Posted on

Ayer se reanudaron las competencias futbolísticas brasileñas con la final vuelta de la Copa de Brasil, en la que Gremio y Atlético Mineiro se medían buscando la gloria. Entre toda la pena y el impacto del accidente del avión que transportaba al Chapecoense hace ya 9 días, Gremio se consagró campeón venciendo 4-2 en el global.

El 23 de noviembre la fiesta mayor de Brasil se trasladaba a Belo Horizonte, en donde Gremio de Porto Alegre conseguía una importante victoria 3 a 1 sobre el local, Atlético Mineiro, con gran actuación de Pedro Rocha con dos goles. La vuelta se jugaría a 1.350,88 km al sur, en Porto Alegre, el 30 de noviembre, pero la tragedia del 28 de noviembre suspendería el duelo para el 7 de diciembre.

El primer partido en Brasil luego del accidente se disputó en un ambiente que difícilmente podría ser de fiesta como se esperaba, aunque en el Arena do Gremio era casi como si nunca hubiera pasado algo. Los hinchas en el estadio mostraron una camiseta gigante del Chapecoense y los niños que les acompañaban a los titulares de ambos equipos usaban camisetas del Chapecoense, con banderas de Brasil y Colombia en los laterales en agradecimiento a los homenajes y labor de ese país para cooperar con la ayuda necesitada. El minuto de silencio incluyó a jugadores intercalados como si fueran un solo equipo, mientras lloraban algunos y miraban al suelo otros. Uno de los momentos más significativos del partido.

A pesar de todo los goles llegaron casi finalizando el partido, Miller Bolaños abría la cuenta para Gremio, poniendo el 4-1 global, con una jugada desde la derecha, en la cual Everton remató,pero no resultó dejando el bote para Bolaños, que logró conectar el balón y marcar, para  así desatar una fiesta entre los mas de cincuenta mil espectadores. Pero el Galo quería el empate, y este ocurrió en el último minuto cuando Juan Cazares probó desde sesenta metros aprovechando el adelantamiento del arquero rival para así anotar el golazo que dejó el partido empatado, pero con un global de 4 a 2 para Gremio que así se corona por quinta vez de una copa que en esta oportunidad no es tan fácil de celebrar.

Cabe destacar que la Copa de Brasil enfrenta a los mejores de los campeonatos estaduales que se desarrollan a inicios de cada año.