La final de Copa Libertadores 2019 no se jugará en Chile

Conmebol oficializó a Lima como la sede de la próxima final única.

Uno de los partidos más esperados del año en América y el mundo ha pasado a segundo plano. La realidad que se vive en Chile, con la crisis política-social que estalló hace casi tres semanas, llevó a que el encuentro entre River Plate y Flamengo tuviera que cambiar de lugar.

Hace una semana la ministra de Deportes, Cecilia Pérez, aseguró que la final se jugaría en Santiago, añadiendo que se estaba trabajando con el Ministerio del Interior para organizar la seguridad. Obviamente, dado el contexto social, el Estadio Nacional no es apto para albergar un evento deportivo ni de esta magnitud ni de otra.

El directorio de la Conmebol, presidido por Alejandro Domínguez, en común acuerdo con Rodolfo Landim (presidente de Flamengo) y Rodolfo D’Onofrio (presidente de River Plate) tomaron la decisión de que la nueva sede sea Perú.

“Nuevas circunstancias de fuerza mayor y orden público, analizadas y evaluadas con prudencia, considerando la seguridad de los jugadores, del público y de las delegaciones, motivaron la decisión de llevar la final de la Copa CONMEBOL Libertadores 2019 a Lima, Perú, y mantener la fecha del 23 de noviembre”, señalaron desde la Conmebol a través de un comunicado oficial.

“La elección del nuevo escenario se apoya en el ofrecimiento del gobierno del Perú, y en las garantías de seguridad que ha dado”, añadieron desde la entidad sudamericana.

Para cerrar, añadieron: “CONMEBOL agradece vivamente al gobierno de Chile la activa colaboración que prestaron las diversas reparticiones públicas para la correcta organización de la Final Única de la CONMEBOL Libertadores 2019. Deseamos al pueblo chileno y sus autoridades paz y buena voluntad”.