sic) para estar aquí. Me fui a Colombia. Fue difícil porque eché de menos a mi familia, pensé en devolverme, pero me quedé porque quería estar bien físicamente para mi país, demostrar lo que soy dentro de la cancha. Estoy muy feliz”, indicó Carla Guerrero a Chilevisión tras lograr el objetivo.

La vida de las jugadoras que lograron la clasificación dio un vuelco importante tras la competición. Muchas pasaron a ser conocidas por sus constantes apariciones en los medios de comunicación y otras se convirtieron en rostros de diferentes marcas. Además, en sus redes sociales pasaron a tener miles de seguidores (sobre todo en Instagram).

Tras la competencia desarrollada en Chile se vino una exigente preparación de cara al Mundial de Francia 2019. Entre los amistosos, la ‘Roja’ jugó ante Estados Unidos, Colombia (duelo en el que se despidieron del país agotando las entradas en un par de horas), Italia, Jamaica, Escocia, Alemania, Holanda, Costa Rica y Australia. Destacando el triunfo por 2-3 conseguido ante las australianas en noviembre de 2018.

Los duelos preparativos tuvieron una importante pausa el 7 de marzo. En aquella ocasión, Pauline Kantor (ministra del Deporte), Carolina Cuevas (subsecretaria del ministerio de la Mujer y Equidad de Género), Andrés Otero (subsecretario del Deporte), Renato Palma (director del Instituto Nacional del Deporte) y Sebastián Moreno (presidente de la ANFP) encabezaron la inauguración del camarín de la ‘Roja’ Femenina en el Estadio Nacional.

A la actividad asistieron las seleccionadas Natalia Campos, Valentina Díaz, Rosario Balmaceda, Daniela Pardo y Javiera Toro. Estas jugadoras recibieron las llaves para conocer las instalaciones que cuentan con puestos personalizados para cada futbolista.

Kantor, durante la ceremonia, aprovechó de rememorar a las seleccionadas que conformaron la Selección en el Sudamericano de Brasil 1991. “Es justo recordar a quienes fueron las primeras en abrir el camino. Fueron ellas quienes derribaron barreras y estereotipos. Muchos las señalaron con el dedo tratándolas de ‘marimachos’ por atreverse a practicar un deporte que la sociedad creía exclusivo para los hombres”.

A los dichos de la ministra se refirió Isabel Berríos, la ex centrocampista dijo que “hubiera sido súper bonito que nos hubieran invitado a nosotras a participar. Creo que hubiera sido un reconocimiento importante. No nos invitaron. Yo me enteré a través de la prensa, y me dio mucha alegría porque una de las cosas de las cuales carecemos es de infraestructura para nosotras. La mayoría depende de los tiempos que a los demás les sobra para poder existir. Y eso es un poco injusto. Porque en el fondo, el ideal para nosotras es tener las mismas posibilidades de entrenamiento, los mismos horarios en que lo hacen otras personas y no tener que andar entrenando de noche, a oscuras, arriesgando a niñas que les pueda suceder algo”.

“Porque la mayoría de las veces cuando entrenábamos era de 20:00 a 22:00 horas, horario en que terminan las actividades de los hombres. Entonces las niñas si no iban con un papá, había que tener cuidado con quién las mandabas, llegaban a su casa a las once o doce, ahora no sé si eso ha cambiado, las mujeres siguen entrenando hasta las ocho, nueve, yo lo encuentro peligroso. Que se arriesguen ellas en ese horario y sabiendo que es una responsabilidad tan grande”, añadió la adiestradora.

El sorteo del torneo planetario determinó que el equipo nacional sería rival de Estados Unidos, Suecia y Tailandia. Este grupo era complicado puesto que las norteamericanas terminaron siendo las monarcas, mientras que las europeas sellaron su participación consiguiendo el tercer lugar ante Inglaterra.

“Ha sido una preparación que nunca se había hecho, hemos jugado con países muy importantes, creo que tenemos harta experiencia, la mayoría está jugando afuera, lo que también ayuda para mejorar la condición futbolística que tenemos. Esta generación se ha mantenido por muchos años, a pesar de que en un momento no estábamos jugando nada. La Selección estuvo parada por dos años”, manifestó María José Rojas (seleccionada nacional) a Redgol antes del certamen planetario.

Durante la entrevista también se le consultó sobre el futuro de la actividad en el país, en donde dijo que “ya hubo un Mundial Sub 20 en Chile durante el 2008, fue popular el tema por un año, después lo dejaron a un lado, espero que ahora no pase lo mismo, ojalá el torneo nacional siga creciendo, que le den mucho apoyo, que sigan desarrollando escuelas, eduquen a las niñas, ojalá todo siga creciendo”.

El histórico debut de la ‘Roja’ se produjo el 11 de junio en Rennes. En aquel duelo, las pupilas de José Letelier perdieron por dos a cero, pero el partido estuvo marcado por la alta expectación en el país. De hecho, pese a jugarse en día y horario laboral (jueves al mediodía) el choque obtuvo 17,5 puntos de rating promedio online y un peak de 25 puntos entre las 11:40 y 14:36 horas.

El segundo enfrentamiento fue el domingo 16 de junio ante Estados Unidos. En ese choque, la Selección cayó por 3-0, pero la gran figura fue Christiane Endler, señalada como la más destacada del partido. El juego fue visto por más de cinco millones de personas en el país norteamericano según Fox Sports.  

Chile cerró su participación el día 20 de junio ante Tailandia. La victoria fue para la escuadra nacional por 2-0 gracias al autogol de Waraporn Boonsing y el tanto de María José Urrutia, la primera jugadora chilena en anotar en un torneo de esta índole. Además, el duelo será recordado por el penal que falló Francisca Lara, el cual pudo significar una clasificación histórica a octavos de final.

Según Radio ADN, el último encuentro de Chile alcanzó otro registro histórico en audiencias. “El tercer encuentro de la ‘Roja’ lideró la sintonía durante las 14:40 y las 17:00 horas, con 16,2 puntos de rating promedio online y un peak de 25 puntos. De esta forma, Chilevisión lideró en su horario y superó a Mega que promedió 13,8 puntos de rating online; TVN con 5,1 puntos y Canal 13 que logró 4,0 puntos de rating online. Además, el sitio web de Chilevisión registró 683 mil usuarios que visualizaron el partido a través de dicha página”.

Tras el Mundial, Su Helen Galaz decidió volver a Santiago Morning (luego de jugar en España), en donde pudo firmar un contrato profesional. La futbolista hizo un análisis al papel que deben desempeñar ahora como figuras públicas y referentes de las nuevas generaciones. En la conversación con Publimetro dijo que “depende de nosotras que esto siga. Claro que tienen que ver las comunicaciones, auspicios, mucha gente de atrás, pero si nosotras somos profesionales esto seguirá creciendo. Hay que dedicarnos al 100% a esto, cuidarnos en las comidas, en no tomar. Hace 10 años decíamos ‘ya, jugamos y después salimos a carretear’. Ahora no, la gente nos reconoce, hay que cuidar nuestra imagen y debemos ser profesionales”.

La atención que concentró el certamen planetario también sirvió para que se destaparan casos que muestran las situaciones a las que están expuestas las jugadoras. Uno de los más significativos es el de Javiera Toro (21), futbolista que se despidió de Santiago Morning.

La deportista dejó Tocopilla -su ciudad natal- a los 13 años porque le ofrecieron ser parte del equipo Colegio Deportivo Iquique, en donde le aseguraban que compartiría un dormitorio en un departamento con compañeras adultas y también podría seguir con la enseñanza básica en el establecimiento educacional. Situación que se vio pausada porque quedó embarazada a los 15 años, algo que la alejó de las canchas por un año.

La lateral (que también estuvo en la ‘Roja’ de fútbol sala) jugó a cambio de pañales o dinero en ligas de barrio que se disputaron en Antofagasta. Tras ello viajó a Santiago para defender a Palestino, allí vivió con una familia que le consiguió el equipo en Estación Central. Además, confesó que muchas veces no tenía dónde dormir o comía solo lo que le daban en el colegio.

Durante sus primeros años en Santiago también debió arreglárselas con el arriendo mensual y la ropa porque señaló que muchas veces ocupaba solo la que le daban en el establecimiento educacional. Por su parte, el elenco ‘árabe’ le daba 50 mil pesos mensuales que debía dividir entre su hijo, la familia que la acogía y sus gastos personales.

Luego la hija de Iván Toro (ex futbolista de Cobreloa y Coquimbo Unido) estuvo deambulando en varios hogares de Santiago. Vivió en La Cisterna, La Pintana y San Ramón. Todo gracias a contactos que consiguió su representante: Edgar Merino de la empresa de gestión deportiva Solo Cracks.

Lecciones del Mundial de Francia 2019

Finalizada la competición de selecciones más importante del mundo se vinieron los análisis respectivos sobre el presente y futuro de la actividad. El medio Analítica Sports realizó un informe detallado sobre Francia 2019. En el último capítulo se habla acerca de la conquista de nuevas audiencias. “El Mundial femenino ya terminó y los datos marcan que se batieron varios récords de audiencia en todo el mundo durante el torneo. La BBC, una de las más activas en su cobertura, informó que varios de los partidos de Inglaterra se encuentran en su top 10 de los partidos de fútbol más vistos en 2019, con un pico histórico de más de 11 millones de televidentes durante la semifinal entre Inglaterra y Estados Unidos. El último partido de la fase de grupos Argentina vs Escocia también hizo historia con un pico cercano a los 1,6 millones de televidentes. En cuanto a la final entre Estados Unidos y Holanda, sumó más de 15 millones de televidentes en EEUU, o sea más que para la final del Mundial masculino el año 2018 en Rusia”.

“Es evidente que el fútbol femenino está ganando popularidad en todo el mundo. Según la FIFA, el octavo de final entre Francia y Brasil atrajo a la mayor audiencia de televisión para un partido del Mundial femenino con 35 millones de espectadores en Brasil y otros 10,6 millones en Francia. En total, 58,8 millones de televidentes en el mundo vieron este partido, mejorando el máximo histórico establecido en la final del Mundial 2015 entre Estados Unidos y Japón (52,6 millones). El rating de Brasil también estableció un récord para un solo territorio”, se añade en el documento.

A nivel nacional el balance también fue positivo. Así lo expresó Pauline Kantor en el programa Vía Pública de TVN. “Yo creo que este equipo, esta Selección, cambió la historia. Va a haber un antes y un después en la mirada del fútbol femenino y es algo muy importante que se habló en la convención mundial de la FIFA. Y es que ahora se visualiza al fútbol sin género. Es de hombres y mujeres. Ya no puede existir una discriminación”. 

“Actualmente las escuelas de fútbol que están dentro de las ligas escolares cuentan con más de 16.000 niñas entre 12 y 18 años en alrededor de 700 establecimientos educacionales. Es un número grande, más el futsal son 23.000 mujeres en 1200 colegios”, agregó la ex ministra del Deporte (fue reemplazada por Cecilia Pérez en el cambio de gabinete realizado el 28 de octubre).

Una bomba de tiempo en Cobresal

– ¿Ustedes tienen considerada la posibilidad de otorgar remuneraciones a sus jugadoras?

– “Mira, el día que corresponda hacer eso, lo vamos a hacer. Hoy día el fútbol femenino está donde está y nosotros cumplimos con lo exigido”, manifestó Mario Flores, encargado del Fútbol Joven y Femenino de Cobresal en junio de 2019.

– ¿No piensan cumplir con el reglamento? ¿No les interesa el avance de la actividad?

– “¿Qué más se puede hacer? ¿Para qué ir más allá? Avancemos con lo que nos está pidiendo la ANFP, si el fútbol femenino está aún muy incipiente”.

– Pero hay clubes que ya le están realizando contratos a sus jugadoras, como Santiago Morning por ejemplo…

– “No pueden tener contrato, no como jugadoras de fútbol…”

-Actualmente ya hay jugadoras con contrato en el club…

– “Bueno, Santiago Morning tiene su estilo, nosotros tenemos el nuestro y todos los demás clubes tienen el suyo. Ellos vienen a ser la excepción. No sé si la excepción hace la regla. No la hace”.

Estas fueron las palabras del directivo al momento de ser consultado sobre el presente del elenco para mujeres, el cual juega en la comuna de Puente Alto (Región Metropolitana). Lugar al que debieron trasladarse porque El Salvador -donde el club históricamente hizo de local- cuenta actualmente con una población menor a 10.000 personas, por ende, la densidad geográfica de la zona no da abasto ni siquiera para llenar el estadio El Cobre. 

A las palabras de Flores se refirió la abogada Bárbara Salinas, quien señaló que “la obligación de hacer contratos existe. Y existe en el artículo 152 bis del Código del Trabajo, tanto es así que me encantaría decirle al señor Flores que ingrese al sitio de la ANFP y ahí va a encontrar un documento emitido por la propia ANFP que se llama Comentarios a la Ley 20.178 que regula la situación laboral de los deportistas profesionales y trabajadores que desempeñan actividades conexas. Se entiende por esto a los entrenadores, cuerpos técnicos, etc. Hace comentarios a la legislación del Código del Trabajo respecto de la relación del trabajador o deportista profesional, dice el departamento jurídico de la ANFP: esto lo deben tener presentes los clubes cada vez que incorporan jugadoras a participar en forma permanente con el equipo profesional, la obligación de suscribir un contrato de trabajo”.

Precisamente en el documento Comentarios a la Ley 20.178 que regula la relación laboral de los deportistas profesionales y trabajadores que desempeñan actividades conexas -publicado en el sitio de la ANFP- se señala que “es indispensable hacer presente que cada vez que se reúnan los requisitos de un contrato de trabajo, es decir, prestación de servicios personales bajo vínculo de subordinación o dependencia, y existencia de una remuneración, se configura la relación laboral que necesariamente debe dar lugar a escriturar un contrato de trabajo. Esto lo deben tener presente los clubes cada vez que incorporan jugadores a participar en forma permanente con el equipo profesional”.

También en las bases del Campeonato Nacional Femenino de Primera División 2019 se menciona en el artículo 12 que “los Clubes podrán celebrar contratos de trabajo con las jugadoras y registrarlos en la Secretaría Ejecutiva de la ANFP. Al efecto, deberán acompañar el contrato individual de trabajo y los demás documentos pertinentes, de acuerdo con lo dispuesto en los artículos 125° y siguientes del Reglamento de la ANFP”.

El propio reglamento de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional tiene un apartado para los contratos donde se menciona que “la convención que se celebre entre un club y un jugador profesional de fútbol es un contrato de trabajo, y se rige por las normas del Código del Trabajo, este Reglamento, el Reglamento FIFA. En virtud de esta convención, el jugador se obliga a prestar servicios de tal, cumpliendo con las obligaciones que en ella se establecen y con los Reglamentos que rigen la práctica del fútbol. Los contratos a que se refiere esta norma deberán ser registrados en la Asociación” (artículo 129).

Esto es reforzado por el artículo 120 -que habla sobre los estatutos del jugador- del mismo documento que señala que “jugadores profesionales, son todas las personas naturales que, en virtud de un contrato de trabajo, se dedican a la práctica del fútbol, bajo dependencia y subordinación de una entidad deportiva afiliada a esta Asociación, recibiendo por ello una remuneración. Estos jugadores se clasifican, a su vez, en nacionales y extranjeros”.

La Corporación Municipal de Deportes de Puente Alto y el Club de Deportes Cobresal firmaron un convenio de colaboración el 4 de diciembre de 2018, en donde se hace referencia a las obligaciones que deberán cumplir ambas entidades y señala que “se evaluará en forma conjunta, la factibilidad técnica y económica, que permita crear la organización del fútbol joven femenino en la comuna de Puente Alto, y donde esta rama deportiva, participe en nombre del Club, en el campeonato nacional de fútbol femenino año 2019, patrocinado y avalado por la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP)”.

“La concreción de esta iniciativa, no formará parte de los compromisos tácitos del presente convenio, no obstante, se evaluará favorablemente la concreción del mismo, por cuanto su potencial implementación contribuirá de manera importante al verdadero acercamiento y sentido de pertenencia, que la comunidad de Puente Alto pueda adquirir con el Club”, se añade en el documento.

A través de redes sociales y diferentes medios de comunicación -de la comuna de Puente Alto- se hizo un llamado a pruebas para ser parte de Cobresal. La citación para las deportistas fueron los días 6 y 8 de febrero en el Complejo Deportivo Amador Donoso. Hasta allí llegó un grupo importante de futbolistas, en su mayoría provenientes del balompié amateur.

Anteriormente la escuadra de mujeres jugaba en Rancagua, donde tuvieron una destacada participación en el torneo 2018. De hecho, la Sub 17 fue finalista de la competición (cayendo ante Colo Colo en el duelo decisivo). Mientras tanto, en el equipo adulto fue importante la participación de Camila Pavez, quien fue fichada por el fútbol argentino, aunque esto ocurrió mientras se desempeñaba en la Universidad de Concepción durante la temporada pasada (fue traspasada a River Plate).

Gran parte del conjunto que perdió la final decidió irse, pero seis jugadoras del plantel no tuvieron otra opción que quedarse porque se les avisó que durante 2019 jugarían en Santiago. Mensaje que se les entregó cuando solo quedaba una semana para el inicio del torneo. Lo cual derivó en que no pudieran ir a entrenar frecuentemente con sus compañeras y debieran trasladarse desde la Sexta Región a los diferentes estadios de Chile.

Las deportistas que decidieron seguir acusan las carencias que vivieron las temporadas pasadas en el conjunto minero. “En Rancagua debíamos pagar los viajes, buzos, comida, estadía. Dormíamos en el suelo. A nosotras no nos llegó nada, a lo más una vez llegó vestimenta para jugar. El día antes de la final nos mandaron cereales, aguas, yogures. Por ejemplo, el buzo tuvimos que costearlo nosotras, los viajes para entrenar también, la comida, hasta hacíamos ‘vaquitas’ para poder comer”, expresaron cuatro de las jugadoras que decidieron continuar.

El debut de Cobresal en el Campeonato Femenino de Primera División 2019 se produjo el domingo 10 de marzo en el estadio Bicentenario de La Florida, ocasión en que cayeron por 6-0 ante Audax Italiano. Mientras tanto, la Sub 17 consiguió un triunfo por 1-2, una de las tres victorias que la categoría consiguió hasta la fecha 21 de la competición. Situación que tendrá al conjunto ‘albinaranja’ comenzando colista en la temporada 2020 porque las adultas (cero puntos hasta la jornada 21) ponderan un 70% de su puntaje, mientras que las menores un 30%, por ende, corren serio riesgo de descender a Primera B.

Para aquel compromiso, las futbolistas debieron ocupar la indumentaria de los hombres porque aún no tenían su propia vestimenta. Además, para la lateral Claudia Retamal (27), les jugó en contra el poco tiempo de preparación en comparación a sus rivales. “Somos un club que lleva meses en formación. Nosotras comenzamos con este proyecto y yo creo que está a la vista. Nos ha costado porque muchas de las niñas que juegan en Cobresal no vienen del fútbol profesional. Nos falta mucho en comparación a la ayuda que recibe el profesionalismo masculino. Si bien tenemos el apoyo de la Municipalidad, a nosotras no nos pagan, esa es una falencia súper grande, todas trabajamos, todas estudiamos, no todas podemos venir a entrenar, es difícil hacer una planificación con siete, diez jugadoras que vengan a entrenar”.

“Una no viene a entrenar porque el trabajo es lo principal para nosotras. Si bien el fútbol es una pasión y me encantaría dedicarme a esto, no lo puedo hacer porque no me pagan. No existe el desarrollo en Chile, en el fútbol femenino. Entonces es difícil salir adelante de esa forma. Es difícil entrenar, trabajar tres meses, cuatro meses para llegar a un campeonato, enfrentarte a equipos que llevan prácticamente jugando toda su vida juntos”, agregó la ex jugadora de Universidad Católica y Santiago Morning.

Claudia Retamal fue la capitana de Cobresal durante la temporada 2019.

La temporada 2019 tuvo a 15 jugadoras (de 870 futbolistas adultas que participaron del Torneo Nacional) contratadas en el fútbol chileno: María José Rojas, Su Helen Galaz, Javiera Toro, Javiera Roa, Karen Araya, Marcela Pérez, Nicole Fajre, Geraldine Leyton, Daniela Pardo, María Francisca Mardones, Kerly Théus (Haití), María Eugenia Rodríguez (Venezuela), Angélica Pachito (Ecuador), Lindsay Zullo (Haití) y Borgella Roselord (Haití). Todas pertenecientes a Santiago Morning, vigente bicampeón del certamen nacional.

La ausencia de remuneraciones es algo que complica en Cobresal, de hecho, Valeria Núñez (20) vino desde Chillán a cumplir su sueño de ser futbolista en la escuadra dirigida por Carlos Cáceres, pero debió abandonar el club durante la segunda rueda alegando problemas personales. “Actualmente tengo que trabajar. Igual en el trabajo a veces se hace complicado porque los mismos días que debemos viajar tengo que pedir permiso y luego estar recuperando las horas. Entonces se hace difícil, también debo pedir permiso para entrenar, a veces es fome porque tienes que estar pidiendo permiso para todo, para poder dedicarte solamente a esto. Al final estoy todo el día en el trabajo y salir media hora antes o una hora antes para llegar a entrenar es complicado”, indicó a mediados de junio.

El título nueve del reglamento ANFP habla sobre los clubes, su afiliación y permanencia. Ahí el documento es muy claro y soslaya que “las instituciones afiliadas a la Asociación Nacional de Fútbol Profesional se denominan clubes de fútbol profesional, y se clasifican en clubes de Primera División y de Primera B”. Además, deberán “contar con el respaldo, solvencia económica e infraestructura necesarios que le permitan participar, con normalidad, en los Torneos y Competencias que organice la Asociación y cumplir oportunamente todas las obligaciones económicas contraídas con sus trabajadores o con la Asociación”. 

En el presupuesto anual 2018 enviado por Cobresal a la Comisión para el Mercado Financiero se señala que “en la presente temporada no se consideran gastos para el fútbol femenino, puesto que este se autofinancia para participar en las competencias oficiales ANFP. Para la próxima temporada será considerado en nuestro presupuesto”. Esto se cumplió según Mario Flores el año pasado porque “en un comienzo le íbamos a entregar el fútbol femenino a la Municipalidad, pero al final llegamos a un acuerdo, en donde ellos entregan la parte técnica más las instalaciones para jugar y nosotros el resto de las cosas. En la parte técnica me refiero a un presupuesto que cumplen ellos y un presupuesto que cumplimos nosotros. Y así estamos a partir de este 2019”.

La valorización del proyecto que compete a la Municipalidad de Puente Alto y Cobresal asciende a 307 millones de pesos. El club nortino se comprometió a construir una cancha de pasto sintético en el Complejo Deportivo Amador Donoso con torres e iluminarias y un aporte anual de siete millones para las escuelas de fútbol municipales. Información entregada en el convenio que firmaron Germán Codina (alcalde de Puente Alto) y Mario Flores.

El equipo femenino de Cobresal entrenaba tres veces por semana en el estadio Municipal de Puente Alto y el Complejo Deportivo Amador Donoso. En ocasiones excepcionales lo hacían en el Centro Deportivo Laurita Vicuña. Estos lugares de entrenamiento eran ocupados por personas de la comuna, de hecho, muchas veces se retiraban al llegar las futbolistas del elenco ‘albinaranja’. Generalmente no existieron problemas para que las jugadoras realizaran su trabajo futbolístico, pero sí ocurrieron situaciones excepcionales: el 29 de marzo no pudieron entrenar al cerrarse los recintos deportivos por la conmemoración del Día del Joven Combatiente (se cumplieron 34 años desde que fueron asesinados los hermanos Vergara Toledo durante la dictadura cívico militar de Augusto Pinochet). Algo que incidió directamente en el desarrollo de las deportistas, de hecho, al día posterior (30 de marzo) cayeron por 0-16 ante Santiago Morning. Compromiso correspondiente a la cuarta fecha del certamen de Primera División 2019.

Durante las jornadas de entrenamiento se vio como las futbolistas iban llegando en grupos o de manera individual. El lunes 1 de abril, el trabajo comenzó pasada las 20:00 horas con algunas jugadoras llegando apuradas, mientras otras esperaban sentadas en las gradas mirando sus celulares o conversando entre ellas. A pesar de ser un plantel que se conoció mayormente en febrero (muchas de ellas jugaban juntas antes en el fútbol amateur), existe camaradería y se unen en grupos para trotar e iniciar los trabajos físicos. Posteriormente se sigue con la parte técnica y táctica. Allí predomina la falta de indumentaria para las deportistas, en donde cada una llega con la ropa que considere adecuada para los ejercicios físicos (situación que cambió a mediados de julio, donde les fue entregada la vestimenta).

Entrenamiento de Cobresal en el estadio Municipal de Puente Alto. En la jornada de trabajo desarrollada el 15 de abril se puede observar que las jugadoras no tenían la indumentaria para los ejercicios físicos.

La Federación de Fútbol de Chile fue seleccionada -junto a Costa Rica, Fiji, Australia, Etiopía e Islandia- por la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA) para implementar el proyecto piloto de la Licencia de Clubes. Dentro de los requerimientos para cumplir con este plan se incluyen aspectos jurídicos, financieros, administrativos, deportivos y de infraestructura.

Hasta la fecha, Cobresal no ha cumplido con los requerimientos para obtener la Licencia de Clubes. Situación que les podría traer complicaciones a todo nivel. Incluso podrían ser desafiliados de todas las competencias organizadas por la Asociación Nacional de Fútbol Profesional.

El formulario de diagnóstico enviado por la ANFP a los clubes (al cual se tuvo acceso en esta investigación) evidenció los criterios para que les sea aprobada la Licencia. En el aspecto jurídico se señala que se debe establecer una relación con el club de mujeres, formando parte de su estructura o suscribiendo acuerdo suficiente. Mientras que en lo financiero se menciona que se debe entregar un presupuesto de área del fútbol femenino desglosado, según formato ANFP y se debe presentar un marketing de área.

En el plano administrativo, los clubes deben obtener su certificado de cuaderno de cargos al día, se debe contar con un oficial de fútbol femenino en el club que trabaje con todas las áreas administrativas para fomentar el desarrollo (marketing, comunicaciones, finanzas y seguridad). Además, se debe presentar un plan de seguridad para partidos de local del área (protocolo de procedimiento según eventos).

En lo deportivo se debe contar con un entrenador para la serie adulta y un monitor para la Sub 17, ambos titulados o certificados por el Instituto Nacional del Fútbol (INAF), se debe tener un equipo juvenil participando en campeonato Sub 17 ANFP y debe existir un (para) médico a disposición de ambos equipos en juegos de local.

En lo relacionado a la infraestructura, se debe jugar con un estadio para capacidad mínima de 250 espectadores, con tres camarines, baños públicos e iluminación artificial. Se debe proveer al club femenino con vestimenta de entrenamiento, de juego (principal y alternativa) y balones suficientes a costo del club. De igual manera, las escuadras femeninas deben ostentar una cancha de entrenamiento disponible, para al menos, tres entrenamientos semanales.

Los únicos clubes que han cumplido con dichos parámetros son Santiago Morning, Audax Italiano, Fernández Vial, Universidad de Chile, Huachipato, Universidad Católica, Coquimbo Unido, Santiago Wanderers, Everton, San Luis de Quillota y Deportes Temuco. Por lo cual, han sido premiados con indumentarias e implementos deportivos de la FIFA. Dentro de estas instituciones, no figuran las ‘mineras’. Algo grave, puesto que, a partir de esta temporada, todos los elencos que deseen participar del Torneo Nacional deberán cumplir con los puntos mencionados anteriormente.

Al ser consultado sobre los puntos exigidos en la Licencia de Clubes, Mario Flores indicó que “el afán del club no es faltar a los compromisos que hace ni a los compromisos que hay que cumplir. Si hay que cumplirlos, los cumpliremos, no es necesario con tanta anticipación prepararse, este club femenino está bajo mi alero, como gerente también del fútbol joven y nosotros trabajamos en base a un presupuesto, el cual debemos presentarlo en noviembre. Allí tendremos que hacer las averiguaciones de las exigencias para poder participar en el año 2020” (conversación efectuada el 26 de junio).

El cuerpo técnico es el único que escapó a la precarización laboral reinante en el club. Este se compuso en 2019 por un entrenador para la categoría adulta, un estratega para la Sub 17, un preparador físico, un preparador de arqueros, una kinesióloga y un utilero. Todos recibieron una remuneración mensual al hacer este trabajo en el club femenino. 

Imagen correspondiente al duelo que jugaron Cobresal y Deportes Temuco en el Complejo Deportivo Amador Donoso el 20 de abril de 2019. El partido terminó en derrota para las locales, quienes perdieron todos sus partidos en la categoría adulta durante el año.

Carlos Cáceres fue el director técnico de la serie adulta. El ex futbolista profesional llegó a Cobresal porque necesitaban gente preparada con sus títulos al día. Anteriormente estuvo inmerso en proyectos de la comuna y esta fue su primera experiencia trabajando en el fútbol femenino. De cara al 2020, otro entrenador intentará salvar al club del descenso a Primera B. Situación que no traería consigo mayores problemas económicos, pero desde el plantel y cuerpo técnico creen que podría afectar la parte competitiva porque el formato del certamen es diferente.

“Todo necesita un proceso, tiempo de adaptación, además el nivel de la liga femenina es demasiado alto, estamos en Primera División. Este grupo de jugadoras cayó de un día para otro en Primera División de la nada. Y para estar en la división tienes que estar cinco años trabajando y la mayoría de estas jugadoras se vio en el torneo de la noche a la mañana”, expresó Cáceres en julio de 2019.

“Eso nos ha mermado un montón. La carga psicológica es bastante grande y el nivel de las jugadoras es menor que las demás. Pero estamos intentando equiparar. Yo me quedo contento porque si bien individualidades grandes no tenemos, pero a ratos en partidos claves, nos hemos dado cuenta de que podemos. Con Católica (en la primera rueda) hicimos un gran partido, hemos tenido buenos primeros tiempos, buenos segundos tiempos y, más que nada, quiero tratar de que las chicas entiendan la idea de que esto no se juega con el pie, sino que se juega en equipo. Se debe tratar de ser inteligente, estratégico y, como las chicas no tienen formación nos ha costado un poco”, concluyó el puentealtino.

Santiago Morning establece el piso mínimo

El reloj indica que son pasadas las 12:00 horas del martes 5 de febrero del 2019. Muchos medios de comunicación se agolpan con sus cámaras en el Salón Plenario del Comité Olímpico de Chile. Se está por vivir un momento histórico para el fútbol femenino nacional: la firma de contratos de las primeras jugadoras chilenas en la historia de nuestro balompié.

Mientras hablan Sebastián Nasur (presidente de Santiago Morning), Miguel Nasur (ex timonel y vicepresidente de la institución) y Paula Navarro (entrenadora del plantel femenino) en primera fila se encuentran sentadas Daniela Pardo, María Francisca Mardones y Nicole Fajre, tres de las cuatro futbolistas que entraron en la historia de la actividad (Marcela Pérez también fue contratada, pero no estuvo presente aquel día).

Pérez, Pardo y Mardones fueron campeonas el 2018 con el club, mientras tanto Fajre se integró desde la Universidad de Chile a inicios de 2019. Las tres deportistas no ocultan su alegría durante la ceremonia, en donde también sellaron su vínculo con el elenco ‘bohemio’, tres jugadoras extranjeras: Kerly Théus, Angélica Pachito y María Eugenia Rodríguez.

Nicole (25) considera que la precarización laboral existente en la actividad tiene directa relación con el hecho de ser mujer. “Yo creo que hay muchas excusas, que el fútbol femenino no vende, que son malas, que son lentas, he escuchado tantas, ni siquiera he escuchado o sea son típicos comentarios de redes sociales, pero claramente una cosa que sí sabemos es que puede vender. Y si nos dan la oportunidad de dedicarnos totalmente va a ser más atractivo, vamos a jugar mejor porque llegar a las siete de la tarde a entrenar, cuando trabajaste, estudiaste, tuviste un mal día, no te va a permitir rendir lo mismo que en el tipo de entrenamiento masculino. Ellos trabajan a las diez de la mañana, fresquitos y después les dan la proteína, la comida, es muy distinto. Creo que es netamente machismo”.

La mediocampista también es entrenadora titulada del Instituto Nacional del Fútbol. En su corta experiencia dirigiendo tuvo la oportunidad de trabajar con la categoría Sub 15 de la Universidad de Chile, en donde recibió sus primeras remuneraciones ligadas a este deporte. Además, pudo visualizar las principales complicaciones que existen para las futbolistas a esa edad.

“Viví las nuevas generaciones, eran de once, doce años. Ya a esa edad uno sabe que no hay gran diferencia, se puede trabajar, todo parte de nosotras como cuerpo técnico. En la dedicación, el perfeccionarse porque muchos creen que por estar en el fútbol femenino es fácil y nadie te supervisa. Hablo como entrenadora o preparadora física y te relajas porque es fácil. Es como ser entrenador y no trabajar lo suficiente, no entrego las suficientes herramientas para que estas jugadoras puedan ser grandes futbolistas. Creo que parte por ahí, los apoderados también, en ese tiempo yo conversaba con ellos sobre la alimentación, que cuiden a sus hijas, porque ellos asumen que sus hijas son futbolistas y les gusta, pero quizás no de la misma manera como si fuera su hijo el futbolista. Con ellos se preocupan de que se coma mejor, quieren que llegue, la niña lo ven como un hobbie, si le va mal en el colegio no irá a entrenar, son temas culturales que hay que ir cambiándolos ya”, comentó la volante que extendió su estadía en el actual bicampeón del fútbol nacional por todo el 2020.

El vínculo profesional que existe ahora entre las jugadoras y Santiago Morning es histórico también porque el grupo de futbolistas está amparado mediante la ley 20.178 (legislación que regula la relación laboral de los deportistas profesionales y trabajadores que desempeñan actividades conexas).

La norma “regula la relación de trabajo, bajo dependencia o subordinación, entre los trabajadores que se dedican a la práctica del fútbol profesional y aquellos que desempeñan actividades conexas, con su empleador”. También se establece la duración de los primeros contratos, el uso de la imagen de los deportistas, el pago de sueldos a tiempo y la libre expresión de los trabajadores al hablar sobre su profesión.

Para Tess Strellnauer (presidenta de la ANJUFF) es trascendental que se haya producido la firma de convenios por parte de las deportistas. “El tema de Santiago Morning es súper importante, es un hecho histórico en el fútbol femenino porque finalmente reconoce que existe una situación de subordinación entre las deportistas y los clubes, por ende, es el puntapié inicial para que el resto de las jugadoras tengan contrato. Creo que es importante que el resto lo replique, pero también que Santiago Morning lo haga con el resto de las futbolistas”.

La propia FIFA establece en su reglamento sobre el Estatuto y la Transferencia de Jugadores que “los jugadores que forman parte del fútbol organizado son aficionados o profesionales. Un jugador profesional es aquel que tiene un contrato escrito con un club y percibe un monto superior a los gastos que realmente efectúa por su actividad futbolística. Cualquier otro jugador se considera aficionado”.

“Cada asociación deberá establecer en su reglamento los medios apropiados para proteger la estabilidad contractual, con el debido respeto a la legislación nacional obligatoria y a los convenios colectivos. En particular, debería considerarse el principio del cumplimiento obligatorio de los contratos”, se añade en el documento.

El organismo menciona que los términos utilizados en el reglamento hacen referencia a hombres y mujeres sin distinción alguna. Algo relevante puesto que la Federación de Fútbol de Chile es quien mantiene relación con la FIFA. Y debe apegarse fielmente a lo indicado tanto para los campeonatos de la ANFP y de ANFA.  

El ente rector de este deporte a nivel planetario también establece la obligatoriedad de que existan contratos para que las jugadoras emigren al fútbol extranjero. O se les deba hacer un convenio de trabajo al llegar a nuestro balompié. Esto al producirse su participación en los campeonatos de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional. Algo que es fiscalizado por la propia FIFA en el Transfer Matching System (TMS), aunque también la entidad dice que se puede acudir a la justicia ordinaria. 

Las ‘bohemias’ entrenaron de lunes a viernes en 2019. En un principio lo hicieron solamente en el estadio Municipal de Peñalolén, pero posteriormente empezaron a alternar la semana de trabajos con el estadio Banco Central y el estadio Las Condes. Todo con la finalidad de preparar la Copa Libertadores de América que disputaron en Ecuador, en donde quedaron eliminadas en cuartos de final. La mejor actuación de un club chileno (hombres o mujeres) en campeonatos internacionales la temporada pasada.

La Sub 17 hizo sus trabajos en el estadio Cordillera, para lo cual existe un convenio entre Santiago Morning y la Corporación Municipal de Deportes y Recreación de Peñalolén que contempla dos áreas: “Arriendos para entrenamientos de selección femenina (adulta y Sub 17). Uso del estadio Municipal de Peñalolén (3,5 horas semanales) y del Estadio Cordillera (6 horas semanales). Por este uso el club cancela un valor de $35.000 por hora en el Estadio Municipal y de $30.000 por hora en el Estadio Cordillera”. Además, en el documento se consigna que “en los arriendos para partidos de local, el uso del estadio Municipal de Peñalolén para realizar partidos de local (dos veces por mes) de la selección femenina de Santiago Morning (adultas y Sub 17). Por este uso se paga un valor de $65.000 la hora”.

Carolina Lillo (28) lleva tres años en el equipo y considera que “en lo físico ha existido un trabajo que ha incrementado mucho, pasamos de entrenar tres veces por semana a entrenar cinco días. Los dos días que se agregaron no son días que hacemos directamente en cancha, hacemos trabajo de fortalecimiento y preventivo dentro de un gimnasio. Ahí aplicamos trabajos más direccionados, específicos que nos van a servir para el día de mañana. Para llegar de mejor manera a competir con potencias sudamericanas en la Copa Libertadores. Eso se ha visto muy en alza, la parte física, la parte táctica seguimos manteniendo los tres días en cancha, lo cual nos permite que exista una amplia diversidad de jugadoras. Debido a que en años anteriores, de los tres días que estábamos en cancha, dos días contábamos con plantel completo y uno de táctica fija, en donde llegaban once o doce jugadoras, eso ha hecho que en 2019 se pueda trabajar de mejor manera”.

“La rotación en el equipo existe mucho, por lo mismo el trabajo en cancha es fundamental, cada jugadora puede decir que es poli- funcional, no solamente cumple en un puesto porque el trabajo en cancha, la reducción de espacios, la amplitud te permite desarrollarte en ataque, defensa y en todo lo que se requiera. Si la ‘Profe’ te dice un día siendo lateral derecha, ándate de extremo o al momento de que venga la defensa y esté ocupando tu lugar, recógete, céntrate, son movimientos que el fútbol te permite, que el conocimiento de tus compañeras, la confianza que te entrega el entrenador, te va a permitir que esto sea un incremento y un aporte para el equipo”, agregó la ex jugadora de Universidad Católica.

Carolina Lillo consiguió un histórico bicampeonato con Santiago Morning.

El jueves 2 de mayo las jugadoras van llegando en grupo o de manera individual al entrenamiento. Todas lucen la indumentaria respectiva de la institución para los ejercicios físicos. Las futbolistas realizan un pequeño calentamiento fuera de la cancha pasadas las 18:00 horas. Mientras tanto, el césped es ocupado por escuelas de fútbol para niños.

Cerca de las 18:30 llega Paula Navarro al recinto deportivo ubicado en Peñalolén. A ella y el cuerpo técnico lo siguen las deportistas para iniciar los trabajos tácticos, técnicos y físicos. En el arco trabajan las porteras, mientras tanto las jugadoras de campo realizan la entrada en calor y posteriormente labores de presión y achique de espacios.

La jornada de práctica termina con un partido a cancha completa. Navarro observa atentamente el desempeño de sus pupilas desde afuera. Se vienen partidos importantes ante Palestino (terminó la temporada 2019 en el tercer lugar) y Colo Colo (elenco que culminó el certamen en la segunda posición). Dos escuadras fuertes dentro del campeonato chileno.

Una de las ventajas que tomó el club respecto a sus rivales es que algunas de sus futbolistas pueden entrenar a doble jornada. Esto luego de que también fueran contratadas en julio: María José Rojas, Su Helen Galaz, Javiera Toro y Karen Araya (mundialistas en Francia 2019). Además, Javiera Roa (oro en Singapur 2010) también selló su vínculo con la institución.

La escuadra nacional aprovecha las vacaciones universitarias y escolares de sus jugadoras. Así se pueden unir a los trabajos en doble turno. Algo que trae resultados deportivos que marcan diferencias. Puesto que volvieron a coronarse campeonas con 21 fechas jugadas del Torneo Nacional acumulando 19 triunfos y dos empates (ante Audax Italiano y Colo Colo).

El enfrentamiento entre Santiago Morning y las ‘albas’ se jugó en el estadio Monumental con casi mil personas en las tribunas. El partido fue válido por la fecha nueve del Campeonato de Primera División 2019 y se disputó el domingo 12 de mayo. Para la ocasión se establecieron precios populares: mil y dos mil pesos en las mejores ubicaciones del recinto deportivo.

El compromiso fue bastante parejo y las ocasiones fueron claras para ambos equipos. Nicole Fajre al analizar lo ocurrido, dijo que “fue como esperábamos, un partido muy difícil, Colo Colo en el Monumental, cancha muy grande de pasto natural, en donde no estábamos acostumbradas y se nos hizo complicado, supimos contrarrestar esas dificultades y sacar un punto valioso, que fue de visita. Creo que se ha notado, que es el rival más fuerte del campeonato”.

Ambos elencos volvieron a verse las caras el sábado 14 de septiembre en el estadio Municipal de Peñalolén. En esta oportunidad la victoria fue para Santiago Morning por dos tantos contra uno gracias a las anotaciones de María José Rojas y Borgella Roselord, mientras que para las forasteras descontó Isidora Olave. Compromiso que tuvo una importante cantidad de espectadores en el recinto deportivo y fue transmitido por el Canal del Deporte Olímpico (CDO).  

En la Memoria 2018 enviada por Santiago Morning a la Comisión para el Mercado Financiero existen menciones a la campaña deportiva del club femenino, la firma de contratos y la obtención de la Licencia de Clubes, pero además destaca el hecho de que Paula Navarro tiene un cargo en la Sociedad Anónima Deportiva Profesional.

“Yo soy directora de la Sociedad Anónima Deportiva. Entonces eso ya es un gran paso porque hay pocas mujeres en las Sociedades Anónimas Deportivas que son directoras. Eso es muy importante. Son señales. Yo creo que podría haber más mujeres en diferentes clubes con cargos importantes de poder, pero necesitan capacitarse y conocer la industria. Llevo un gran paso avanzado en eso porque tengo 16 años en el fútbol y once años en este club. Por lo tanto, conozco cómo funciona la ANFP, la ANFA, el fútbol. Y porque también me he capacitado”, indicó la estratega.

“El club siempre ha dado muestras de igualdad y ha creído que las mujeres pueden hacer lo mismo que los hombres. Se ha ido avanzando paso a paso porque para que ellas tengan todo lo que tienen hoy día, hay que tener presupuesto, auspiciadores, canales de televisión y no tenemos eso porque la ANFP no nos da visibilidad, difusión, nadie sabe dónde jugamos. Entonces lo hemos hecho a pulso con el club”, agregó la adiestradora que tomó al equipo en 2008.

La institución no ha enviado sus presupuestos correspondientes a las temporadas 2018 y 2019 a la Comisión para el Mercado Financiero, pero según una entrevista a Paula Navarro publicada por La Tercera, el 30% de los fondos anuales son para el club femenino. Algo que ha impactado directamente en su desarrollo.

Navarro y su nutrido cuerpo técnico reciben remuneración, lo cual permite que estén a disposición del plantel durante las jornadas de trabajo sin sobresaltos. Además, para los entrenamientos les entregan todos los implementos necesarios a las futbolistas (indumentarias, balones, etc).

Santiago Morning fue una de las primeras escuadras del mundo (junto a Audax Italiano) en obtener la Licencia de Clubes por parte de la FIFA. Esto porque el elenco ‘bohemio’ cumplió con la serie de exigencias que fueron dictaminadas desde la entidad que rige al balompié mundial.

Carolina Lillo ha sido testigo del trabajo -en todo ámbito- que se ha desarrollado en torno al equipo de mujeres. “En nuestra camiseta tenemos un auspiciador que se la ha jugado por nosotras. El sponsor lo tenemos nosotras solamente, el equipo femenino. La mayoría de los otros clubes ocupan camisetas que desechan los primeros equipos o cadetes, así llega a la escuadra femenina. Nosotras tenemos al club preocupado del diseño, Daniela Pardo diseñó el equipo, tanto la camiseta como el buzo y los implementos femeninos. Va de la mano con que Paula Navarro sabe vender muy bien este tema del fútbol femenino”.

“El tener un sponsor, dos o tres, no sé cuántos tenemos, pero va en ella, en que sabe vender el producto, sabe jugársela por el equipo, tiene el respaldo de la institución para hacer este tipo de cosas y claramente ha funcionado. En las redes sociales del club y de los auspiciadores aparecemos continuamente, eso hace que miles de mujeres, niñas y hombres escriban tanto para pedir nuestra camiseta porque los colores de la diversidad han llamado al apoyo de todo esto que en el siglo 21 está saliendo tan a flote”, añadió la profesora de Educación Física.

La empresa privada también aporta en el club femenino. El equipo tiene a la financiera Finasur (propiedad de la familia Nasur) y vodka Absolut (exclusivo del plantel femenino) apoyando en la inyección de recursos. Además, la institución tiene una residencia deportiva en Providencia para las jugadoras de regiones y extranjeras. 

Grace Mora (19) llegó en 2019 al actual monarca del fútbol chileno procedente desde Boston College. La joven guardameta dice que existen diferencias enormes en trabajo e infraestructura entre ambos elencos. “Las principales disparidades eran en el trote, los entrenamientos tienen cargas mucho más fuertes, entrenar en arcos grandes me complicaba, no sabía tirarme. No sabía algunos conceptos. Entonces era otro equipo, era como irme a Europa a jugar para mí”.

La portera de la Selección Chilena de Fútbol Sala también señala las desemejanzas que existen en las jornadas de ejercicios semanales. Al respecto dijo que “el entrenador estaba siempre preocupado de nosotras en Boston College, no teníamos kinesiólogo, existía un preparador de arqueros que se iba y después llegaba otro. Entrenábamos tres días a la semana: martes, jueves y viernes. Y un día al azar que podía ser entrenamiento de fútbol sala o fútbol. También entrenábamos en una cancha de arena, de futbolito porque no teníamos cancha de fútbol. O una cancha de baby fútbol que existía en el colegio. Igual teníamos pretemporada, íbamos al parque que está cercano a La Farfana, en donde hacíamos la parte física”.

Mora a los 14 años descubrió el torneo nacional de fútbol femenino, sinónimo de la falta de información existente en los grandes medios de comunicación y en el sitio de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional. “Yo ni sabía cuando comencé a jugar, que existía un campeonato ANFP femenino, que existía el balompié para mujeres. Yo jugaba la Copa Chilectra y era lo más grande para mí. Era mi primer y último campeonato. Lo jugaba con la vida, entonces llegué a ese campeonato y nos enfrentamos a Cerro Navia en octavos, nos ganaron y ellas eran puras jugadoras de la Universidad de Chile. Yo me dije ahí ‘¿cómo van a ser jugadoras de la ‘U’?’. En eso nos llamaron de Boston a casi todo mi equipo, que se iba formando, iba a ingresar a la ANFP y estaban buscando jugadoras. El cambio de baby a fútbol fue brusco porque no me sabía las reglas al momento de sacar”.

Las arqueras Grace Mora (19), Gabriela Bórquez (21) y Kerly Théus (21) escuchan atentamente las instrucciones durante el entrenamiento desarrollado el 2 de mayo en el estadio Municipal de Peñalolén.

La escuadra ‘albinegra’ ya contaba con una póliza de cobertura médica para sus futbolistas antes que se implementara el Seguro Médico Universal. Carolina Lillo pudo optar a dicho derecho tras sufrir una tendinitis en la rodilla durante la primera etapa del campeonato 2019. “El club me respaldó con todo lo que es el cuerpo médico, la kinesióloga que está a cargo de nosotras nos hizo revisiones y finalmente hubo un examen extra que se necesitaba para sacar algunas conclusiones acerca del tipo de lesión, si podía incrementar o definitivamente saber cuánto iba a ser el tiempo que estaría fuera de las canchas a través de una resonancia. El club es el principal sostenedor de todo ese tipo de exámenes”.

“Yo no sé si nosotras vamos a ser parte de ese seguro que la ANFP generalizó para el fútbol femenino, debido a que dentro de los tres años que llevo en el club, siempre han sido ellos, un ente aparte fuera de la ANFP, los que se han hecho cargo de todos los gastos médicos, ya sea un examen de sangre hasta operaciones de meniscos cruzados o lo que sea necesario para las jugadoras”, soslayó la oriunda de Puente Alto.

La zaguera no es parte de las jugadoras con contrato profesional dentro del conjunto ‘bohemio’, pero fue remunerada el segundo semestre al estar a cargo de la Academia de fútbol femenino. Para la cual se hicieron numerosos llamados a través de las redes sociales del elenco capitalino.  

La defensora ha pasado su vida ligada al fútbol también como estudiante y trabajadora, respecto a su etapa en Universidad Católica mencionó que “allí todo funcionaba de manera difícil, amor al arte de las jugadoras en ese tiempo, yo jugué del 2009 al 2014 por ese elenco. Nosotras, para José María Buljubasich (gerente deportivo del club), éramos una espinita que le clavaba a la institución, no le aportaba, retrocedían porque debían gastar luz y canchas a la semana para nosotras, éramos un estorbo para ellos. Si bien nos enriquecía mucho en el tema de la vestimenta porque no nos faltaba la ropa para entrenar, las chaquetas para el viaje, las jugadoras pagábamos por poder vestir la camiseta de Católica, se pagaba una mensualidad”.

“La jugadora que llevaba tres o cuatro cuotas atrasadas, no era citada. Funcionaba como una escuela de fútbol, pero al momento que aparecían los medios, la mujer era visible, tenían un equipo femenino, ellos podían representar al país en torneos internacionales porque tenían al elenco femenino y claramente con sustentos propios que hacíamos nosotras para poder llegar al partido del fin de semana”, concluyó la deportista que también ha defendido a Santiago Morning en fútbol sala. 

De cara al futuro, las ‘bohemias’ esperan seguir con los éxitos deportivos. Ahora el principal desafío es la próxima Copa Libertadores que se jugará en nuestro país este año. Además, desean seguir posicionándose como un club a imitar. De hecho, los distintos equipos los llaman para conocer el trabajo que han realizado y poder imitarlo.

“Nosotras hemos ayudado a muchos clubes para que no desaparezcan. Hubo un momento en que Audax estuvo a punto de desaparecer y yo hablaba harto con Valeria Lucca, ahí la asesoraba harto para que no desaparecieran. Dándole ciertos consejos de cosas que hacemos en el club para que ella pudiera gestionar en su equipo. Y muchos más. Colo Colo, Universidad de Chile, Católica, Coquimbo, con muchos clubes que nos preguntan, nos encontramos en reuniones de la ANFP y nos preguntan cómo lo hacen acá. Y eso es muy interesante porque compartimos experiencias. Y también lo motivamos a que participen en el campeonato de fútbol femenino. Le insistimos a la gente de Coquimbo que tuviera equipo de mujeres, lo entusiasmamos y eso es interesante. No tenemos ningún problema en mostrar el modelo tanto de la estructura de trabajo, los profesionales que tenemos, ni nada de eso. Felices de poder ayudar al fútbol femenino, aquí no tenemos nada oculto”, manifestó Paula Navarro.

La estratega cree firmemente en que la falta de apoyo estatal en educación y deporte va en desmedro del desarrollo de la actividad porque las futbolistas no saben comportarse como deportistas de alto rendimiento. “El problema no son los contratos, ellas no saben ser jugadoras de fútbol profesionales. Mis jugadoras sí, pero las del medio, en Chile no tienen idea. Porque yo me he encargado de formar a mis jugadoras de esa forma. Ser profesional no significa serlo solamente cuando vengo a entrenar acá. Sino que ser profesional es serlo siempre. Las 24 horas del día. No puedo fumar, tomar, carretear, drogarme, no puedo. Tengo que mantener una dieta equilibrada y cuidarme. Uno enseña a sus jugadoras y jugadores en este mundo del alto rendimiento. Tú tienes que pensar que, si juegas fútbol y estás con sobrepeso, te vas a lesionar, cortar los ligamentos, es lógico. Las chicas no lo ven así, porque piensan que al pagarles se van a cuidar. No es así. Si tú quieres ser deportista de alto rendimiento, de verdad, tienes que serlo antes porque en cualquier momento va a llegar alguien que te buscará por el perfil”.

“Depende de cada una de ellas cuidarse, acostarse temprano, alimentarse bien, dormir bien y tienen que entrenar. También pueden estudiar y hacer muchas cosas como en Estados Unidos, en la Selección todas las jugadoras estudiaron. Si ellas lo pudieron hacer porque no lo podemos hacer nosotras. Es un tema de que si a ti te gusta la joda, el carrete, tomar, fumar, tú vas a engordar. Tú tienes que ser sincero contigo mismo y decir ‘no puedo ser un deportista de alto rendimiento, sino que alguien que le gusta hacer deporte recreativo’. Y vas con tus amigos, disfrutas, tienes tu tercer tiempo, pero no puedes estar en el deporte de alto rendimiento. Todas las jugadoras que están aquí cumplen con el perfil que nosotros necesitamos en el club. Y eso es porque nos hemos dedicado a estudiar y nosotros sabemos para dónde queremos ir”, finalizó la adiestradora. 

El abandono total en Unión La Calera

“Al final muchachas, traten de confiar en ustedes, si me equivoco, si te equivocas, te equivocaste y punto. Lo arreglamos la próxima semana cuando volvamos a entrenar. Ahora solo disfruten profesionalmente. Confíe en usted, si confía lo va a derramar gratuitamente hacia sus compañeras y el rival va a temer si me ve confiado. Ustedes tienen que pensar siempre en grande”, fueron las palabras de Paola Mendoza (entrenadora de Unión La Calera) en la charla previa al compromiso ante Boston College en el estadio Municipal de San Ramón.

El sábado 11 de mayo cayeron por 0-5 ante las ‘Águilas’. Pleito válido por la fecha siete del Campeonato Femenino de Primera B 2019. Las anotaciones fueron obra de Nicole Cornejo y Sonya Keefe (seleccionada chilena en fútbol y fútbol sala) en cuatro oportunidades.

Este compromiso marcó el debut del equipo dirigido por Mendoza en el recinto deportivo. Esto porque anteriormente jugaron en el Estadio Militar, pero debieron irse de allí porque no se les prestó más los días domingo, jornada en que solían ser locales para jugar los diferentes choques del certamen nacional.

Ante esta situación, el plantel y cuerpo técnico comenzó a hacer llamados mediante redes sociales para conseguir un nuevo lugar para jugar los encuentros correspondientes al campeonato. La futbolista Isidora Muñoz (21) acudió a Twitter en busca de apoyo. “Llegar al estadio Municipal de San Ramón fue un alivio en lo económico. Antes en el Estadio Militar teníamos que pagar el arriendo y cada una debía vender tres o cinco entradas para cada partido, así pagábamos el arriendo. Y es harto desahogo para nosotras porque se acumulaba demasiada plata. En ese sentido ha sido muy positivo”, señaló.

La directora técnica de la escuadra adulta también se refirió a esta dificultad que debieron afrontar. “Cuando hablamos de este proyecto con los padres, las jugadoras que quieren estar con nosotros les decimos la realidad, esto funciona mediante la autogestión, nos llamamos Academia Unión La Calera en los folletos. Entonces acá se cobra una mensualidad voluntaria y también no es formal porque tampoco hay una filial. Es sobrevivencia en el fondo, entonces funciona así. En un principio entrenábamos en Peñalolén, todos en una misma cancha, pero queríamos subir el nivel entonces también entrenamos en la plaza San Ramón, en la plaza fuera del polideportivo Ñuñoa. Y durante todo este tiempo, desde 2018 empezamos a gestionar lugares. Cada vez que íbamos nos abrían la puerta, pero nos cobraban y no era barato. De hecho, la cancha más barata que hemos pagado ha sido el complejo Honorino Landa, en donde la hora vale 26 mil pesos, pero por ser nosotras. Porque esa hora vale 30 o 35 mil, entonces multiplica por dos horas diarias y dos días a la semana. Era una cantidad de dinero considerable”.

“Gestionamos para hacer de local, el único lugar que teníamos fue el Estadio Militar que queda cerca del Metro Rondizzoni, pero nos cobraban 72 mil pesos la hora. La gran ayuda que nos brindaron ellos es que necesitábamos cinco o seis horas para jugar los dos partidos, considerando el tiempo de equipación. Ahí les explicamos el tema y también fue netamente de palabra, nos cobraban solamente dos horas, entonces la jugadora aparte de pagar una mensualidad tenía que pagar tres entradas, tenía que gestionar tres entradas, obviamente que se moviera para que no saliera de su bolsillo y también provocamos que la gente fuera a vernos. Sirvió porque en nuestros partidos no teníamos menos de cien personas. Había harta gente siempre porque los partidos son bastante interesantes. De esa manera, pasó que jugamos todo 2018 en el Estadio Militar y en 2019 teníamos listo, íbamos a firmar un compromiso con ellos, pero jugamos la primera fecha y cuando íbamos a jugar la segunda, nos informan que por decisión institucional no podíamos ocupar el recinto. Simplemente porque el domingo, cuando podíamos jugar, ya no iban a abrir”, agregó la estratega titulada en el Instituto Nacional del Fútbol.

Luego de que no pudieran seguir en el Estadio Militar, las jugadoras y cuerpo técnico también utilizaron las canchas de Quilín, allí vencieron a San Luis de Quillota por dos a uno. Compromiso jugado el sábado 20 de abril, en donde anotaron Paulette Marcell y Camila Silva, mientras que para las ‘canarias’ descontó Rosita Villalobos.

Las gestiones para tener una cancha donde entrenar y ser locales continuaron. El equipo comandado por Paola Mendoza estuvo en otro recinto de San Ramón donde les cobraron 15 mil pesos la hora, pero aprovechaban de entrenar dos horas por esa suma de dinero.

El 7 de mayo, la Municipalidad de San Ramón ingresó la solicitud N°920, en donde Unión La Calera femenino solicitó entrenar y jugar en el estadio Municipal y la cancha de la Piscina Municipal. Peticiones que fueron aprobadas sin costos. “Apruébese liberar pago de derechos por utilización de bien Municipal a Paola Mendoza Carrillo, por utilización de los recintos Cancha Piscina el día jueves de 20:00 a 22:00 horas y estadio San Ramón los días miércoles de 19:00 a 21:00 horas, viernes de 18:00 a 20:00 horas”, se indica en la resolución firmada por el alcalde Miguel Ángel Aguilera.

“La organización deberá cumplir con las siguientes obligaciones: mantener en óptimas condiciones el aseo e higiene del recinto, así como su entorno inmediato. Además, deberán entregar en su oportunidad, en perfectas condiciones el recinto, respondiendo por cualquier deterioro que se produzca durante todo el período de este. La supervisión y control del cumplimiento de estas obligaciones estará a cargo del encargado del recinto, quien informará al administrador sobre los detalles del evento”, se añade en el documento.

La directora técnica considera que esto fue un logro importante pensando en el desarrollo futbolístico de sus jugadoras en el torneo que disputaron en la zona centro, compartiendo grupo con O’Higgins, Boston College, San Luis de Quillota y Unión Española. “Empezamos a tener un poco más de espacio para la adulta, la juvenil, en ese caso también tenemos un equipo de proyección con las niñas que vienen a jugar y las incluimos para seguir montando su capacidad con entrenamiento. Entonces empezamos a conocer gente, lazos, redes, de pronto empezó a salir en las noticias, las chicas hablaron esto en televisión y se enteró una persona que trabaja en la Municipalidad de San Ramón. Fue la ayuda más importante que hemos tenido hasta ahora”.

“Seguimos en las canchas de Peñalolén con la juvenil para mantener la estructura, mientras que la adulta se quedó en San Ramón, en donde tuvimos dos horas a la semana los miércoles y viernes, solo para nosotras. Logramos tener esa cancha de la piscina municipal, que está al costado gratis y dos horas los jueves. Logramos gestionar con el Centro Deportivo Integral San Ramón, martes y miércoles para las juveniles. Entonces de infraestructura dimos un paso gigante, ya no pagamos por las canchas que te mencioné. Las condiciones han mejorado y muchísimo para lo que teníamos. De entrenar en potreros, plazas y ahora cada serie tiene su cancha completa, eso nos va a ayudar mejorar la figura táctica y del fútbol”, añadió la ex futbolista amateur.

Las capitanas de Boston College y Unión La Calera Sub 17 posan con las árbitras del encuentro jugado el 11 de mayo de 2019 en el estadio Municipal de San Ramón. Este fue el debut del equipo local en su nueva cancha.

Unión La Calera tuvo la cuarta planilla más cara en el fútbol masculino de Primera División 2019. Los caleranos gastaron 175 millones de pesos al mes, solo siendo superados por Universidad de Chile, Colo Colo y Universidad Católica, considerados históricamente como los clubes más poderosos económicamente.

A pesar de esta cifra, el club femenino tuvo que autogestionarse absolutamente todo. “Mensualmente pagamos sí o sí 20 mil pesos. Esa fue la mensualidad y 500 pesos que pagamos algunas. Pero cuando habo viajes, esto aumentó. Cuando tuvimos que pagar uniformes o balones, cosas así, fue aumentando. Cuestión que fue casi todos los meses”, dijo Isidora Muñoz.

Esta autogestión cubrió las salidas para jugar ante O’Higgins en Rancagua y San Luis en Quillota. Para la oportunidad debieron cancelar el costo del bus casi al valor que tiene en los terminales y además se les dio una colación para el viaje.

Este dinero cobrado de manera mensual a las futbolistas también sirvió para comprar balones y pagarles a los integrantes del cuerpo técnico. “Durante 2019 tuvimos una kinesióloga, una nutricionista y tres entrenadores profesionales de fútbol INAF que también cuentan con los estudios de pedagogía en Educación Física, entre las cuales me cuento yo. Hay un conocimiento desde la base, también tenemos dos psicólogas, una fotógrafa (Karen Frez mientras está lesionada pasó a cumplir esa función y recibe un pago) y una preparadora física. Entonces ahí nos dividimos bastante las tareas, pero ahora mismo yo soy la encargada del primer equipo junto con mi preparadora física, en el otro equipo juvenil están los otros dos entrenadores que te mencioné, ellos también manejan la parte física, se preocupan de lleno en toda esa situación. Y nuestra kinesióloga y nutricionista andan organizándose para cubrir lo que tenemos”, explicó la adiestradora del conjunto ‘cementero’.

Tras entrenar a una escuela de fútbol de Unión Española, Paola llegó a Unión La Calera en 2018. En aquella oportunidad, la institución pensaba en eliminar el equipo de mujeres, pero la entrenadora decidió tomar el proyecto. Para la ocasión fichó a Maricela Pérez, con quien había compartido en las ‘hispanas’ y en el fútbol amateur de Puente Alto. Esta oportunidad fue el debut en un torneo de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional para ambas. Aunque anteriormente Mendoza había querido entrenar otros clubes de mujeres (O’Higgins, Barnechea y Cobreloa), pero sin mayor éxito.

“En Unión La Calera solo nos entregaron el nombre. Acá soy la entrenadora, directora, gestionadora, este proyecto es como mi hijo. Un tema no menor es que yo y mi colega Karla Ravera (preparadora física y coordinadora) hemos invertido una cantidad de dinero impresionante. Yo lo menciono como una inversión, nosotros llevamos más de dos millones invertidos. Esto porque la mensualidad que se pagaba no era la suficiente, no todas las jugadoras pagaban al día, hubo muchas jugadoras atrasadas en dos o tres meses por uno u otro motivo. Tuvimos algunas futbolistas becadas también porque tienen una realidad complicada en lo familiar y económico. Siempre hay déficit de dinero porque la mensualidad es muy baja para lo que se entrena, por lo tanto, ahí nos movemos entre bingos, rifas, hacemos todo eso”, indicó la directora técnica.

El 29 de noviembre de 2018, el equipo masculino de Unión La Calera empató 1-1 ante Unión Española en el estadio Santa Laura, por ende, el elenco dirigido por Francisco Meneghini consiguió una histórica clasificación a la Copa Sudamericana 2019. Los torneos continentales de la pasada temporada significaron el debut del nuevo reglamento establecido por la Confederación Sudamericana de Fútbol (CONMEBOL), el cual busca darle un tímido impulso al fútbol femenino.

En la reglamentación de la Licencia de Clubes, se establece que, a partir del año 2019, los elencos que participen en competencias internacionales organizadas por la CONMEBOL deberán contar con “un primer equipo femenino o asociarse a un club que posea el mismo. Además, deberán tener por lo menos una categoría juvenil femenina o asociarse a un club que posea la misma. En ambos casos el solicitante deberá proveer de soporte técnico y todo el equipamiento e infraestructura (campo de juego para la disputa de partidos y de entrenamiento) necesarias para el desarrollo de ambos equipos en condiciones adecuadas. Además, se exige que ambos equipos participen en competiciones nacionales y/o regionales autorizadas por la respectiva Asociación Miembro”.

El encargado de otorgar esta licencia es la Asociación Nacional de Fútbol Profesional, pero el encargado de fiscalizar el cumplimiento de las exigencias es la Confederación Sudamericana de Fútbol (cuestión que nunca ocurrió según las jugadoras). De hecho en el reglamento de la Licencia de Clubes publicado por la ANFP se señala que “en caso que una investigación llevada a cabo por CONMEBOL revele que uno o varios requisitos no se cumplieron al concederse la Licencia CONMEBOL a un club, o que dejaron de cumplirse en el transcurso de alguna de las competiciones que ella organiza, podrán aplicarse al Licenciatario medidas disciplinarias por los órganos judiciales de la Confederación en conformidad con el Reglamento Disciplinario de la misma”.

“Son facultades de la CONMEBOL, realizar visitas de inspección tanto a la ANFP como a los clubes, los cuales sirven como control del real cumplimiento de los requisitos aplicables y evaluar el procedimiento de ejecución de Licencias. Si una inspección revela que un club recibió una Licencia y no cumple los requisitos mínimos exigidos, la CONMEBOL puede sancionar a la ANFP y suspender la Licencia otorgada al club por el periodo que el órgano de decisión correspondiente determine. Las Licencias deben concederse de acuerdo con las disposiciones del reglamento de CONMEBOL autorizado para la concesión de Licencias de Clubes. Por consiguiente, la Licencia es el certificado que confirma el cumplimiento de todos los criterios previstos en este Reglamento por parte del club Licenciatario y que le permite participar en las competiciones organizadas por la ANFP y la CONMEBOL”, se añade en el documento.

La Asociación Nacional de Fútbol Profesional incumplió el reglamento de la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA) y de la Confederación Sudamericana de Fútbol (CONMEBOL). Esto porque no fiscalizó de manera lícita las exigencias de la Licencia de Clubes para Unión La Calera y también porque en el artículo 60 del reglamento de CONMEBOL se señala que “el solicitante de la licencia es responsable de asegurar que todos los jugadores estén inscritos en la Asociación Miembro y/o su liga afiliada y, que tengan un contrato de trabajo deportivo por escrito con el miembro registrado (véanse los Artículos 2 y 5 del Reglamento sobre el estatuto y la transferencia de jugadores de la FIFA)”.

El club tampoco fue sancionado con amonestaciones, multas, suspensión temporal de la Licencia, Cancelación de la Licencia o Denegación de la Licencia. De hecho, el equipo de hombres culminó su participación siendo eliminado por Atlético Mineiro en segunda ronda sin mayores sobresaltos.

Lo anteriormente señalado se transformó en otro punto no cumplido por Unión La Calera. Esto porque el elenco femenino realizó sus entrenamientos con la indumentaria que ellas podían llevar al estadio Municipal de San Ramón. La cual también fue pagada por las futbolistas al igual que la vestimenta para disputar los partidos.

Unión La Calera para sobrevivir cuenta con la ayuda de diferentes auspiciadores: la zapatería Leyendas, el Emporio Vegetal, la tienda Perfect Design y las plantillas ortopédicas 3D Pro. Convenios que funcionan con acuerdos de palabra o sea de manera informal.

La zapatería Leyendas aportó $80.000 mensuales al club vía transferencia. El Emporio Vegetal (tienda que vende alimentos para veganos y vegetarianos) regaló tres colaciones para las futbolistas antes de cada compromiso en 2019. Mientras tanto, la tienda Perfect Design los ayudó con los estampados y flyers, de hecho colaboró en cambiar el escudo del club en la camiseta. Finalmente, las plantillas ortopédicas 3D Pro beneficiaron a cuatro futbolistas que tuvieran problemas en el pie.

Isidora Muñoz fue una de las beneficiadas con las plantillas, en donde manifiesta que mejoró mucho su día a día. “En el caso de las plantillas, éramos varias las que teníamos problemas de pisada y a mí me estaba pasando, que cada vez que terminaba un partido no me podía el dolor de pies. Era terrible. Y en el día a día se estaba haciendo complicado. Cuando empecé a usar las plantillas se me acabó ese problema”.

En la memoria 2018 enviada por Unión La Calera a la Comisión para el Mercado Financiero no existe siquiera una mención para el fútbol femenino, documento que fue firmado con una Declaración de Responsabilidad por Gustavo Marcelo Papagna (presidente), Ricardo Luis Pini (vicepresidente), Omar Luis Floro (director), Sebastián Pini (director) y Santiago Boccardo (director).

En el presupuesto 2019 tampoco existe una mención hacia el equipo de mujeres. Documento que también es firmado por los mismos dirigentes. Personajes con los que jugadoras y cuerpo técnico intentaron reunirse sin mayor éxito.

La ANFP estableció una serie de obligaciones para obtener la Licencia de Clubes del torneo local, en donde se señala que aquellas instituciones que deseen participar de los torneos organizados por el ente deberán cumplir con una serie de puntos solicitados. En lo que tiene relación con el elenco de mujeres, se establece que “el solicitante deberá tener un primer equipo femenino o asociarse a un club que posea el mismo. Además, deberá tener por lo menos una categoría juvenil femenina o asociarse a un club que posea la misma. En ambos casos el solicitante deberá proveer de soporte técnico y todo el equipamiento e infraestructura (campo de juego para la disputa de partidos y de entrenamiento) necesarias para el desarrollo de ambos equipos en condiciones adecuadas. Finalmente, se exige que ambos equipos participen en competiciones nacionales y/o regionales autorizadas por la respectiva Asociación miembro. Para los equipos de la Primera B, esto regirá para la obtención de la Licencia del 2020”.

Dentro de este documento también se establece que “sólo un club asociado a la ANFP puede solicitar u obtener una Licencia. Las personas naturales no pueden solicitar u obtener una Licencia. Todos los jugadores profesionales y trabajadores que realizan actividades conexas contratados por el solicitante de la Licencia deben estar unidos por un contrato de trabajo con el club, respetando el marco del código del trabajo, estatutos, reglamentos de la ANFP y, en su caso el reglamento de Estatuto y Transferencia de Jugadores en sus artículos número 2 y 5 de FIFA”.

Isidora Muñoz al momento de ser consultada sobre el impacto que podrían tener estos reglamentos en el desarrollo del fútbol femenino, dijo que “se supone que el año pasado debía correr aquello, con el hecho de que Unión La Calera haya clasificado a Copa Sudamericana. Se supone que debían cumplir con lo establecido en la licencia de clubes y nosotros no sabemos qué pasó ahí. Si nos vamos a los datos duros, Calera no cumplió con ninguno de los requisitos. Un párrafo dice infraestructura y equipamiento, cuestión que nunca hemos tenido. Entonces no sé qué tanto nos asegura la nueva ley porque en verdad no lo vimos en 2019. Y si pudieron ignorarlo el año pasado, nadie asegura que esta temporada no será igual”.

A pesar de que ahora las futbolistas de Unión La Calera (y todas las jugadoras adultas del fútbol chileno) cuentan con el Seguro Médico Universal, antes de su instauración el club jamás les prestó alguna ayuda con las lesiones. Isidora Muñoz se trató de manera particular su tendinopatía de la pata de ganso. Al igual que Karen Frez y Francisca Ahumada, quienes también gastaron grandes sumas de dinero.

Esta es otra vulneración que sufren las deportistas puesto que el Artículo 27 de la Federación de Fútbol de Chile establece que “los jugadores se clasifican en aficionados y profesionales. Son aficionados aquellos que practican el fútbol con el solo objeto de perfeccionar sus aptitudes físicas y morales. Estos jugadores podrán recibir ayuda económica o de cualquier otra índole como reembolso de sus gastos, sin que por ello pierdan la calidad de aficionado. Mientras tanto, son jugadores profesionales aquellos que prestan servicios deportivos a cambio de una remuneración en dinero o especies”.

La situación es paupérrima en regiones

En los torneos organizados por la Asociación Nacional de Fútbol Profesional participaron clubes del norte, la zona costera y sur. En la Primera División durante 2019 jugaron Deportes Antofagasta, Everton de Viña del Mar, Deportes Temuco, Fernández Vial, Deportes Iquique, Universidad de Concepción y Santiago Wanderers. Mientras que en Primera B vieron acción San Marcos de Arica, Deportes La Serena, Deportes Copiapó, Coquimbo Unido, O’Higgins de Rancagua, San Luis de Quillota, Deportes Puerto Montt, Curicó Unido, Huachipato, la Universidad Austral de Chile, Magallanes y Rangers de Talca. 

En la división de honor conocidas fueron las denuncias de las futbolistas de Deportes Iquique (terminaron partidos de noche sin una visibilidad apta para el desarrollo del juego y muchas veces entrenaron sin preparador de arqueras). La escuadra terminó su participación en el certamen ocupando el octavo lugar ponderando los puntajes de la categoría adulta y la Sub 17, pero fuera de la cancha se plasmó el olvido hacia las deportistas. Yenny Acuña (22) dijo durante el segundo semestre que “nos faltan tantas cosas, principalmente apoyo de los dirigentes de Deportes Iquique, apoyo hacia las jugadoras, no tenemos recambio, nos presentamos a los partidos con trece, catorce jugadoras, está todo mal”.

“Luchamos tanto para estar aquí, nos sacamos la cresta (sic) para que nos pase esto, ahora las jugadoras se están yendo por el apoyo que no recibimos, estoy super triste porque yo no esperaba todo esto. Nos pasan 45 minutos la cancha para entrenar, dos veces a la semana entonces no puedes hacer nada. Damos mucha ventaja y las niñas se van porque no se ve compromiso por parte del equipo”, agregó la atacante que culminó la temporada con 19 tantos en 21 encuentros jugados.

Una de las escuadras que sorprendió con su gran campaña fue Deportes Antofagasta, elenco que terminó en el cuarto lugar -del certamen adulto- con 37 unidades a pesar de que solo pudieron ocupar una vez en el año la cancha principal del estadio Calvo y Bascuñán, recinto donde juega habitualmente el plantel de hombres. La mayor parte de los compromisos los debieron jugar en la cancha tres del coliseo, donde también realizan sus jornadas de práctica.  

Las ‘Pumas’ entrenaron de lunes a viernes y en canchas que no estaban en buen estado según Francisca Olmos (20), volante del equipo ‘blanquiazul’. Para los entrenamientos contaron con un director técnico, un preparador físico, un preparador de arqueras, un kinesiólogo, un nutricionista y psicólogas ocasionales.

Olmos estudia Pedagogía en Educación Física, trabaja en escuelas de fútbol y juega por Deportes Antofagasta. Por defender los colores del club no recibe remuneración ni incentivación alguna. “Sería lo ideal que nos hicieran un contrato, imagínate si todas las mujeres que juegan al fútbol se dedicaran solo a jugar, sería una liga muy competitiva, con dedicación porque el cuerpo necesita descansar ocho horas, nunca vas a ver un futbolista hombre trabajando, estudiando y siendo deportista a la vez. Yo creo que merecemos un mejor trato, nosotras nos esforzamos para estar aquí. Por parte de la ANFP, los clubes, debería haber un aporte, aunque sea el mínimo, quizás para el pasaje, porque hay chicas que han dejado de ir a entrenar por falta de dinero”, indicó la ex jugadora de la Universidad de Chile.

La ex seleccionada nacional también habló sobre la lesión de la que se recupera actualmente, en donde debió gastar dinero de su bolsillo para la operación. “Me tuve que operar los meniscos externos y todo lo tuve que hacer yo de manera particular, luego el club me debería devolver el dinero, pero los papeles los mandé hace poco porque me operé hace unas semanas. Entonces aún no tengo respuesta de eso. Anteriormente recuerdo el caso de una compañera Sub 17, ella se había lesionado la rodilla y como era menor no le corría el seguro porque solo es para jugadoras adultas. Se debería modificar el tema de las jugadoras menores porque todas somos futbolistas. Estamos entrenando todos los días, te lesionas y si eres menor de edad quedas obsoleta, yo creo que con más razón debería haber un seguro para ellas”. 

El Club de Deportes Antofagasta Sociedad Anónima Deportiva Profesional consignó en sus presupuestos 2019 y 2020 que no se estimaban inversiones ni ganancias para el fútbol femenino y tampoco se contemplaba la remuneración a futbolistas ni el cuerpo técnico. Documentos que fueron firmados con una Declaración de Responsabilidad por Jorge Andrés Sánchez Ilabaca (presidente y representante legal), Manuel Tadeo Donoso (gerente general) y Raúl Jofré Bustos (director). Además, en la memoria 2018 enviada por la institución a la Comisión para el Mercado Financiero no existen menciones al balompié de mujeres, pero destaca el ítem de actividades y negocios en las notas explicativas a los estados financieros donde se señala que “el ámbito principal de actividades de la Sociedad es el Fútbol Profesional, estando todas las fuentes de ingreso entonces relacionada directa e indirectamente con este rubro principal, destacándose dentro de ellas los ingresos provenientes de la participación de utilidades del Canal del Futbol (CDF), derechos de transmisión del mismo Canal del Fútbol, venta de entradas para los partidos de local del equipo profesional, venta de publicidad y venta de los derechos de jugadores profesionales de fútbol. Por lo anterior los mayores costos y gastos están asociados a los costos de contratación de los futbolistas profesionales, del cuerpo técnico del plantel profesional y fútbol joven, traslados, estadías y alimentación, compra de derechos de jugadores profesionales de futbol y los gastos de producción de los partidos de local”.

Pese a que en los documentos oficiales del club no aparecen señaladas ni son consideradas parte del balompié profesional, Olmos no pierde la esperanza de ser reconocida como una trabajadora del fútbol al igual que los hombres. “Hay una desigualdad en cuanto al género como quizás se ha notado, pero igual se ha avanzado en la igualdad del fútbol femenino ahora. Yo creo que, gracias a las chicas de la Selección eso se ha hecho notar, pero como sociedad yo creo que falta mucho por mejorar”.

Otro de los casos graves fue el de San Marcos de Arica, elenco que vive una realidad similar a la de Unión La Calera. El equipo que participó en la Primera B debió autogestionarse todo para competir en el balompié profesional. Las futbolistas se organizaron con las indumentarias para jugar y entrenar, buscaron canchas, debieron pagarle al cuerpo técnico y se financiaron mediante bingos y rifas.

Camila Casanga (28) fue la capitana del conjunto nortino en el certamen nacional, la mediocampista al momento de hablar sobre la realidad que viven dijo que “lo único que nos ha dado San Marcos de Arica son tres balones de fútbol en cinco años. Todo lo que tenemos para entrenar es del club Master Junior, un equipo local al cual casi todas pertenecimos anteriormente”.

“El primer semestre de 2019, la institución nos facilitó un entrenador INAF, quien solo podía estar con nosotras cuando su trabajo no coincidía con los horarios del fútbol joven. Durante el segundo semestre dejó de trabajar en el club y debimos conseguir un préstamo bancario para solventar un director técnico de cara a los partidos y entrenamientos. Deuda que debemos comenzar a pagar ahora”, agregó la deportista.

El cuerpo técnico para los días de práctica y duelos oficiales se compuso de Víctor Toledo (estratega) y Felipe Pávez (kinesiólogo), quien ha aportado en tareas de preparación física y utilería durante los últimos tres años. Además, Raúl Figueroa fue el entrenador de la Sub 17, este último consiguió las canchas para entrenar porque el club no les facilitó recintos para los ejercicios físicos.

Para los temas administrativos, pases, inscripciones de jugadoras y viajes estuvo Iván Rojas, apoderado histórico en la rama femenina. El padre de una de las deportistas que formó parte del equipo nortino hizo esta tarea de forma gratuita durante la temporada.

Camila Casanga durante un partido ante Coquimbo Unido.

Casanga defiende la camiseta de San Marcos de Arica desde 2014 y trabaja en minería con turnos que le permiten jugar y entrenar cada diez días, por ende, compite cada dos partidos. Por aquella razón hace énfasis en los esfuerzos que deben hacer para comprar la indumentaria con sus compañeras. “El 2019 una tienda nos aportó con la vestimenta, pero antes todo fue pagado por nosotras. Los buzos completos, las camisetas y otros accesorios que a veces fueron auspiciados por familiares de mis compañeras con sus locales comerciales”. 

Barnechea, Ñublense, Unión San Felipe, Deportes Melipilla, Deportes Santa Cruz, Deportes Valdivia y Cobreloa participarán del campeonato femenino 2020. El caso del club naranja ha despertado muchas dudas porque anteriormente tuvieron un elenco de mujeres en paupérrimas condiciones.

El elenco de Calama comenzó con las pruebas para conformar su plantel en octubre. Aunque aún no existen pronunciamientos sobre contratos ni temas laborales. Cuestión que despertó sospechas porque en el pasado tuvieron a grandes jugadoras, pero sin ninguna clase de apoyo. Entre ellas estuvieron Carla Ureta, Yarella Torres, Jocelyn Cisternas, Tatiana Pérez, Bárbara Quezada, Nicole Tobar, Fernanda Navarrete y Loreto Castillo. Además de Camila Sáez, Francisca Lara y Daniela Pardo, mundialistas en Francia 2019.

Cobreloa contó con grandes figuras del fútbol nacional en temporadas anteriores.

En la Región de la Araucanía destacó lo realizado por Deportes Temuco en la Primera División. En la categoría adulta fueron el club del sur con mejor puntaje ubicándose en el séptimo lugar con 28 unidades, pero en la Sub 17 culminaron penúltimas con 18 puntos. Realidades que se contradicen en las puntuaciones, pero comparten las mismas penurias al no ser reconocidas como trabajadoras de este deporte.

El equipo ‘albiverde’ tuvo a sus futbolistas entrenando dos veces por semana al inicio de 2019 en el Complejo Deportes Temuco, posteriormente esto aumentó a cuatro jornadas por semana en el gimnasio del club. La última parte del año solo pudieron entrenar dos veces a la semana a raíz de la contingencia nacional producto del denominado Estallido Social.

La institución presidida por Marcelo Salas recibió la Licencia de Clubes el 25 de octubre. Aunque las futbolistas denuncian que tienen los mismos balones hace dos años para entrenar y no cuentan con esféricos para los duelos oficiales. Además, el cuerpo técnico solamente se compone de un director técnico, un preparador físico (asumió el encargado del fútbol joven) y no cuentan con preparador de arqueras, kinesiólogo ni algún encargado de otra área. Puestos que han sido suplidos por estudiantes en práctica.

En lo que tiene relación con las indumentarias de entrenamiento y vestimenta para jugar los distintos encuentros, Camila Leiva (28) dice que desde 2019 tuvieron el atuendo para las prácticas, el buzo lo debió pagar cada integrante del plantel y la ropa de las competiciones debieron devolverla tras disputar los compromisos correspondientes al torneo federado por la Asociación Nacional de Fútbol Profesional.

La capitana de Deportes Temuco también es enfermera y anteriormente jugó por Unión Temuco. Al referirse a la obtención de la Licencia de Clubes manifestó que “yo desconozco si se fiscaliza o no, me parece mucho que no, fiscalizando me refiero a constatar el terreno, las instalaciones o los servicios que estén disponibles para nosotras. En relación con lo que es el Complejo, el gimnasio que tenemos, esa parte está bien, impecable, nada que decir, si podría faltarnos un espacio propio para nosotras como camarines porque los estamos compartiendo con muchos cadetes que hay y esperamos a que se desocupen, los limpien para volver a ocuparlos, esa es nuestra dinámica”.

La memoria 2018 no ha sido enviada por Deportes Temuco a la Comisión para el Mercado Financiero, pero el documento correspondiente a la temporada 2017 si fue enviado al organismo y solo existe una mención al fútbol femenino en su campaña deportiva. Mientras tanto, en los presupuestos no existe un desglose elocuente para el balompié de mujeres en las últimas tres temporadas.

Camila al momento de ser consultada sobre su sentir ante los incumplimientos laborales de Deportes Temuco y la mayoría de los clubes del fútbol nacional respecto al balompié femenino, dijo que “de ser exigencias, obligatoriedades y que no se estén cumpliendo por supuesto que no me parece. Sobre todo, por compañeras que de verdad gastan sus últimos recursos para el club, para poder llegar a entrenar, tener zapatos, una serie de detalles, acá hace mucho frío y podríamos tener indumentaria para no pasar frío entrenando, me parecería injusto por las que hemos estado años en esto y finalmente que nos gusta mucho el fútbol, pero igual tuvimos que buscar otras labores para poder subsistir de cierta manera”.

Yo creo que, si hubiese más opciones para jugar en la región, varias de mis compañeras podrían barajar su posibilidad de conveniencia y ver en qué club se quedan. Acá estamos nosotras y Magallanes que está en Primera B, pero no tenemos más opciones y hacemos vista gorda a todas las carencias que sufrimos durante el proceso de competencia y pre- competencia también porque nos gusta esto. Hemos hecho nuestras vidas en relación con el fútbol, pero sin recibir nada a cambio y yo creo que eso es parte de la costumbre de las chicas. Ya estamos cansadas de estar dando y recibir menos que lo justo, lo único que nos consuela de cierta manera es que hay clubes que están peor que nosotros, pero eso no significa que nos quedemos en pausa, conformes con lo que hay. El club podría hacer muchas cosas, pero también entendemos que debemos seguir ganándonos los posibles privilegios que en algún futuro se podrían dar incluso con otra generación”, agregó la deportista.

Camila Leiva es una de las jugadoras históricas de Deportes Temuco.

Leiva también considera que falta mucho camino por recorrer para que las jugadoras tengan la certeza de que se podrán dedicar a este deporte y sean reconocidas como trabajadoras. “El país recién está comenzando esta transformación para que las generaciones futuras puedan disfrutar de esto, levantarse un día y decir ‘voy a entrenar porque es mi trabajo’, pero todavía falta mucho proceso, mucho trabajo con las gerencias de los clubes y si me preguntas fríamente en la actualidad eso no podría ser, por ende, estoy 100% dedicada a mi trabajo. Todavía falta mucha fiscalización, orden, respaldo hacia nosotras y estamos en proceso, voy a ser parte de la generación que estuvo en proceso de ver cómo las futuras generaciones puedan vivir de esto”.

“Creo que debemos tener un respaldo de salud, debemos tener nuestro seguro, si nos pasa algo no tenemos que estar pensando en si me devolverán la plata del tratamiento. Lo otro es contar con un cuerpo técnico completo, o sea el kinesiólogo, el preparador físico, tener un botiquín para nosotras, que no tengamos que estar pidiendo insumos en cada partido, hay cosas que deberían ser automáticas, con el paso del tiempo los equipos se acostumbran a que, si no pedimos, no se dan cuenta de las necesidades y aun así faltan cosas. Lo principal es estar respaldadas en salud porque también nos dedicamos a otras cosas. Si yo me fracturo el día de mañana no puedo acudir a mi trabajo y yo con mi empleo sobrevivo”, concluyó una de las futbolistas históricas de Deportes Temuco. 

Piden una fiscalización eficiente para la Asociación Nacional de Fútbol Profesional

La Cámara de Diputados estableció una comisión investigadora sobre los actos del Gobierno respecto al eventual fraude en la ANFP y los efectos que tuvo su reestructuración en su relación con las organizaciones deportivas profesionales, entre el año 2015 y el día 4 de abril de 2018. Para este propósito se realizaron 13 sesiones, en donde participaron autoridades de los diferentes órganos del Estado que pueden fiscalizar y tienen relación con la Asociación Nacional de Fútbol Profesional.

En una de las exposiciones, resaltó lo dicho por Hernán Larraín (Ministro de Justicia y Derechos Humanos), quien expreso que “si no se hubiera tratado de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional, si se tratase de otra institución, de menos envergadura y significado en la vida pública -esta es una interpretación libre- el Ministerio probablemente habría pedido la disolución de esa organización. Si hubiese sido una asociación de futbolistas de barrio, probablemente es lo que habría hecho. Pero tratándose de la ANFP siguió el camino razonable, de sentido común, de tratar de salvarla, por el significado público, su relevancia social, por la envergadura de la institución y, además, por el monto de los recursos. Más valía seguir trabajando en la recuperación; en la persecución penal de quien corresponda, si es que cometió ilícito; en la búsqueda del Servicio de Impuestos Internos para que se paguen los impuestos; etcétera, que fue el camino que se ha seguido”.

“Se debe fortalecer la transparencia activa, es decir, no solo la capacidad de fiscalización del Ministerio, sino la capacidad de exigir a cada corporación, asociación o fundación que exista, la entrega de información, información que sea pública y accesible para cualquiera, para el control social, de la prensa, de los centros académicos, aparte del control ministerial, para ejercer la labor de fiscalización que hoy se hace en forma débil para los objetivos que se quisiera”, agregó el ex presidente de la Unión Demócrata Independiente.

Las irregularidades cometidas por el organismo en los últimos años eran suficientes para que fuera cancelada su personalidad jurídica, pero la razón que dio el Ministerio de Justicia fue que esa decisión podría afectar a la Selección Chilena y al balompié nacional. O sea, la Asociación Nacional de Fútbol Profesional en esta pasada estuvo por sobre la ley. Porque la actividad pudo quedar en manos de la Federación de Fútbol de Chile.

Los otros órganos del Estado que pueden fiscalizar y/o tienen relación con la Asociación Nacional de Fútbol Profesional son la Comisión para el Mercado Financiero, el Servicio de Impuestos Internos, la Dirección del Trabajo, el Ministerio del Deporte y el Instituto Nacional del Deporte.

Producto de las irregularidades en las que se han visto inmersos, la ANFP pide a gritos que sea fiscalizada de una forma más estricta. El Ministerio de Justicia pudo pedir la disolución de su personalidad jurídica debido a la existencia de lucro entre sus directores, quienes no pueden recibir remuneraciones porque es una corporación sin fines de lucro. Además, existieron anomalías en las cuentas de la Copa América 2015, préstamos irregulares a los clubes, utilización de fórmulas para no pagar impuestos y falta de información sobre los destinos de algunos dineros.  Pero el ente fiscalizador no actuó de manera regular ante este fraude gigantesco según las conclusiones del informe realizado por la Comisión.

La Comisión para el Mercado Financiero es la encargada de recibir la información presupuestaria de las organizaciones deportivas profesionales que componen el fútbol nacional. Los elencos deben enviar los presupuestos anuales, certificados de obligaciones y previsiones laborales y las memorias de cada año. Aquí no ha existido cumplimiento porque los equipos -generalmente- envían la información de manera tardía, por ende, son sancionados con multas que no pueden superar las 200 UF. Además, se pudo constatar que existe un nivel alto de endeudamiento en las instituciones y muchas escuadras ni siquiera cuentan con un capital mínimo exigido de 1000 UF para operar.

El Servicio de Impuestos Internos fiscaliza a la ANFP y los clubes en el pago de contribuciones. Esta entidad no cumplió con su labor en los préstamos irregulares de dineros, en donde la Asociación Nacional de Fútbol Profesional repartió plata entre los clubes manifestando que serían utilizados para el balompié joven. Algo que los eximía de pagar impuestos. El ente no exigió las rendiciones de gastos correspondientes a sumas exorbitantes de dinero, que alcanzaron los $12.106.948.414 en la temporada 2015. Incluso $2.500.000.000 fue el monto que se destinó en 2018, supuestamente para las series menores.

La Dirección del Trabajo es otra entidad que no cumplió su labor al momento de hablar sobre fiscalización. El ente rara vez actuó por oficio, generalmente lo hacía por denuncia, en donde no cumplió con sus obligaciones porque no aplicó sanciones mediante la información que recibía de la Comisión para el Mercado Financiero sobre las obligaciones laborales y previsionales. Además, el organismo debió tener en cuenta que el fútbol -sobre todo desde la irrupción de las Sociedades Anónimas- cuenta con una gran cantidad de trabajadores en cada uno de los clubes.

Existió un total descuido en las relaciones laborales de los trabajadores con las diferentes instituciones donde no se respetó la ley 20.178 ni el Código del Trabajo. También no se tiene en cuenta el nexo desigual que existe entre los deportistas y sus empleadores porque los -o las- futbolistas no saben si podrán seguir en determinada escuadra porque existen los préstamos o cesiones en determinadas etapas de la temporada. Esto repercute en una baja cantidad de denuncias ante la Inspección del Trabajo.

El Instituto Nacional del Deporte también ha sido descuidado en su actuar. No llevó a cabo ningún proceso fiscalizador -en el período de tiempo que abarcó la comisión investigadora- ni tampoco sancionó a alguna organización deportiva profesional por el incumplimiento del capital mínimo de funcionamiento (información que le envió la Comisión para el Mercado Financiero). En donde, también tienen la facultad de eliminar a organizaciones del registro, pero no lo consideraron pertinente. Algo que hubiera derivado en la desafiliación de muchos clubes que componen el torneo nacional. Incluso, la propia ANFP mencionó que el organismo no tenía actualizada la lista de organizaciones que componen la federación.

En tanto, el Ministerio del Deporte debió fiscalizar al Instituto Nacional del Deporte. En todo lo que tiene relación a sus operaciones, el trabajo que estaban desarrollando y si lo estaban haciendo de buena manera. Otro organismo indolente en sus funciones según las conclusiones de la propia comisión investigadora.

La estructura del balompié en nuestro país tiene a la Federación de Fútbol de Chile como la organización representante de este deporte ante la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA). Funciona como una corporación de derecho privado sin fines de lucro e integra a la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP) y a la Asociación Nacional de Fútbol Amateur (ANFA). O sea, cobija a los equipos profesionales y a los elencos aficionados.

En los estatutos de la Federación de Fútbol de Chile (artículo 7) se señala que “El Presidente de la Federación de Fútbol de Chile será el Presidente de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional, o la persona designada por la ANFP; el Vicepresidente, será el Presidente de la Asociación Nacional de Fútbol Amateur, o la persona designada por ANFA; el Secretario General, será el Secretario de la ANFP, o la persona designada por ese organismo; dos Directores serán integrantes del Directorio de la ANFP, o las personas designadas por ese organismo; y un Director será integrante del directorio de la ANFA o la persona designada por ese organismo”.

En el artículo ocho también se manifiesta que “el Presidente de la Federación de Fútbol, lo es también del Consejo y del Directorio y representa a la Corporación, judicial y extrajudicialmente”. Y en el artículo 39 queda de manifiesto el conflicto de intereses y la subordinación de la Federación a la ANFP: “La ANFP será la entidad encargada, en forma exclusiva, de representar al fútbol profesional chileno en todas sus categorías. Por tanto, podrá manejar, administrar, organizar y coordinar todas las actividades de las Selecciones Nacionales de Fútbol en todas sus categorías, incluyendo, sin limitación, la contratación de los cuerpos técnicos y médicos, la determinación de los premios y compensaciones económicas de todos los miembros de cada Selección, la participación y organización de sus competencias, torneos y partidos, sean oficiales o amistosos; la comercialización de sus avisos publicitarios, de su indumentaria y la transmisión de tales competencias, torneos y partidos”.

Sebastián Moreno es el presidente de la Federación (y de la ANFP), por ende, recibe una remuneración de la Confederación Sudamericana de Fútbol, la cual es un viático de 20 mil dólares mensuales. Además, viene precedido de un actuar negligente al no iniciar acciones investigativas contra quienes resultaron responsables del robo de concentrado de cobre (45 mil millones de pesos) mientras fue abogado de Codelco División El Salvador. Atraco realizado a la Minera La Escondida entre 2011 y 2014.

Es importante considerar que la Federación recibe aportes del Instituto Nacional de Deportes. Según Justo Álvarez (presidente de ANFA) nunca llegó un peso para ellos. Los recursos se desviaron y no llegaron a su destino. Misma situación que aconteció con el fútbol joven y el balompié femenino, donde se financian viajes y colaciones (alimentación no se condice con la de un deportista de alto rendimiento porque generalmente se trata de un pan y un jugo). Se desconoce la cantidad de recursos, dinero que les debió llegar y nunca llegó. Algo grave puesto que son recursos del Estado, situación considerada por la Comisión de Deportes, la cual evalúa que la Comisión para el Mercado Financiero fiscalice esos montos en un futuro próximo. En caso contrario también es necesaria una rendición de cuentas por parte de la ANFP, la cual genera muchos ingresos por conceptos televisivos, pero nadie los inspecciona al no existir un ente autorizado para aquello dada la estructura actual de la entidad privada y su naturaleza jurídica.       

En la sesión de la Comisión de Deportes y Recreación del 3 de septiembre, Álvarez dijo que la destinación de recursos para la Asociación Nacional de Fútbol Amateur había cambiado. “Ahora percibimos 19.300 UF desde la Federación y alrededor de cinco millones de pesos de Xperto. Le hemos entregado un millón de pesos a cada uno de los clubes para comprar elementos de juego o inmobiliarios. Para muchos quizás es muy poco lo que nos dieron, pero para el fútbol amateur que históricamente no recibió nada, comprenderán que es importante”.

El nueve de enero de 2019 se ingresó un proyecto de ley que busca modificar la norma N°20.019, que Regula las Sociedades Anónimas Deportivas Profesionales, en materia de fiscalización de las federaciones y asociaciones que agrupan organizaciones deportivas profesionales. El cual es propuesto por el diputado Jaime Mulet.

La iniciativa propone “reformar la Ley de Sociedades Anónimas Deportivas para establecer mayores controles y fiscalización externa a las federaciones o asociaciones que integran organizaciones deportivas profesionales que desarrollan, administran y explotan el fútbol profesional en Chile”.

“El presente proyecto modifica el artículo 3, 10, 12, 15 y 37 de la ley número 20.019, para extender la potestad de fiscalización que ejerce la Comisión del Mercado Financiero a las federaciones y asociaciones que agrupan a organizaciones deportivas profesionales que desarrollan y explotan el fútbol profesional, a fin de sujetarlas a un control exhaustivo de carácter externo por un órgano especializado y técnico como lo es la Comisión del Mercado Financiero. Asimismo, se tiene por objetivo dotar de mayor transparencia y probidad al ente rector de tales asociaciones, sujetando a los directores de la institución a inhabilidades que no les permitan ejercer el cargo”, se agrega en el proyecto de ley. 

La abogada Bárbara Salinas plantea que existen dos caminos para fiscalizar lo que ocurre en la Asociación Nacional de Fútbol Profesional, en donde “un recorrido más largo son los proyectos de ley, algo que es destacable. Con proyectos de ley concretos. Aumentar la fiscalización, ponerle límites a la ANFP, separar a la Federación de la ANFP. A través de esta inhabilidad o incompatibilidades. De ser presidente de una u otra institución. Y además existe otro camino que tiene que ver con la autorregulación, es decir el llamado es a la ANFP puntualmente, específicamente al señor Sebastián Moreno, presidente de la ANFP, quien tiene una dualidad especial con la Federación. Él perfectamente si quiere hacer un golpe de timón podría transparentar muchas cosas y voluntariamente someterse a controles”.

En lo que tiene relación con el fútbol femenino se han presentado dos proyectos de ley. El último de ellos fue ingresado el 10 de julio (pasó a la Comisión de Deportes y Recreación el 24 de julio) y establece la realización de partidos preliminares de las categorías de fútbol femenino y juvenil, con ocasión de los partidos oficiales de la Primera División A, del fútbol profesional chileno.

La iniciativa presentada por la diputada Marisela Santibáñez busca que “en los partidos oficiales de la Primera División A del fútbol profesional, los organizadores tendrán la obligación de programar un partido preliminar entre equipos de la categoría de fútbol femenino o entre equipos de divisiones inferiores, sean de carácter oficial o amistoso”.

El proyecto más importante tiene relación con la exigencia de un contrato, en los términos que indica, entre las Sociedades Anónimas Deportivas Profesionales y las deportistas que sean parte del Campeonato Nacional Femenino de Fútbol. Moción que nace ante los incumplimientos constantes por parte de los clubes, la Asociación Nacional de Fútbol Profesional y los organismos fiscalizadores.

La iniciativa fue ingresada el 14 de marzo a la Comisión de Deportes y Recreación, fue presentada por Erika Olivera y plantea que “las Sociedad Anónimas Deportivas Profesionales que sean parte del Campeonato Femenino Nacional de Fútbol, se encontrarán obligadas a contraer un contrato de trabajo con aquellas deportistas que sean parte de su plantel. Así, aquel contrato se enmarcará en los términos de la ley N.º 20.178 que regula la relación laboral de los deportistas profesionales y trabajadores que desempeñan actividades conexas”.

A este último proyecto de ley se refirió Tess Strellnauer, presidenta de la Asociación Nacional de Jugadoras de Fútbol Femenino, en donde dijo que “no nos hemos juntado con las diputadas, si nos hemos juntado con los asesores, hemos intentado empezar a reunirnos. Al final dependiendo de la agenda que ellos tengan, que los diputados tengan, se depende de ese tiempo. Pero si se han tenido reuniones con el ministro del Trabajo Nicolás Monckeberg (fue reemplazado por María José Zaldívar en octubre de 2019), en donde se han podido abordar estos temas. De hecho, la reunión nace a partir del proyecto de ley. También para explicar el contexto del fútbol femenino. Desde nuestro lado, la postura siempre ha sido estar a favor de cualquier propuesta que favorezca a las jugadoras, pero siempre desde una vereda informada. Entendiendo las realidades, condiciones, exigencias del fútbol femenino. Y cuál es la mejor opción en el caso que nosotros queramos que la vía de la profesionalización no sea dentro de la institucionalidad del fútbol. Sino que dentro las entidades legales y gubernamentales”.

Para la sesión del 20 de agosto en la Comisión de Deportes y Recreación estaba invitado Sebastián Moreno (presidente de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional) para que hablara sobre la realidad del balompié femenino, pero no asistió. En su reemplazo fue Constanza Minoletti, subgerente del fútbol para mujeres. Quien también presidió el directorio del fútbol femenino en la época de Sergio Jadue.

La abogada comenzó su presentación hablando sobre los avances del campeonato, en donde dijo que “hemos buscado mejorar las competencias femeninas de la ANFP. Hemos implementado la existencia de un campeonato de Primera A y Primera B con 27 clubes en total, los cuales son financiados por la Asociación Nacional de Fútbol Profesional en ámbitos de transporte terrestre y aéreo, hospedaje, alimentación de las jugadoras el día de los partidos y seguros médicos”.

“Para mejorar la calidad de la liga hemos aumentado el presupuesto que la ANFP destina en un 140% considerando lo que se invertía en 2018. Y en cuanto al Seguro Médico Universal creo que somos la única federación en el mundo que lo tiene para todas sus jugadoras, incluyendo a las que no son seleccionadas”, agregó la viñamarina.

Minoletti también habló sobre una alianza de la ANFP con el Instituto Nacional del Deporte en donde buscan “masificar y fomentar el fútbol femenino escolar para aumentar la práctica del deporte a más temprana edad. Entonces tenemos este torneo a nivel nacional donde participan todas las regiones de Chile. Categoría Sub 14 y Sub 16 en cuatro fases, las tres primeras a cargo del IND y la ronda final bajo la tutela de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional”.

Posteriormente la letrada debió responder las interpelaciones de los diputados y diputadas presentes. Marisela Santibáñez le consultó por las remuneraciones de las jugadoras, ante lo cual Constanza contestó que “hay clubes que pagan y otros que no pagan. Estamos en el ámbito del fútbol amateur o aficionado, no es una liga profesional y hemos trazado dentro de nuestra línea de desarrollo que la profesionalización del fútbol femenino tiene diversos ámbitos. Uno de los cuales es el pago de salarios, pero no es el fin único. Creemos también que es el fin último. Y que hay otras cosas de las que debemos preocuparnos como federación. Mejores condiciones de infraestructura, acceso a buenos cuerpos técnicos y médicos, mejor preparación, mejor alimentación, hay un montón de cosas que debemos garantizarles a las jugadoras. Deben desarrollar su actividad en estándares profesionales. Deberíamos llegar en una próxima etapa de desarrollo a las remuneraciones, pero no es algo que tengamos como fin sino más bien como medio hacia la profesionalización”.

El presidente de la Comisión de Deportes y Recreación en la Cámara de Diputados, Jaime Mulet se refirió a los dichos de Constanza Minoletti, quien señaló que el Torneo Femenino federado por la ANFP se desarrolla bajo el estándar amateur y aficionado. “Ahí hay una contradicción, yo valoro el esfuerzo que se ha hecho en los últimos años respecto del fútbol femenino. El hecho de tener campeonato con dos divisiones, con miles de jugadoras participando activamente, creo que es un avance que se ha ido institucionalizando. Y eso me parece bien. Y creo que hoy día se ha tomado más en serio por parte de la ANFP el desarrollo del fútbol femenino. Y eso creo que es importante, pero de todas maneras resulta contradictorio que un organismo encargado del fútbol profesional hoy día tenga esta liga amateur porque en definitiva eso significa que tienen una disminución de capacidad respecto del fútbol de varones que es un balompié rentado, en donde los jugadores reciben sueldos, en cambio en el fútbol femenino no, salvo algunos clubes que ella señaló como la excepción. Entonces creo que si se va a profesionalizar tiene que profesionalizarse del todo y si no debería depender de la ANFA”.

“Entiendo que hay algunos recursos o algunas ligas que son cofinanciadas. Porque pasaba lo mismo con el fútbol joven donde el Estado está colocando recursos en alguna de las ligas menores, es algo que me llamó la atención también. El campeonato piloto Sub 15 ANFP de liga femenina es financiado por la ANFP y el Instituto Nacional Del Deporte. Eso hoy ya está financiado por el IND, que es el campeonato piloto Sub 15 ANFP escolar, financiado por ellos y el IND. Con la idea de masificar, fomentar y desarrollar el fútbol femenino escolar. Eso tiene recursos del IND hoy día”, agregó el diputado.

El parlamentario también manifestó que la Asociación Nacional de Fútbol Profesional espera configurar un producto en torno al balompié femenino antes de profesionalizarlo porque “están buscando la manera de que despierte el interés económico, ellos están gatillando el interés económico para meterle plata. O sea, están teniendo una mirada netamente comercial. Y allí hay un problema de justicia desde el punto de vista de la igualdad de género porque claramente hay una discriminación hacia el género femenino desde la lógica que impera en el fútbol”.

“Yo creo que sin lugar a duda hay una estructura muy machista dentro del fútbol profesional chileno y creo que está absolutamente supeditada al orden comercial, de manera que más bien los intereses económicos van moviendo las ligas y no la justicia deportiva o la igualdad de género, lo que motiva y mueve es el dinero”, añadió el presidente del partido Federación Regionalista Verde Social.

Mulet fue el presidente de la Comisión Especial Investigadora de los actos del Gobierno respecto al eventual fraude en la ANFP y los efectos que tuvo su reestructuración en su relación con las organizaciones deportivas profesionales, entre el año 2015 y el día 4 de abril de 2018. Respecto a la negligencia de los órganos estatales en la fiscalización del ente futbolístico dijo que “hubo una influencia, un movimiento de orden político para no pedir el término de la personalidad jurídica de la ANFP, a propósito del desastre de Jadue en 2015, yo creo que deberían haberle cancelado la personalidad jurídica a la ANFP porque el desastre era general y el desorden brutal. Y el Ministerio de Justicia no lo quiso hacer. Y eso uno lo puede entender, se actuó de manera negligente”.

“El fútbol en Chile es muy poderoso y la ANFP es muy poderosa. Y sus tentáculos están en todos los órganos de la administración del Estado. Ya que ellos están a cargo de un negocio millonario que de una u otra manera tiene una connotación pública y social importante. Y usa recursos públicos como los estadios, el radio espectro televisivo, ya que transmiten un partido de fútbol en un canal y eso le da ingresos importantes, concesión de televisión que fue otorgada por el Estado, aquí hay recursos públicos, una gestión pública que está detrás también y por eso debe fiscalizarse internamente y por su propia historia. A propósito del desastre financiero y los delitos de orden económico cometidos durante la permanencia de Sergio Jadue en ella. Entonces ameritan controles internos”, concluyó el abogado.

El Congreso abre sus puertas al fútbol femenino

Sebastián Moreno expuso el 6 de agosto en la Comisión de Deportes y Recreación del Congreso, en donde dijo que “como es de público conocimiento el fútbol chileno atravesó por una profunda crisis institucional. Resultado de las malas prácticas de personas que jamás pensaron en el bien de nuestro fútbol. A partir de esta crisis nos enfocamos en avanzar fuertemente en distintos ámbitos de gestión, priorizando el deportivo, el institucional, el económico y el legal. Para de esta forma generar bases que permitan reconstruir confianzas con las distintas instituciones y la opinión pública.  Nuestro propósito es establecer una nueva ANFP con una administración ordenada, estable y moderna con miras a implementar políticas de transparencia y autorregulación. Nunca más en Chile puede haber otro Sergio Jadue y nunca más puede repetirse todo lo malo que él y su administración le hicieron a nuestro fútbol”.

“Estamos construyendo una nueva ANFP que dejará de mirarse en sí misma, se enfocará en todo el país, en las ciudades, en las regiones para el desarrollo de nuestro fútbol. Hoy sabemos que nunca más el negocio debe estar por delante de los objetivos, la experiencia nos mostró que el fútbol debe estar en primer lugar, un fútbol de cara a la gente y no de espaldas a la hinchada. Esos son los trazos de esta nueva Asociación Nacional de Fútbol Profesional. No somos una entidad cerrada, convivimos con el país y tenemos una importante misión”, agregó el ex directivo de Cobresal.

El 2019 fue un año histórico para el fútbol femenino en Chile, América y el mundo. En nuestro país la Comisión de Deportes y Recreación le dio importancia a la actividad mediante la discusión de proyectos de ley e invitando a organizaciones que tienen relación con este deporte. De hecho, antes de aquella temporada solo se registran visitas de Iona Rothfeld (ex seleccionada nacional), Paula Navarro, Claudio Quintiliani (entrenador de Palestino), Daniela Pardo, Marcela Pérez y la COFFUF (Corporación de Fomento de Fútbol Femenino) para que expusieran en el Congreso.

Pauline Kantor estuvo la tarde del 24 de septiembre en la Comisión de Deportes y Recreación hablando sobre los planes a futuro que trabajaría en su rol de ministra. La mañana de aquella jornada, la ex esquiadora se reunió con diferentes jugadoras del torneo de Primera División en una tertulia que buscaba escuchar sus distintas necesidades. “Estoy muy contenta por haberme reunido hoy con las capitanas de los distintos clubes de fútbol porque para nosotros es fundamental ir apoyando el desarrollo del fútbol femenino. Necesitamos que esta instancia se pueda dar, sabemos que la ANFP es autónoma, pero también queremos que ellos se suban a este carro porque creemos en la igualdad de género, creemos en la igualdad entre mujeres y hombres en el deporte, para eso estamos trabajando”, expresó la periodista.

A la reunión asistieron Camila Munita (Cobresal), Daniela Zamora (Universidad de Chile), María Francisca Mardones (Santiago Morning), Jimena Tapia (Santiago Wanderers), Valeria Lucca (Audax Italiano) y Helaine de Grange (Universidad Católica), entre otras. Fue la futbolista de las ‘cruzadas’, quien habló tras la asamblea, donde dijo que “es importante comenzar a abrir espacios de conversación, mesas de trabajo donde podamos compartir buenas prácticas, experiencias, abrir posibilidades, visionar hacia el futuro también, no solamente hacer acciones puntuales y concretas en un momento sino empezar a mirar el fútbol femenino como un desarrollo a largo plazo y como una inversión que hay que hacer”.

El Complejo Deportivo Quilín fue escenario de un homenaje realizado por la Cámara de Diputados a la Selección Chilena por su participación en el Mundial de Francia. La actividad se llevó a cabo el 4 de octubre y contó con las jugadoras Fernanda Pinilla, Javiera Toro, Daniela Zamora y Javiera Grez. Además, estuvieron presentes Sebastián Moreno, María Loreto Carvajal (vicepresidenta de la Cámara de Diputados), Camila Vallejo (presidenta de la Comisión de Mujeres y Equidad de Género) y Jaime Mulet.

Durante la ceremonia, Vallejo expresó que “estas jugadoras triunfaron en un espacio que muchas veces se le negó a la mujer. Este equipo es un motivo de orgullo e inspiración para millones de mujeres en nuestro país. En tanto, Mulet manifestó las siguientes palabras: “la ‘Roja’ Femenina protagonizó un cambio cultural muy importante y una motivación gigante para miles de niñas. Ellas demostraron que sí se puede y muchas seguirán su ejemplo para jugar fútbol“.

Este hecho se dio en la previa de los duelos amistosos que jugó la Selección ante Uruguay, pero antes el equipo liderado por Christiane Endler consiguió un hito histórico: ganar un cuadrangular amistoso en Brasil derrotando a Costa Rica y la selección local. En la final ante las brasileñas consiguieron un trabajado empate sin goles, donde posteriormente las vencieron vía lanzamientos penales.

El martes 8 de octubre, Tess Strellnauer expuso en la Comisión de Deportes y Recreación sobre los principales puntos que se están debatiendo en torno al desarrollo de la actividad. “Las jugadoras que se van a jugar a España pueden salir gratis de acá, sin ningún costo porque no hay derechos de formación y al final eso está gatillando en que clubes como Santiago Morning, que trae cinco seleccionadas nacionales, con sueldos se aferren así. Las jugadoras que se van a jugar al extranjero no ganan millones como funciona en el masculino, la mayoría está aprovechando la oportunidad, pero no pueden hacer una vida sobre ello. Las jugadoras son estudiantes y trabajadoras, eso hay que tenerlo en consideración a la hora de legislar sobre contratos o como profesionalizar la actividad porque esto también es algo bonito que se genera en el fútbol femenino. Se sabe que la carrera del futbolista es corta y es importante tomar la relevancia de los estudios. Algo muy positivo del femenino”, indicó la mandamás de la ANJUFF.

“Esta discusión está a nivel mundial, en cada país en un diferente grado, hay países donde se está hablando del pago equitativo, los derechos de maternidad y temas mucho más profundos. Acá en Sudamérica esa discusión aún no llega, hay cosas positivas que están pasando en cada liga y creo que también no tenemos que tachar nuestra liga nacional como un torneo mega precario porque también ha habido cambios. Desde 2008 hasta acá ha existido un crecimiento. Aunque nuestra liga no funciona como Colombia, en donde los estadios se llenan, pero el campeonato es corto o como en Argentina donde la federación les da plata a los clubes y ellos deben tener un mínimo de ocho contratos. Y así cada país que puede tener elementos importantes”, agregó la ex seleccionada nacional.

La ex jugadora de Universidad Católica también debió responder las preguntas realizadas por los diputados y diputadas. Al momento de referirse al proyecto de ley que obligaría a los clubes a contratar a sus futbolistas dijo que “yo creo que todos nos cuestionamos si es viable o no, partamos porque el fútbol masculino depende del femenino para ciertas cosas. Si un club quiere participar internacionalmente en la Copa Libertadores o Copa Sudamericana debe tener un equipo femenino, así como debe tener fútbol joven y distintos ítems a cumplir. Hay clubes que juegan para clasificar a competencias internacionales, pero hay clubes cuya prioridad es crear jugadores para venderlos después desde el fútbol joven. Entonces yo me pregunto qué va a pasar ahí, el club quizás no quiera tener fútbol femenino, pensando en un supuesto desde que todos debiesen tener. Por si esas son las prioridades de cada club”.

“Yo no voy a participar internacionalmente entonces no tengo elenco femenino, no sé si eso pase, pensando que ya no existe esta labor social de los clubes. La condición de subordinación está clara, los clubes reciben beneficio por tener a las ramas femeninas, quizás no en lo económico, pero te permite participar internacionalmente. La condición está, pero no están las garantías de profesionalización ahora. Nuestro objetivo es llegar a la profesionalización y debemos hacer un estudio de todos los casos de éxito. Está el tema del contrato y el sueldo mínimo, honorarios, el tiempo, es complicado porque cambiará el sistema del fútbol femenino por la jugadora que estudia y trabaja”, añadió la estudiante universitaria.

Gamadiel García (presidente del Sindicato de Futbolistas Profesionales) acompañó a Strellnauer durante la exposición y expresó que “para mí el tema económico, el nivel económico de sueldos dentro de la actividad no crea el profesionalismo de esta. A mí me pueden pagar un millón de dólares, pero si no tengo las condiciones, el torneo ni la competencia, paso a ser alguien que gana mucho dinero, pero no un profesional de la actividad que desarrollo. Para que esto sea profesional tenemos que implementar canchas con las medidas profesionales, entrenamientos en canchas acordes, las chicas no pueden estar entrenando en canchas de baby fútbol u otras dimensiones. Además, muchas veces deben pagar sus traslados, sus padres deben pagar las lesiones deportivas que tienen el fin de semana representando a una institución”.

“Yo me indigno un poco más con este tema, los recursos económicos están, pero no son bien distribuidos, esa es la realidad del fútbol femenino. Y el fútbol femenino no tiene mucho que envidiarle al masculino. En la Segunda División Profesional, los clubes no tienen temas médicos resueltos, no tienen inversión de la ANFP por lo tanto la disparidad no es solamente entre hombres y mujeres, sino que también está en las distintas divisiones de nuestro fútbol profesional. Es por lo que se hace tan importante estar en mesa, dialogar los temas que lamentablemente se desconocen y que para muchos de los que estamos en el fútbol creemos que todo está bien y lamentablemente seguimos teniendo los mismos problemas de hace 40 o 50 años”, agregó el ex jugador de Universidad de Chile, Deportes La Serena y Coquimbo Unido.

Posterior a la exposición de Strellnauer y García se produjeron una serie de sucesos en el país. El viernes 4 de octubre se anunció un alza en el precio del pasaje de buses y Metro en la Región Metropolitana. Esto provocó una serie de protestas y evasiones al transporte público que se intensificaron la semana del 14 de octubre. La radicalización de este movimiento ocurrió el 18 del mismo mes, en donde comenzaron los principales altercados, movilizaciones, saqueos y destrucción del Metro en distintos puntos de la capital.

Con el paso de las horas se decretó Estado de Emergencia y toque de queda, mientras se suspendía el aumento del precio para el transporte capitalino al día siguiente. Además, se vivió la ‘Marcha más grande de la historia de Chile’ el viernes 25, la cual reunió a más de un millón de personas -en Plaza Italia- según la Intendencia Metropolitana, haciendo notar el descontento de la ciudadanía en una serie de temas.  

A las diferentes manifestaciones asistieron jugadoras, ex futbolistas y seleccionadas nacionales (a las deportistas de Colo Colo y Santiago Morning les tocó vivir también el inicio del conflicto en Ecuador al estar participando en Copa Libertadores) a manifestar su inconformidad por lo que ocurre en el fútbol femenino y otras áreas del país.

Human Rights Watch (organización de derechos humanos no gubernamental) dio a conocer un informe el 26 de noviembre sobre las principales vulneraciones que sufrieron los manifestantes y Carabineros de Chile entre el 18 de octubre y el 22 de noviembre. Consignando más de 15 mil detenidos, 11.564 personas atendidas en servicios de urgencia, 1.015 ciudadanos heridos con perdigones (22% con heridas oculares), 341 querellas por tortura y 74 denuncias de abuso sexual. Por su parte, se encuentran en investigación las 26 muertes de civiles acaecidas desde el inicio de las protestas.

Tres personas habrían recibido disparos con armas de fuego por parte de las Fuerzas Armadas y se señala una víctima fatal producto de un atropello por parte de un vehículo de infantería de la Armada. Además, casi 1.900 policías resultaron heridos durante este lapso. El desglose muestra al menos dos con quemaduras por bombas Molotov, cinco con pérdida total o parcial de la visión de un ojo y otros uniformados con fracturas.

Antes de que se decretara la suspensión de las cumbres APEC, COP25 y la final de la Copa Libertadores (que se iba a disputar en el Estadio Nacional) se produjo el anuncio de un plebiscito referente a la Constitución y el cambio de gabinete. El cual trajo reacciones por parte de las seleccionadas, ya que Pauline Kantor fue reemplazada por Cecilia Pérez en el Ministerio del Deporte.

“¿Cecilia Pérez en Deporte? Dios nos ayude. ¿Esto es en serio? ¿Esta es tu solución? ¿No pudiste hacer nada más? Yo realmente creo que tienes un problema serio en tu cabeza”, señaló Natalia Campos -haciendo referencia a Sebastián Piñera- el 28 de octubre a través de Twitter. Su compañera Daniela Pardo ocupó Instagram aquella jornada para expresar lo siguiente: “¿Cambio de gabinete? ¿Cuál? ¿Qué necesidad había en cambiar la cartera de Deportes? Hay muertos, dolor. ¿Ustedes no ven fuera de su metro cuadrado? ¿Hasta cuándo les aguantamos sus palabras vacías? Por favor, ¿cómo podemos llegar a ustedes, inalcanzables?”.

La sesión del 15 de octubre en la Comisión de Deportes y Recreación tuvo a Andrés Otero, subsecretario del Deporte, quien al referirse al proyecto de ley que obligaría a las Sociedades Anónimas a hacerles contrato a las futbolistas, expresó que “es un tema muy contingente después del éxito que ha tenido la Selección Femenina en el Mundial de Francia. Es una buena oportunidad para meter a todos los clubes del fútbol chileno, a las Sociedades Anónimas Deportivas en el debate. Sé que hay clubes que están muy comprometidos con el fútbol femenino y hay otros elencos que solo cumplen con lo que les exige la FIFA”.

“La FIFA en su sistema de Licencia de Clubes exige tener divisiones inferiores y fútbol femenino, quien no tiene eso no puede participar de los campeonatos. Es un proceso que comenzó el 2015 y que a partir de este año ya es obligatorio. Son cosas que nos marcan la realidad del fútbol femenino. La actividad en Chile tiene su primer atisbo de profesionalización en 1992, luego en 2008 con el mundial juvenil y ahora esto es un debate central. Estamos en el año 1915 de lo que fue el fútbol masculino en Chile, entendiendo que nació el año 1895. Esto es un fútbol muy en desarrollo y hay que pensar cómo hacer las cosas. La igualdad llegó para quedarse y tenemos que construirla entre todos”, concluyó el periodista.

En la sesión del 5 de noviembre, Mauricio Peñaloza – Director Nacional del Trabajo – se refirió a la discusión de los proyectos de ley que tienen relación con el fútbol femenino. En la oportunidad explicó que el Código del Trabajo aplica a hombres y mujeres sin distinción de género. De igual manera, mencionó que para que se genere un contrato debe existir prestación de servicios, remuneración y subordinación. “No existiendo el pago de un sueldo carecemos de uno de los elementos esenciales de un contrato de trabajo. Puede existir un abuso y que no exista pago acercándonos a una situación de esclavitud, donde alguien trabaja sin recibir un pago”, explicó, hecho que se pudiera fiscalizar por denuncias porque no pueden existir trabajadores de segunda categoría en nuestro país según lo conversado entre los diputados presentes en la reunión.

La Comisión de Deportes y Recreación tuvo a Tess Strellnauer, Paula Navarro y Sebastián Nasur el 10 de diciembre. La presidenta de la Asociación Nacional de Jugadoras de Fútbol Femenino al ser consultada por alguna retribución que reciban las futbolistas para que se conforme un contrato de trabajo consensual dijo que “hay clubes que entregan un tipo de beca a las jugadoras, cantidad de dinero que puede ser para transporte, alojamiento, para distintos fines, pero que no está dentro de un contrato laboral y existen algunos equipos que les dan la ropa de entrenamiento durante la temporada”.

El presidente de Santiago Morning desmenuzó el proyecto de ley sobre los partidos preliminares haciendo alusión a la serie de complicaciones que han encontrado en el camino anteriormente. “Los estadios en Chile no tienen la estructura para hacer jornadas dobles porque se necesita más de cuatro, cinco camarines por los tiempos reglamentarios y previos al partido. Y así también otro tipo de problemáticas que no permiten que se hagan las jornadas dobles. En Peñalolén nos gusta el ambiente que se genera en torno al fútbol femenino entonces crear la obligación complejiza el tema en este minuto. Nos parece una buena idea porque nuestro plan a futuro es que los hombres jueguen antes que las mujeres, pero creemos que no es el momento de hacerlo obligatorio porque generaría más problemas que ayuda”.

Navarro fue enfática al dirigirle la palabra a los diputados y diputadas alegando que se traten otros temas referentes al balompié femenino en las diferentes sesiones. “Si nos preocupamos solamente de los contratos entonces estamos liquidados, aquí tenemos que formar, sembrar, necesitamos un programa país de parte del gobierno, en donde sentemos las bases del desarrollo del fútbol en todo Chile. Yo hice una prueba de jugadoras hace unas semanas y llegaron 150 jugadoras. Venían chicas de Copiapó, Puerto Montt, diferentes regiones, entonces es importante el programa país en relación con el desarrollo del fútbol femenino porque no es llegar y hacer contratos”.

“No puede ser de un momento a otro. Tenemos claras las normativas que ustedes dicen en relación con que cumplen horarios, pero yo también tuve que educar a mis jugadoras para que se portaran como jugadoras contratadas porque antes llegaba una y me llamaba para decirme que no iba a poder entrenar porque debía quedarse con su hermano. Hay un proceso de educación, hay que ir gradualmente y para eso nosotros estamos dispuestos a colaborar, no solamente con ustedes y todos los clubes. Yo no puedo crecer sola, yo necesito que los otros estén porque tengo que competir con ellos y me gusta competir con los mejores. Yo creo que tenemos que cuidar nuestro patrimonio”, concluyó la estratega.  

Esperando que se cumpla la reglamentación de la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA), la Confederación Sudamericana de Fútbol (CONMEBOL), la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP), el Código del Trabajo y las diferentes legislaciones se encuentra Maricela Pérez y todas sus colegas que componen los torneos para mujeres federados profesionalmente.

La mediocampista ahora trabaja en su recuperación y la forma de conseguir fondos mediante bingos y rifas, pero con una visión clara de lo que está viviendo, manifestando que “yo creo que está todo muy normalizado. Nos hemos acostumbrado a pagarnos las lesiones, costearnos implementos y no está bien. El abandono es algo muy serio. También creo que existe un temor a que nos echen de nuestros equipos porque nos ha costado mucho llegar hasta acá. Y ninguna quiere perder ese puesto. Quizás en un momento lo asumamos porque esto es una bomba de tiempo, en donde también están involucrados otros clubes en la misma situación”.